UN, DOS, TRES Y… CAMBIO DE PAREJA

No os descubro nada nuevo si os digo que Jane Austen diseñaba cuidadosamente cada uno de sus personajes, es especial sus heroínas y, por lo tanto, también sus respectivos caballeros. Por eso, os planteo un ejercicio de abstracción:

¿Qué pasaría si tomáramos a una de las jóvenes protagonistas de Austen y la emparejáramos con un caballero de otro historia?

Aunque esto no pasa de ser un simple pasatiempo, nos puede ayudar a comprobar cómo los personajes de Jane Austen no son simples marionetas de quita y pon, sino que su personalidad está tan bien definida que nos resultará más o menos sencillo imaginar las consecuencias de estos enlaces imaginarios.

Voy a iniciar este ejercicio y espero que lo continuéis, ya sea en los comentarios del blog o en alguna de nuestras redes sociales.

¿Que pasaría si emparejáramos a Elizabeth Bennet con…?

Resultado de imagen de edmund bertram¿Os imagináis a Lizzy aguantando en silencio mientras Mary Crawford juega con Edmund, lo engatusa y lo lleva de un lado para otro? ¿Creéis que ella habría permitido que las hermanas Bertram la arrinconaran como hicieron? ¿O que Mrs. Norris la maltratara así? Pero, volviendo a la relación de pareja… ¿Cómo creéis que sería la relación entre Lizzy y Edmund? ¿Se conformaría ella con ser el segundo plato y lo aceptaría cuando, después de haber corrido como un perrillo faldero tras Mary, comprendiera que esa puerta estaba cerrada?

Imagen relacionadaElizabeth Bennet es una joven inteligente, decidida y enérgica, y necesita a un caballero que esté a su altura… Y, en mi opinión, Edmund Bertram no lo está. Pero, ¿es el único? ¿Qué pasaría si situáramos a Lizzy en Bath junto a Henry Tilney? ¿Sería él capaz de tratarla con la condescendencia paternalista con la que este joven trata a Catherine Morland? ¿Cuál sería la reacción de Lizzy si esto ocurriera? Pagaría por verlo 😛 . Henry trata a Cathy como si fuera una niña pequeña e inocente, que aún tuviera todo por aprender. Y, aunque es cierto que la señorita Morland ha llevado una vida sencilla y carente de experiencias sociales, no es ninguna simplona. Sin embargo, su carácter dulce y espontáneo facilita su relación con el experto en muselinas 😉 . Con Elizabeth esos aires de superioridad no habrían funcionado igual.

Resultado de imagen de edward ferrars¿Y con Edward Ferrars? ¿Os imagináis a Lizzy descubriendo que el joven del que se ha enamorado y que ha dado muestras de corresponder a sus sentimientos está comprometido? Y además con una chica vulgar de dudosos principios. ¿Pensáis que Elizabeth se hubiera contenido como Elinor en sus conversaciones con Lucy Steele? ¿O que habría mantenido el tipo en un encuentro a tres bandas? El rapapolvo que le cayó encima a Mr. Darcy hubiera sido suave en comparación con la tormenta que tendría que soportar Edward cuando se encontrara a solas con la señorita Bennet.

Muy distinto es el caso de Mr. Knightley y del Capitán Wentworth. Aunque es posible que el carácter de Elizabeth no concordara a la perfección con el de estos caballeros, ambos tienen suficiente personalidad, inteligencia, principios y elegancia como para estar a la altura de la protagonista preferida de Jane Austen. No en vano, estos caballeros terminan uniendo sus caminos a los de unas jóvenes muy particulares. Emma es de armas tomar, con sus errores y sus aires de grandeza, pero también con su inteligencia despierta y su audacia incesante. Y Anne Elliot es una mujer fuerte, capaz de rehacerse tras una experiencia dolorosa, siempre dispuesta a ayudar y a hacer lo correcto. Por eso Austen les busca unos compañeros apropiados.

¿Y vosotros qué opináis? ¿Se podrían intercambiar personajes de una novela a otra?

