Jane Austen Corner en MM Concepcionistas de Barcelona

El pasado trimestre, los alumnos y alumnas de 1º de Bachiller del colegio MM Concepcionistas de Barcelona, leyeron Orgullo y Prejuicio, vieron la película (2005) y, finalmente, estudiaron con más profundidad la Inglaterra de finales del siglo XVIII y principios del XIX. Orgullo y Prejuicio es un retrato de la sociedad de aquellos días: fuertes diferencias entre las clases sociales, la presión sobre las mujeres para que contrajeran matrimonio, las dificultades financieras… y Jane Austen tuvo la habilidad de transmitir todo eso con la mayor sutileza.

Los estudiantes tuvieron la oportunidad de escoger entre una variedad de temas y formatos: un diario, cartas, invitaciones a bodas… Pero siembre desde la perspectiva de uno de los personajes.

Y el resultado final ha sido el increíble Jane Austen Corner


Last term the 1st Bachillerato students of the school MM Concepcionistas in Barcelona read Pride and Prejudice, watched the film (2005) and finally studied more deeply about England during the late 18th and early 19th centuries. Pride and Prejudice is a picture of how society was in those days: hard differences among social classes, the pressure for women of being married, the financial difficulties… and Jane Austen had the ability to transmit all that with the best subtlety ever.

The students have had the opportunity to choose among different topics and formats such as a diary page, letters, wedding invitations… but  always from the perspective of one of the characters.

 The final result has been the amazing Jane Austen Corner.

Por Manmen Rodríguez

Anuncios

¿Cumple Jane Austen el test de Bechdel?

Las más fervientes admiradoras de Jane Austen defienden a la autora como una autora, si no feminista, al menos protofeminista (un debate que ya expusimos en este blog). Así que, por curiosidad y puro afán investigador, veamos en esta entrada… ¿pasa Jane Austen el test de Bechdel?

El test de Bechdel, o test the Bechdel/Wallace, fue propuesto por primera vez en 1985 por Allison Bechdel, dibujante de tiras cómicas, quien atribuyó la idea a su amiga Liz Wallace. En su tira cómica Dykes to Watch Out For, dos mujeres hablaban sobre sus estándares para ir a ver una película, basándose en la presencia e importancia de sus personajes femeninos. Aquí puede verse el cómic original:

BechdelRule.jpg

Hoy en día, tras ganar mucha popularidad este test durante los 00 y ser adoptado por la crítica feminista, e inspirado numerosos test para medir diferentes factores de los personajes y el argumento de las películas, se dice de una película que pasa el test de Bechdel si:

  1. Tiene al menos dos personajes femeninos (que tengan nombre).
  2. Ambos personajes mantienen una conversación entre ellos
  3. La conversación no gira en torno a un hombre.

Se puede perdonar, en mi opinión, que grandes éxitos de Hollywood que atraen a masas al cine no cumplan el test de Bechdel, cuando se trata, por ejemplo, de películas en torno a un personaje masculino concreto, como muchas películas de superhéroes, situaciones o personajes históricos, etc. Tal vez sea también algo perdonable en el caso de comedias románticas, que pretenden reírse de situaciones en un contexto, obviamente, romántico. No todo es blanco o negro. No obstante, algunas otras películas fracasan estrepitosamente al no incluir personajes femeninos que tengan mayores preocupaciones que otros hombres, incluir otros que no tengan ningun tipo de relevancia en el argumento, cuyos personajes femeninos son competentes e inteligentes, pero sólo puedan dirigirse a hombres por ser únicamente varones los personajes competentes a su alrededor, o sencillamente, no incluir personajes femeninos en absoluto.

Algunas películas famosas que no cumplen el test de Bechdel, (algunas de ellas incluso a pesar de tener personajes femeninos complejos o un argumento en torno a un personaje femenino), son por ejemplo Harry Potter y el Cáliz de Fuego, Avatar, La Princesa Prometida, X-Men, la saga de Piratas del Caribe, Lara Croft: Tomb Raider, Los Miserables…

Vayamos ahora a por Jane Austen: ¿lo cumple?

  • Northanger Abbey: Dos personajes femeninos, Catherine Morland e Isabella Thorpe, hablan sobre novelas. APROBADO.
  • Sentido y Sensibilidad: Elinor y Marianne Dashwood hablan sobre familiares, incluidos hombres y mujeres, y sobre los sentimientos de cada una de ellas y su represión. Queda en el límite, pues sus sentimientos son causados por hombres.
  • Orgullo y Prejuicio: Elizabeth Bennet y Lady Catherine de Bourgh hablan sobre la educación recibida por ella y sus hermanas. APROBADO.
  • Emma: Emma mantiene una conversación con Jane Fairfax, preguntándole si se encuentra bien, a lo que ella responde que está cansada. Emma no lo sabe, pero Jane está hablando de sus problemas con Frank… creemos que… SUSPENDIDO.
  • Mansfield Park: Fanny apenas mantiene una conversación realmente completa entre ellas dos. SUSPENDIDO.
  • Persuasión: Anne habla muy poco como para mantener una conversación larga con nadie, y desde luego los otros personajes femeninos apenas la dejan habar. SUSPENDIDO.

Tres de seis. ¡No está mal para una escritora del siglo XIX! ¿Se les ocurre algún momento que salve a las tres últimas? ¿Opinan que Emma debería aprobar?

Por Elena Truan.

Presidenta de JASES

Problemas del primer mundo: ¿tan triviales eran las preocupaciones de las heroínas Austen?

 

En muchas ocasiones, se ha hablado muy ligeramente de las novelas de Jane Austen como obras plagadas de personajes superficiales, con problemas mundanos y de poca importancia. En las novelas de Jane Austen no se habla de las guerras napoleónicas que asolaban Europa en el momento; se atisba apenas la cuestión de la esclavitud colonial en Mansfield Park; y no se encuentra ninguna alusión a la reciente publicación de Vindication of the Rights of Women por Mary Wollstonecraft, revindicando los derechos de las mujeres de manera firme y contundente.

Charlotte Brontë describió la prosa de Austen como “un jardín vallado y cultivado, con bordes limpios y flores delicadas”, en alusión a la falta, según ella, de pasión y poesía. Es cierto que Austen no era ni agresiva ni contundente, pero no por ello menos profunda. No obstante, sin conflicto no hay historia, y Austen se centró en numerosos conflictos. La diferencia entre Austen y Brontë es clara. Mientras que ésta se volcaba en la pasión de los sentimientos humanos y no tenía miedo a hacer que sus personajes los desatasen, Austen se centraba, en una doble ironía, en la represión de los mismos, y en los modales que los ordenaban como flores en un jardín vallado. Se ignora si a Charlotte Brontë realmente le disgustaba el estilo de Austen a pesar de entender este nivel de profundidad a la perfección, o si al leerla se le escapó este significado.

Era precisamente esta represión lo que Jane Austen veía como un problema. Detengámonos a analizar por un momento la clase de problemas a los que se enfrentan los personajes de sus novelas. Todas ellas se enfrentan a la necesidad de un matrimonio. ¡Casarse! La sociedad tradicionalmente asume que es el deseo de toda mujer casarse respondiendo la frívola idea del amor romántico y la posición superior que otorga tener a alguien que la ama ante las otras mujeres Pero de ese tipo de competición hablaremos otro día. Centrémonos en las consecuencias que acarrearía el no casarse:

  • Elizabeth Bennet: Pérdida de su casa, imposibilidad de conservar bienes, y como consecuencia posible separación forzosa de sus hermanas, además de pobreza inmediata.
  • Fanny Price: Ser una carga por la compasión de sus primos, sentir la obligación de dar un servicio a cambio de dicha compasión, dependencia total a una familia que la desprecia.
  • Elinor y Marianne Dashwood: Ya en el libro encuentran la consecuencia de no estar casadas al morir su padre. Desahucio, disminución considerable de dinero y recursos, pérdida de bienes, y en el caso de Marianne al ser burlada por Willoughby, riesgo de la pérdida de la reputación y por tanto de exclusión social absoluta.
  • Anne Elliot: Ya se enfrenta al desprecio y infravaloración de miembros de su familia, y la razón de su infelicidad se debe a no haberse atrevido a casarse con alguien por no ser el adecuado.
  • Catherine Morland: Northanger Abbey es el más ligero al no tener Catherine falta de pretendientes y solo arriesgarse a perder el amor de quien ella quiere, pero nada más, al ser muy joven y no perder su reputación. No obstante, al tener muchos hermanos, Catherine es enviada a Bath por la acuciante necesidad que tendría de encontrar marido, dado que sería imposible mantener a todos los hermanos y hermanas si no se casan.
  • Emma: En su caso, Emma no necesita el matrimonio, pero el personaje de la señora Bates, cuyo carácter la espanta más que su pobreza, persigue a Emma como un recuerdo de lo infeliz y poco afortunada que podría haber sido si no hubiera sido una rica y única heredera. Vemos, no obstante, la necesidad de Jane Fairfax de encontrar una posición cuanto antes por necesitar ganarse la vida al no estar casada, en un mundo con apenas opciones de profesión para mujeres.

Es importante tener en cuenta el contexto de estas novelas, en el que el matrimonio no es un asunto tan frívolo y ligero como nos pudiera parecer ahora, y en el que no se trata sólo de encontrar el amor. Encontrar un pretendiente era el equivalente a encontrar ahora un trabajo: a veces se presenta una lucrativa oportunidad que no nos gusta en exceso, y hay que decidir si escogerla o arriesgarse y esperar a otra oportunidad. En ocasiones, el trabajo que más feliz nos hace no es el más lucrativo, y cualquier elección puede salir bien o mal y acarrear consecuencias (lo que genera la competición de la que hablaremos en el futuro, como prometí).