Las obras de Jane Austen son tapices cuidados al detalle, compuestos por una infinidad de hilos que al entrelazarse dan lugar a unas imágenes de gran belleza y precisión. ¿Sería posible cambiar, poner o quitar alguno de esos hilos sin alterar el resultado final?

Esperamos vuestras opiniones.

Un saludo

Miguel Ángel Jordán

Anuncios

CUARTO (Y ÚLTIMO) RETO 200

Estamos en la recta final para la fecha clave de este año. El próximo martes, 18 de julio, se cumplirán 200 años del fallecimiento de Jane Austen, a la que tanto debemos sus lectores. Por esta razón, el último reto con el que queremos prepararnos para esa fecha es…

CUARTO RETO

Gracias, gracias, gracias y 200 veces gracias.

Resultado de imagen de gracias

Gracias, Jane por…

Deja tu comentario en el blog en cualquiera de nuestras redes sociales 🙂

TERCER RETO 200

Comienza una nueva semana, la primera del mes de julio y os proponemos un nuevo reto para conmemorar el bicentenario del fallecimiento de nuestra querida Jane Austen, que tendrá lugar el día 18 de este mes.

Hace dos semanas os invitamos a decirnos por qué os gustaban las obras de Austen. La semana pasada os pedimos que nos dijeseis qué lecciones habéis extraído de sus escritos. Y esta…

¡Correcto! Va de personajes. Así que el reto 200 de esta semana es…

Reto 3: 200 personajes. Dinos cuál es tu personaje o personajes favoritos de las novelas de Jane Austen y por qué.

No hace falta que sea una protagonista, aunque puede serlo. Cada uno tiene su punto de vista, por eso es tan interesante saber qué opinan los otros lectores, por qué unos adoran a alguien que otros no aguantan, quiénes os parecen más acertados y quiénes creéis que son prescindibles…

¿Cuál es tu equipo ideal? 😉

Déjanos tu comentario en el blog o en las redes sociales.

¡Mil gracias!

Un saludo

SEGUNDO RETO 200

En primer lugar, queremos dar las gracias a todos los que habéis dejado vuestro comentario tanto en el blog como en las redes sociales de JASES. No hemos llegado a 200, pero casi 😉 . A lo largo de esta semana, hemos conocido muchas de las razones por las que Jane Austen enamora a sus lectores con su trabajo.

Y llega el momento de iniciar el segundo de los cuatro retos que os vamos a proponer para preparar el bicentenario del fallecimiento de nuestra querida escritora.

RETO 2: 200 lecciones

¿Qué enseñanza has extraído de los escritos de Jane Austen?

No hay duda de que se podría realizar un listado muy amplio de “lecciones para la vida” que de un modo u otro se transmiten en las novelas de esta autora, pero… Nos interesa algo más personal. ¿Hay alguna idea que te haya marcado de un modo especial?

Como ya sabéis, todas las aportaciones son bien recibidas.

Cuéntanos. Somos todo oídos

Resultado de imagen de soy todo oídos

RETO 200

Que doscientos años no es nada… Y a la vez es tanto. El tiempo nos pone a cada uno en nuestro lugar, muestra la realidad de nuestro trabajo, de nuestra actitud, de nuestra valía como personas. El tiempo es también uno de los elementos de mayor importancia en un análisis. El paso de los años borra lo superfluo y afianza lo esencial. Cuántas cosas que parecían importantes se quedan en nada. Cuántos grandes éxitos se olvidan. Cuántas personas “populares” desaparecen sin el menor rastro.

El tiempo es la piedra de toque de del trabajo bien hecho. Una construcción que resiste el paso de los siglos es una prueba en sí misma de la solidez de sus fundamentos. Una idea que sigue vigente cientos años después de su primer brillo muestra la fuerza de su luz. Unas novelas que continúan cautivando a los lectores más de doscientos años después de su publicación no necesitan que nadie las alabe. Aunque no nos cansemos de hacerlo, porque necesitamos manifestar nuestra admiración.

Resultado de imagen de 200 jane austenDentro de un mes conmemoraremos el bicentenario del fallecimiento de Jane Austen y desde JASES queremos prepararnos para esa fecha destacando algunos aspectos de las obras de nuestra autora favorita y de su influencia en los lectores. Y para ello, queremos contar con la colaboración de todos los que seguís nuestras publicaciones en alguna de las distintas plataformas digitales. ¿Cómo? De una manera muy sencilla y que no os va a robar casi nada de tiempo.

Cada semana lanzaremos una cuestión para que aportéis vuestros comentarios. Podéis hacerlo aquí, en Facebook, en Twitter o en Instagram… O en todos los sitios 😉 El reto que nos planteamos es lograr al menos 200 aportaciones. De ese modo mostraremos a todos los que nos rodean la actualidad de las obras de Jane Austen y su fuerza. Que el mundo sepa que hay una autora que no tiene nada que envidiarle a famosos escritores como Cervantes, Shakespeare, Tolstoi, etc. Es más, sin miedo a exagerar, podemos decir que las obras de Jane Austen están al mismo nivel literario de esos grandes genios, y a uno muy superior en cuanto a su repercusión social. ¿Hace falta que lo demostremos? No, ¿verdad? 😉

Pero, volviendo a los retos 200. Vamos a por el primero. Lo hemos titulado “Por 200 razones”. O si preferís en inglés… 200 reasons why. Y es tan simple como que cada uno escriba una de las razones por las que le gustan las novelas de Jane Austen. No pasa nada si se repiten. Aunque la razón sea la misma, cada persona es única.

Así que… ¿Por qué te gusta Jane Austen?

Queremos 200 razones. ¿Nos ayudas? 🙂

LA VERDADERA JANE AUSTEN

Dentro de unas semanas, tendremos la suerte de participar en el ciclo de conferencias que están teniendo lugar en la Casa del Libro de Barcelona. Asistiremos Elena Truan y yo en representación de JASES y, sin duda alguna, será una gran experiencia para nosotros y esperamos que también para el resto de participantes.

Al tratarse de un encuentro abierto, en el que el público puede participar con sus preguntas, comentarios y reflexiones, es imposible predecir todos los aspectos de la vida y obras de Jane Austen que se tratarán. Sin embargo, sí que podemos adelantaros un punto sobre el que intentaremos profundizar y que, de hecho, será el tema de mi intervención. Y por eso escribo esta entrada, para invitaros a aportar vuestras ideas, que, con toda seguridad, me serán de gran ayuda para terminar de preparar mi charla. Y también os permitirán participar en este encuentro, aunque sea desde la distancia.

¿De qué tema estamos hablando? Podríamos resumirlo en una serie de preguntas: ¿crees que los lectores de Jane Austen sabemos apreciar sus obras? Al hablar de los trabajos de esta autora, ¿los valoramos como obras literarias, o ponemos demasiado énfasis en algunos aspectos “colaterales”? Si Jane Austen es una de las autoras de mayor relevancia de la literatura universal, ¿por qué no está presente en los temarios de todas las facultades de filología inglesa? O, en caso de que se la incluya, ¿por qué se le dedica tan poco tiempo en comparación con otros autores de relevancia similar o incluso menor? ¿Qué visión percibimos sobre Jane Austen en los diversos artículos que aparecen sobre ella en los medios de comunicación? ¿En qué aspectos de sus novelas suelen incidir las versiones cinematográficas y diversas adaptaciones?

Resumiendo: ¿nos estamos tomando en serio a Jane Austen o nos quedamos tan solo en que sus novelas cuentan historias bonitas, son divertidas, tienen momentos mágicos y ofrecen un amplio elenco de personajes atractivos?

Resultado de imagen de the real jane austenEs comprensible que aquellas personas que no han leído nada de esta autora, y tan solo la conozcan por referencias o por alguna serie o película tengan una visión incompleta o deformada de sus trabajos. Pero, ¿no crees que en ocasiones somos los mismos lectores e incluso “fans” de Jane Austen los que minusvaloramos sus trabajos al quedarnos en un nivel muy superficial?

Sé que todo esto es muy general y que habría que descender al caso concreto, matizar, etc, etc, etc. Pero es un tema del que me gustaría que habláramos y es uno de los objetivos de JASES. Nos parece que aún queda mucho camino por recorrer para que Jane Austen ocupe el lugar que le corresponde en los estudios literarios de diversos ámbitos. Y, personalmente, pienso que sus lectores -al menos yo- todavía podemos profundizar mucho más en sus trabajos y de ese modo disfrutarlos mejor a la vez que ese esfuerzo servirá como reconocimiento a la genialidad de esta inigualable escritora.