Lo que más agrava las circunstancias, que es lo que la ironía de Austen nos resalta en los modales pulidos hasta un nivel incómodo, exagerado, y en ocasiones muy divertido, es la imposibilidad de expresar en palabras ninguna de estas angustias, sino de mantener la cabeza alta, la sonrisa intacta, y los modales en perfecto estado: y jugar tus cartas con dichas reglas, esperando encontrar tu lugar en la vida.

¿Problemas del primer mundo? Tal vez. Pero ni mucho menos tan ligeros e irrelevantes como creemos.

Por Elena Truan.

Presidente de JASES.

P.D: Además durante todo este proceso no había antibióticos así que podías morirte si te pillaba un chaparrón en el campo. Lo que, por otro lado, podía haber sido una vía de escape a un mal matrimonio.

 

‘Austen Goes Viral: from Oblivion to Fame’ Study Day en Salamanca

El lunes 17 de diciembre de 2018, fecha elegida por su proximidad al cumpleaños de Jane Austen el 16 de diciembre, tuvo lugar en la Universidad de Salamanca el evento ‘Austen Goes Viral’.
El evento fue organizado por el Departamento de Estudios de Inglés de la universidad, el máster en Estudios Avanzados de Inglés y el GIR Escritoras y personajes femeninos en la literatura, todo ello en estrecha colaboración con la Jane Austen Society España. Consistió en un ciclo de conferencias y trabajos de postgrado, y tuvo lugar en uno de los edificios de la universidad, el aula Juan del Enzina, en pleno centro de la ciudad, en una de las universidades más antiguas del mundo. Se registraron al menos 60 asistentes.

El evento se abrió con la Dra. Miriam Borham, de la Universidad de Salamanca, cuya conferencia Jane’s Fame and the Sisterhood of Women Writers fue la primera del día.

Los trabajos de postgrado, presentados por las doctoras Laura Requena y Lidia Cuadrado y la estudiante de máster Lucía López, ofrecieron brillantes perspectivas para el futuro de la investigación de Jane Austen, y proporcionaron un contexto profundo sobre la recepción de las obras de Jane Austen a lo largo de los siglos XIX, XX y XXI, incluyendo un análisis divertido e interesante de las adaptaciones audiovisuales y transmedia.

El Dr. Miguel Ángel Jordán (Universidad de Valencia), vicepresidente de la Jane Austen Society Spain, ofreció la segunda conferencia principal, ¿Lectura, interpretación, o piratería? Un acercamiento a las adaptaciones audiovisuales de las novelas de Austen.

Finalmente, la segunda parte de la jornada dio un giro a la habitual conferencia de Austen con la asistencia del Dr. Daniel Escandell-Montiel, (Universidad de Manchester) y su conferencia Austen 2.0: Ciberperformance e identidad a partir de la autoría literaria, una emocionante entrevista con la directora de cine Rajshree Ojha, cuya Aisha (2010) se basó en Emma de Austen, una proyección de la adaptación de Orgullo y Prejuicio, Bodas y Prejuicios, (Guninder Chadha, 2004) y la conferencia de clausura del Dr. Jorge Diego Sánchez, Transnational narratives: Austen en la India. An epilogue.
En definitiva, un acontecimiento digno de una institución como la Universidad de Salamanca, que creó una comunidad sólida y productiva de devotos y académicos austeníes.

Por Elena Truan Aguirre.
Presidente de Jane Austen Society España

 

EMMA: UN HERMOSO RETRATO DE IMPERFECCIÓN

A continuación os ofrecemos un artículo publicado recientemente en el Advance Research Journal of Multidisciplinary Discoveries, en el que se analiza la belleza de la imperfección, a través del personaje de Emma Woodhouse.

Podéis encontrar el artículo original en el siguiente enlace:

http://www.journalresearchijf.com/wp-content/uploads/Emma-by-Jane-Austen-A-Beautiful-Picture-of-Imperfection-PP-24-31.pdf

 

Introducción

“Pictures of perfection as you know make me sick and wicked.” (Austen, Letters, 208). De este modo se dirigía Jane Austen a su sobrina Fanny Knight el 23 de marzo de 1817. En una carta anterior, la joven le había transmitido a su tía las opiniones que Mr. Wildman, su pretendiente, había expresado sobre una de las novelas de Austen, sin saber que ella era la autora. El joven caballero había manifestado sus reparos al encontrar algunos defectos en la heroína y en otros personajes, y Fanny Knight le había relatado esta conversación a su tía para ver cuál era su respuesta. En la carta ya citada, Austen reprende cariñosamente a su sobrina por haber actuado de ese modo, mostrando su compasión y simpatía por el joven caballero, que sin duda se sentiría incómodo al descubrir la verdad. Austen también afirma que Mr. Wildman y ella nunca podrían estar de acuerdo en lo referente a las novelas y a las heroínas, ya que ella no soportaba esas obras en las que las protagonistas son un retrato de perfección, completamente alejado de la realidad.

Todas las obras de Austen están protagonizadas por jóvenes damas dotadas con grandes cualidades, pero también con defectos. Las heroínas de esta autora no pueden en ningún caso ser calificadas como retratos de perfección, ya que a lo largo de cada una de sus novelas, se muestran diferentes pasajes en las que sus debilidades se ponen de manifiesto. Sin embargo, esto no impide que los lectores de dichas obras se sientan atraídos por la personalidad que la autora ha conferido a cada una de sus protagonistas. De hecho, es posible que estas heroínas sean aún más atractivas precisamente por su condición imperfecta, ya que esto las vuelve más cercanas y asequibles.

En el presente artículo, nos proponemos estudiar la relación entre imperfección y belleza en una obra literaria, centrándonos de un modo especial en el papel de la protagonista. Para este propósito, nos parece que la heroína más adecuada es Emma Woodhouse, protagonista de la novela Emma, puesto que se trata de un personaje evidentemente imperfecto.

A continuación, ofreceremos una aproximación al concepto de belleza y a los diferentes intentos de definirlo. Posteriormente se explicarán con brevedad algunas corrientes estéticas relacionadas con la belleza de la imperfección. Este marco teórico nos servirá de referencia a la hora de llevar a cabo nuestro análisis, en el que se analizarán las estrategias utilizadas por Austen para mostrar la belleza de un personaje imperfecto.

Algunas aproximaciones al concepto de belleza

En este apartado, ofreceremos un breve elenco de definiciones y aproximaciones al concepto de belleza. No es nuestro objetivo profundizar en este tema, sino tan solo crear un marco referencial para los siguientes apartados, en los que se estudiarán diferentes aspectos relacionados con este concepto.

Según el poeta y filósofo francés, Paul Valèry (1894), la belleza posee rasgos que la hacen indescriptible e inefable. No es una realidad física que pueda ser medida y analizada, ni tampoco es un concepto unívoco y limitado, que podamos explicar y definir por completo. Esta dificultad a la hora de definir la belleza ha estado presente a lo largo de la historia, sin embargo, desde el punto de vista de Platón (Giovanni 2005), esto no implica que se trate de una realidad meramente subjetiva o cambiante. Los que así la califican, atendiendo a la caducidad de los elementos que en el pasado eran considerados bellos, lo hacen movidos por el error de fijarse en algunas manifestaciones concretas de la belleza, pero no en la belleza en sí, que es una realidad inmutable. La belleza que podemos encontrar en el mundo sensible tiene su origen en la Idea de Belleza, que es la causa de que las cosas nos parezcan bellas al participar en mayor o menor medida de sus características.

Santayana (1896), en un intento de unificar diferentes distinciones y aproximaciones, define la belleza como “pleasure regarded as the quality of a thing” (33) y explica que la belleza es un valor, no una percepción aislada, sino una emoción de nuestra naturaleza afectiva y volitiva, por lo que ha de resultar necesariamente atractiva, ya que algo bello que no le interesara a nadie, sería una contradicción en sí mismo. Santayana también destaca que se trata de un valor positivo. Es la presencia de algo bueno, o la ausencia de algo malo.

En su artículo “An argument about beauty”, Sontag (2005) realiza un recorrido por diferentes definiciones y comentarios sobre la belleza, y afirma que en ocasiones estos intentos o bien se han limitado a unir la belleza al objeto que la posee, o a describir alguna de sus características, o a definirla de un modo excesivamente general, como ha ocurrido al identificarla con la armonía. Sontag añade que ante la imposibilidad de ofrecer una definición adecuada, se optó por apelar a una capacidad de apreciarla en las artes. Esta capacidad, que denominamos “buen gusto”, es la que detecta el valor en las obras de arte y permite elaborar un canon de aquellas obras que merecen ser alabadas, ya que en el arte, a diferencia de en el mundo real, la belleza no es evidente.

El problema de la belleza, según Underwood (2016), es que al estar presente en diversas facetas de nuestro día a día, con facilidad se banaliza y se da pie a la subjetividad. Sin embargo, esto no impide que la percibamos como algo profundo, que escapa a nuestro entendimiento y que, de algún modo, nos ayuda a conocernos como personas.

Como hemos visto en los párrafos anteriores, es más sencillo percibir la belleza que definirla, pero, con la finalidad de aportar una explicación que nos sirva como referencia más adelante, concluiremos este apartado ofreciendo una definición que resume los distintos matices de las definiciones que hemos hallado en diferentes diccionarios. Bello es aquello que por sus cualidades resulta agradable a la vista, o al oído y por extensión al espíritu o al intelecto. Puesto que el concepto de belleza se aplica a realidades muy diversas, esta definición podrá adaptarse al caso concreto, ya sea la belleza física, artística, moral, etc, de modo que se puedan analizar con más detalle las características que propician que esa realidad complazca al que la percibe.