Esperamos vuestras ideas.

Un saludo

Miguel Ángel Jordán

¿QUIÉN QUIERE CASARSE CON MR. DARCY?

Es una verdad universalmente reconocida que muchas (y muchos, por qué no) austenitas habrán soñado alguna vez con encontrar su propio Mr Darcy.

Pues bien, ese sueño es perfectamente alcanzable, al menos durante un rato (entre 30 y 60 minutos, según dice la caja)… Estoy hablando, por supuesto, del juego Marrying Mr Darcy, un juego de cartas creado por Erika Svanoe, una directora de orquesta y austenita, con dibujos del ilustrador Erik Evensen.

Como buena usuaria de Facebook que soy, hacía tiempo que sabía de la existencia de este juego, información que archivé en el rincón de “cosas que me encantaría tener en mis manos algún día”. Y ese día llegó inesperadamente: mi hermano, que conoce mi nivel de fanatismo, estaba de viaje por Canadá y se topó con el juego. Y no solo eso, sino que a su lado estaba la expansión de cartas de Emma. Como se acercaba mi cumpleaños, no se lo pensó dos veces y me lo trajo, cosa que provocó grandes muestras de efusividad por mi parte, y una cara de “socorro, de esta no me libro” por parte de mi marido.

El pobre tenía razón, ya que fue el primer sujeto que recluté para jugar. La verdad es que se metió mucho en el papel, indignado por no poder ser Mrs Bennet (solo hay solteros en este juego) e intentando casarse con Mr Collins (personaje que siempre le ha hecho especial gracia).

La primera vez jugamos con las instrucciones abiertas y fuimos consultando, ya que hay algunas situaciones que pueden resultar un poco confusas. Todo el juego está en inglés, así que es recomendable tener un nivel aceptable del idioma, o contar con algún jugador que lo sea.

La idea es escoger un personaje femenino para jugar, y uno masculino como futuro cónyuge. Cada soltero de oro tiene sus preferencias de dote, reputación, belleza, inteligencia, etc., que deberemos cumplir para poder tener posibilidades con él. Estas cualidades se pueden ir acumulando durante el juego, escogiendo cartas de eventos por turnos, que según su contenido nos permitirán coger, robar o intercambiar cartas de personalidad, fastidiando en mayor o menor medida a nuestras “queridas” rivales (siempre con elegancia, eso sí).

marrying-mr-darcy-18

Cuando se acaba la etapa de cortejo, pasamos al momento de la verdad: ¿con quién tenemos probabilidades de casarnos? De todos los galanes cuyos requisitos podamos cumplir, se empieza por el de mayor calibre (¡10.000 libras al año, querida!) y se tiran los dados. Si la suerte no está de nuestro lado, tendremos que ir bajando de categoría, hasta que solamente nos quede la opción de convertirnos en una solterona – y ser la tía favorita de nuestros sobrinos o una viejecita amargada también dependerá de los dados.

cards

Cuando se coge la rutina, la verdad es que es un juego bastante entretenido, sobre todo si se instaura como norma hablar con acento inglés (aunque parezcas la señora Doubtfire) y dirigirse a todo el mundo como querida Miss Xxx (aunque la susodicha lleve barba de una semana). Con mi marido he jugado ya varias partidas, y con mi familia alguna más, aunque cuesta un poco hacer llegar el concepto a jugadores que no estén familiarizados con el universo Austen, pero nos divertimos igual, que es lo importante. La expansión de Emma es básicamente igual, pero con los personajes de esa novela, y cartas de evento que hacen referencia a situaciones concretas que suceden en Emma.

Si os ha picado la curiosidad y queréis haceros con el juego… no os puedo recomendar de primera mano cómo adquirirlo, ya que en mi caso fue un regalo, pero sí que he encontrado diversas páginas web donde lo podríais comprar residiendo en España:

En la página oficial del juego hay una sección sobre dónde comprar si no vives en EE.UU, que puedes encontrar AQUÍ.