La belleza de lo imperfecto

Para seguir leyendo pincha AQUÍ

Por Miguel Ángel Jordán

Nuevo sello editorial dedicado a Jane Austen

La Jane Austen Society en España es una entidad joven y, por eso mismo, muy dinámica. Impulsados por el entusiasmo de nuestros socios y seguidores, no dudamos en lanzarnos a por nuevos objetivos. Es cierto que en los menos de tres años que han pasado desde la fundación de JASES hemos celebrado varios Study Days (el próximo la semana que viene en Salamanca), hemos creado y asesorado a diversos clubes de lectura (este viernes arranca uno en Córdoba), hemos tenido una presencia activa en las redes sociales, distintos medios se han hecho eco de nuestras actividades, hemos entablado relaciones con “societies” del otro lado del charco, etc, etc, etc. Sí, hemos hecho muchas cosas, y queremos hacer muchísimas más, a ser posible, con vuestra ayuda 😉

Uno de los proyectos que nos propusimos para este nuevo curso académico fue crear nuestro propio sello editorial. Como sabéis, el objetivo principal de JASES es fomentar el conocimiento de las obras de Jane Austen y los estudios sobre esta autora y sus novelas. ¿Y qué mejor manera de lograrlo que creando una editorial que publique este tipo de trabajos?

Ese era nuestro proyecto, y ya es una realidad. El pásado 29 de noviembre vio la luz nuestra primera publicación: “Jane Austen, maestra de escritura”, escrita por Miguel Ángel Jordán, vicepresidente de JASES. Se trata de un análisis del estilo literario de Austen, basado en gran parte en los consejos de escritura que esta autora le dio a su sobrina Anna, tras leer el manuscrito que la joven estaba escribiendo.

Título: Jane Austen, maestra de escritura

Autor: Miguel Ángel Jordán

Idioma: castellano

Fecha de publicación: 30 de noviembre de 2018

Número de páginas: 236

ISBN: 978-8409072378

Precio: tapa blanda 9,63 € / digital 3,10 €

Enlaces de venta: Digital  Tapa blanda

Esta ha sido nuestra primera publicación y confiamos en que pronto le seguirán muchas. Tenemos grandes proyectos, entre ellos una nueva edición de las novelas de Jane Austen, con una traducción actualizada. Y, por supuesto, contamos con que haya mucha gente interesada en publicar con nosotros. Si ese es tu caso o el de alguien a quien conozcas, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, escribiéndonos un correo electrónico a la dirección: info@janeaustensociety.es

Nuestro mundo aún puede aprender mucho de Jane Austen y nosotros queremos facilitar que esto ocurra. ¿Nos ayudas?

Los artículos de merchandising de Jane Austen más innecesarios

Jane Austen es una de las escritoras más adaptadas a la gran y pequeña pantalla de la historia, y con uno de los mayores volúmenes de seguidores de entre todos los escritores. Naturalmente, eso conlleva que haya una cantidad exorbitante de productos de merchandising inspirados en sus novelas y películas. Algunos productos obvios son las tazas de té, pósters de citas de sus obras, material de escritura… E incluso camisones largos y románticos que evocan la época de la autora.

austenland-darcy-collectible

Como fans de Jane Austen, todos hemos sucumbido a la tentación de algún artículo Austeniano que nos ha encantado. De hecho, en un artículo previo hablábamos de productos que todo austenita adoraría: objetos prácticas y/o decorativos que nos recuerdan a nuestra autora preferida y muestran nuestras preferencias literarias. Todo esto está muy bien, pero siempre hay que tener cuidado: aunque todos podemos permitirnos algún detalle kitsch en nuestra vida que nos haga absurdamente felices, y el frikismo, al fin y al cabo está de moda y puede ser muy sano, hay que procurar no entusiasmarse y acabar como Jane Hayes en Austenland.

images

Cuanto más se observa esta habitación, más sensaciones de fan loca nos llegan… y más artículos absurdos podríamos encontrar por ahí. Por eso, y con afán humorístico, y no de juzgar a nadie que haya caído en comprar, o fabrique, alguno de estos productos nos hemos decidido a buscar y enumerar los artículos más curiosos que pueden encontrarse entre el merchandising austeniano:

  1. Cirio de Jane Austen, patrona del… ¿matrimonio?

¿Te falta alguna santa en tu altarcito? Todos creemos que Jane era una diosa literaria, pero igual esto ya es pasarse…

images (1)

cd2cc7dd2803aa83f2e396161f777cd3

  1. Tiritas de Jane Austen, por si sangra tu corazón roto, suponemos.

A ver, si son muy monas, pero… ¿tiene Jane Austen propiedades cicatrizantes? ¿Es necesario realmente?

jane-austen-bandages

  1. Retrato de Darcy, óleo industrial sobre lienzo, circa s.XXI. Réplica real del que sale en el libro.

Nada en contra de ser fan de Colin Firth y su magistral interpretación como el héroe austeniano más popular, pero… ¿realmente hay que mostrar tu amor por él en un lienzo en tu casa que evoca los tiempos en los que no había fotos? Disclaimer: Tampoco hace falta colgar una foto.

mini-canvas-6

  1. Posavasos de héroes austenianos

De nuevo, a todos nos gustan los héroes austenianos. Está bien ser fan. Pero a lo mejor dejar que sus caras impresas protejan la mesa del culo de un vaso frío no es la forma más normal de demostrarlo.

coasters-1

  1. Almohada de Darcy. Porque Colin Firth no tiene escalofríos en su casa mientras duermes junto a su foto.

Una vez más… Sí, no pasa nada. No, no vamos a juzgarte. Duerme con esta funda si quieres. Pero reconocerás que normal, normal, normal… No es.

Screen-Shot-2017-09-15-at-12.14.04-1

  1. Los calzoncillos para ser como Wickham.

Sin comentarios.

thomp-boxer-shorts

  1. Tanga de “Esperando a mi Knightley”

Bueno, es suficiente internet por hoy.

thomp-thong

Por Elena Truan, con sus disculpas.

Una nueva adaptación de Orgullo y Prejuicio: ¿a favor o en contra?

Se anunció en agosto de 2017 que habría una adaptación nueva de Orgullo y Prejuicio para el canal de ITV, y desde entonces parece haber caído el silencio. El reparto y la fecha de estreno siguen siendo un misterio; las localizaciones, una incógnita. Mientras esperamos a que más detalles salgan a la luz, me gustaría valorar las posibilidades de esta nueva adaptación con nuestros lectores.

Los datos que se conocen sobre el proyecto son los siguientes: en primer lugar, es la productora Mammoth Screen, que también está detrás de series de audiencia altamente austenita como Poldark o Victoria, la que ha encargado el guión de la adaptación. En segundo lugar, la elegida para escribir dicho guión adaptado es Nina Raine, aclamada dramaturga autora de las obras de teatro Consent y Tribes.

Las declaraciones de Raine han dejado claro que no será una adaptación como aquellas a las que nos tienen acostumbrados en general. “Orgullo y Prejuicio es en realidad un libro muy adulto, mucho menos bonnet-y [por bonnet, sombrero de la época de regencia] de lo que la gente asume.” Raine espera “hacer justicia a la inteligencia oscura de Jane Austen -chispeante, sí, pero chispeante como lo es el granito.” El director de Mammoth Damien Timmer ha añadido además que en una era en la que la audiencia consume dramas en serie, “tiene sentido retomar los clásicos,” y que “toda generación necesita su propia adaptación de la novela perfecta.” Se dice que la serie se estrenaría en 2020, 25 años depués de la adaptación de la BBC con Colin Firth en el papel de Darcy, considerada por muchos fans como insuperable. También se cumplirían 15 años desde la adaptación de Joe Wright para la gran pantalla, de la cual se suele apreciar más la Elizabeth Bennet de Keira Knightley.

Algunas reacciones a la noticia han sido negativas, comentando que nadie está interesado en una adaptación más oscura de la famosa obra, como se dice que será, o quejándose de la poca originalidad de rehacer una adaptación de la misma novela (pudiendo tal vez adaptar otras menos conocidas o trilladas, o escribir contenido original para la televisión). Otras, en cambio son más positivas y abiertas a lo que pueda traernos Nina Raine a los austenitas. Lo que sí es bastante interesante recalcar es que la autora jamás ha visto ninguna de las adaptaciones, mejor o peor conocidas, de Orgullo y Prejuicio a ningún formato audiovisual, de manera que el libro sobre el que va a escribir el guión existe para ella únicamente en su cabeza.

Lo cierto es que, con el tiempo y la revisión de las novelas canónicas de Austen, las adaptaciones han ido cambiando. Los años están permitiendo sacudirse el polvo de años de crítica patriarcal que suavizó las educadas denuncias de Austen a la sociedad, dejando las pepitas de dorado sarcasmo escaparse por su filtro para solo dejar las piedras grandes y burdas de un cortejo romántico entre jóvenes educados. Tal vez los críticos que consideraron las novelas de Austen de inofensivas y dirigidas a un público femenino de bien lo hicieran por pura torpeza a la hora de pillar su ironía; tal vez, por una simple omisión de la idea de que una mujer fuera capaz de escribir novelas de profunda crítica social; o tal vez, algún crítico listo quisiera esconder deliberadamente el valioso contenido de sus novelas y las alabó para que no fueran olvidadas, de una forma en la que la sociedad las aceptaría (siendo este último caso bastante improbable y novelesco). No obstante, parece apreciarse una mayor vivacidad en las adaptaciones actuales, empezando Joe Wright con Orgullo y Prejuicio a recalcar escenas que reflejaban el sufrimiento de la mujer en la sociedad disfuncional de la época de regencia, y convirtiendo las adaptaciones a serie web de Pemberley Digital los problemas en actuales. Lidera la marcha de momento Whit Stillman con su adaptación de Lady Susan, titulada Amor y Amistad, que consiguió captar la ironía dura y a la vez brillante de Austen a un nivel de humor Wildeano.

Sería fantástico para los lectores de Austen de todo el mundo, y los austenitas principiantes, que esta adaptación que se anticipa oscura consiguiera igualar o superar a Stillman reflejando el auténtico carácter de nuestra autora preferida. Mi mayor miedo, infundado por el contenido estirado de novelas feministas que se encuentra fácilmente hoy en día en las plataformas de contenido, es que Raine nos traiga una serie rebosante de feminismo enlatado de fácil consumo y falacia rápida, que desvirtúe la delicadeza de la crítica social. No obstante, si Nina Raine consigue crear una obra de sutil ironía y fuerte significado, y encuentra los silencios adecuados y las conversaciones relevantes de Orgullo y Prejuicio (si es que las hay irrelevantes), se convertirá en mi nueva heroína.

Por Elena Truan.

Emma Approved vuelve, ¡y no está sola!

Hace cinco años que Emma Approved, la adaptación de Emma a serie digital, encantó a miles de espectadores que venían de ver la primera y anterior producción de Pemberley Digital, The Lizzie Bennet Diaries. Muchos clamaban por una secuela, e incluso apostaban por el crossover tras la aparición estelar de Caroline Bingley como Mrs. Elton en Emma Approved, encajando los dos personajes de forma magistral. Mientras los puristas se llevan las manos a la cabeza y los espectadores más abiertos a interpretaciones que se desvían del canon ven los capítulos una y otra vez, Pemberley Digital ha preparado su siguiente proyecto austeniano.

Los más atentos de los seguidores de las series digitales habrán detectado que desde hace un tiempo las redes sociales de Emma Approved se reactivaban, con vagas noticias que hablaban sobre volver.

Según nos hemos acercado a Octubre, los posts se han vuelto más activos y han provocado la curiosidad con fragmentos del primer capítulo de la segunda etapa de Emma Approved. Algún comentario remarcaba que lo ideal sería que preparasen una nueva adaptación, pero no será necesario: el primer capítulo ya está en YouTube, y trae no una, sino DOS sorpresas para los fans de las secuelas, los crossovers, y las nuevas adaptaciones.

No queremos reventaros el capítulo, así que no diremos nombres: sólo que el nuevo caso de coaching para Emma se trata de un hombre que desea cambiar su vida tras decisiones que no le hicieron feliz, y que puede que ayude a Emma a superar un caso fracasado de una joven que se arrepintió de una boda… ¡Y que aparecerá por las oficinas de la empresa un personaje pomposamente entusiasmado por el trabajo!

Por desgracia, la nueva etapa de Emma Approved está sujeta a conseguir financiación. El plan actual de producción es solo a dos meses vista, según aseguran en su página de Patreon. Llevando la interactividad un paso más allá, han abierto una página de Patreon, un sistema colaborativo de mecenazgo de proyectos, indicando que los donantes serán considerados accionistas de la empresa de coaching de Emma, pudiendo tomar decisiones con respecto al rumbo de la empresa (incluido votar las preguntas que aparecerán en los Q&A) y acceder a contenidos especiales como vídeos de “detrás de las cámaras”. Actualmente cuentan con 382 accionistas, pero el objetivo para que la serie continúe tras dos meses es de 1000.

¡Puedes colaborar donando para Emma Approved aquí!

Y sin más dilación… Aquí tenéis el primer capítulo:

Por Elena Truan Aguirre.

LATIENDO AL UNÍSONO

Latiendo al unísono con las últimas frases de Persuasión, lanzo un suspiro liberando el aire que sobra cuando la emoción contenida te mantiene atrapada desde muy dentro.

Es una historia bañada de melancolía, tejida con sentimientos que todo lector con sensibilidad puede percibir como propios; una melodía lenta y cadenciosa que transmite ternura, pasión resguardada y que va in crescendo de la mano de Anne Elliot, acompasada por su propia evolución interior y ese destino justo que repara una decisión tan desacertada como poco natural, logrando un final merecido y deseado: ”la evolución natural de un comienzo antinatural.”

La vida de Anne está marcada por el desafecto desnaturalizado de una familia que tiene poco de honrosa, donde los títulos, la fortuna, la vanidad, la superficialidad emocional y la escasez de inteligencia a todos los niveles la llenan de dolor. Siempre necesitada de un abrazo verdadero y confiado, lo encuentra sólo en la sustitución de la figura maternal, lady Russell, el único vínculo  que la sostiene y le permite costosamente remendar sus profundas  heridas. Para el resto del mundo solo era Anne.

Ella atesora dulzura y fortaleza interior frente a la adversidad, está obligada a caminar en la invisibilidad, a manejarse entre sombras, decepciones, desprecio y dolor como únicos compañeros. Acostumbrada a ceder por estrategia para sobrevivir, cae en la trampa de un persuasivo consejo formulado desde un sentimiento maternal, pero que tan sólo consigue confundirla y hacerle creer en un deber que se convierte en el acto más sensato: el deber de abandonar un amor tan apasionado como verdadero. Por ello y a pesar de ello, queda rota y necesitada de los más intensos consuelos que de ningún modo recibirá.

Se han perdido y para siempre.

Por su parte, Wentworth debe realizar un duro trayecto personal desde el rechazo y la pérdida de su único gran amor cuando se siente totalmente enganchado a su esencia. Encontró en Anne lo que siempre había buscado y recibe un golpe tan duro que tumba cualquier atisbo de esperanza y lo sume en un triste resentimiento; pero éste no es más que un mal disfraz de su agonía, que se desmorona con la angustiosa sensación de volver a perderse de nuevo, precísamente cuando el destino acaba de concederles el regalo maravilloso de una segunda oportunidad.

Ambos creían haber borrado el afecto mutuo, pero inconscientemente siguen rechazando las oportunidades que van apareciendo en su vida como si en algún lugar de su interior quedase una mínima luz, un rescoldo, un mínimo resquicio por donde pueda colarse lo imposible.

Eran merecedores el uno del otro.

“Habría sido imposible encontrar dos gustos más semejantes, dos sentimientos más armónicos, dos semblantes más amados. Y sin embargo, ahora eran dos extraños; no, incluso peor que extraños, porque los extraños pueden terminar conociéndose. Estaban distanciados para siempre.”

La pérdida de alguien que ha cautivado e invadido de forma tan intensa su interior logra transformar a una muchacha bonita, dulce, recatada, refinada y sensible en una mujer apagada y consumida, sin brillo en la mirada. Sin necesidad de culpar a nadie, aprende la lección. Los prejuicios ajenos y la necesidad natural de encontrar un refugio por las circunstancias que la rodeaban fueron los peores consejeros a la hora de tomar una decisión que tornaría la felicidad en tristeza y el recuerdo en olvido. Un poso de sentimientos que ahora viaja a la deriva. Anclada a un paisaje otoñal interior.

Y por fin, el reencuentro inesperado.

Es preciosa la descripción de las primeras veces en las que coinciden, la lenta evolución de los personajes hacia lo que resulta previsible, si no forzoso, cuando los sentimientos son constantes e imperecederos.

Anne atesora cada mínimo gesto que proviene de Wentworth, un cruce de miradas, el episodio con su pequeño sobrino, la ayuda a subir en el carruaje… tantos pequeños gestos que la hacen reflexionar y analizar constantemente sobre su comportamiento hacia ella. A veces siente que debería pasar desapercibida ante un rechazo que cree seguro, pero no puede evitar el arrebol de sus mejillas y las muestras del maremoto de emociones que le provoca su presencia. Su ser es receptivo e insubordinado, posee una rebeldía que es imposible de controlar, somatizando cada oleada de emociones y sentimientos que escapan para mostrarse al mundo. Una mujer apasionada.

Wentworth tiene que redescubrir a Anne, volver a verla tal y como es, y también analiza sus gestos, palabras y comportamiento. Y nota cómo se aviva la llama nunca del todo apagada cuando se encuentra con una mujer que sigue conservando la dulzura que lo cautivó y la firmeza de espíritu que le permiten tomar decisiones por ella misma. La figura de Anne se perfila con la más delicada paleta de colores que podría manejar el mejor de los artistas. Está cautivado, el autoengaño ya no le consuela. Es Anne, su Anne.

A partir de este punto, los caminos se cruzan de nuevo y son conscientes de esa segunda oportunidad con la que el destino, mágicamente y siendo justo, ha conseguido unirlos de nuevo.

No pueden perderse. No deben. Ahora es lo prudente y conveniente, lo obligado.

Wentworth no ha encontrado a nadie que pueda conquistarlo tan intensamente como lo ha hecho Anne. Y ella florece, renace hacia el exterior, cuando la ilusión y la esperanza invaden su interior.

Al llegar a esa apasionada carta del capitán, todos los que hemos leído Persuasión vivimos, como él, “entre la agonía y la esperanza”.

A mí también me traspasó el alma, hizo encender mis mejillas sintiendo esa pasión dulce y contenida que transforma un sentimiento otoñal finalmente en un “verano interior invencible” parafraseando a Camus.

Gracias, querida Anne, por llevarme de tu mano, por mostrarte y compartir contigo sentimientos tan intensos como verdaderos y que finalmente han conseguido que me embargue la emoción cuando la sabia, sensible e inteligente pluma de Austen hace que volvamos a creer en las segundas oportunidades, en la justicia del verbo deber carente de un único criterio, en la unión de dos personas que sobrepasan en valor a sus circunstancias.

Por Mª Ángeles Lorente

Socia de JASES