Hay varios enlaces a páginas del Reino Unido, y una de España (Dracotienda, aunque parece que actualmente no tienen existencias).

También lo he encontrado en Amazon.co.uk, AQUÍ.

(en Amazon.es también está, pero el precio me parece desorbitado, ya que creo que lo envían desde EE.UU.).

Mi valoración es que es bastante recomendable para pasar un rato entretenido con otros/as austenitas, aunque la primera partida puede hacerse un poco larga hasta que entiendes bien todas las normas. Dicho esto, voy a ver si a mi marido le apetece jugar una ronda…

Por Elena Calvo

Traductora científico-técnica multilingüe y enamorada de Jane Austen. Casada con Mr Darcy en el juego y en la vida real (¡lo pone en nuestras alianzas!). En mi tiempo libre canto en un coro, leo todo lo que puedo, y sueño con viajar por toda Europa. Algún día iré al Festival de Jane Austen en Bath, con vestido de época, aunque mi marido amenace con vestirse de Mr Collins.

Recorrido por Bath: la Inglaterra de Jane Austen

Foto del perfil de Paula VP, La imagen puede contener: una persona, sentadaHoy contamos con una colaboración de Paula Villalba, nuestra enviada especial en el sudoeste de Inglaterra. Paula es licenciada en filología inglesa y actualmente reside en Bristol, donde trabaja desde hace años. El pasado mes de diciembre, participó en el Study Day sobre Jane Austen que tuvo lugar en la Universidad de Valencia, y nos contó su trabajo de traducción de la History of England de Austen y la gran cantidad de referencias familiares e históricas que esconde esa obra adolescente de nuestra escritora favorita.

Aquí tenéis su artículo y las fotografías que nos ha enviado. Muchas gracias a Paula por su colaboración, y a vosotros por acompañarnos en este:

Recorrido por Bath: la Inglaterra de Jane Austen

Es una verdad universalmente reconocida que Bath es una de las ciudades con más encanto e historia de Inglaterra.

2017-02-13-12-38-01El pasado lunes me di una vuelta por esta ciudad, situada en el suroeste de Inglaterra, y ahora os escribo estas líneas para acercar un poquito más los aires de la Regencia a los lectores del blog. Y es que las calles de Bath –aún en pleno siglo XXI- nos transportan directamente al mundo de 2017-02-13-13-22-49Jane Austen. Además, tuve la suerte de disfrutar de una mañana bastante soleada –para lo que suele ser el tiempo de por aquí-, de modo que  las fotos os mostrarán con más detalle la maravillosa arquitectura con rasgos clásicos y ecos de la antigua Roma.

2017-02-13-12-40-44Al adentramos en el centro de la ciudad desde la estación de tren, la primera parada inevitable son los baños romanos de Bath. Mientras que las termas originales se sitúan por debajo del nivel de la calle, sus estructuras del siglo XIX se encuentran en la superficie. Las termas son una preciosidad y vale la pena visitarlas por su riqueza arquitectónica. Un detalle curioso que me llamó mucho la atención, desde mi punto de vista filológico, fue encontrar en el museo de los baños una pequeña vitrina con monedas y trozos de cuero muy envejecidos con notas en latín vernáculo. Al parecer, se trata de peticiones o maldiciones que los antiguos visitantes hacían a la diosa Minerva para que esta escuchara sus plegarias y actuara en consecuencia.2017-02-13-12-40-49

Al salir de los baños, nos encontramos la Abadía de Bath rodeada del encanto de tiendas de recuerdos en las que puedes encontrar una amalgama de productos típicos y, lo más llamativo para mí, la mayor colección de teteras que había visto en mucho tiempo.

2017-02-13-12-41-50La catedral de Bath –Bath Abbey- data del siglo VII, aunque fue remodelada en los siglos XII y XVI. Esta abadía es preciosa, y aunque en esta ocasión no entré, vale la pena admirarla incluso desde fuera, pues destaca por su majestuosa arquitectura gótica y sus arcos apuntados. Gracias a la claridad del día, se podía observar por los laterales del edificio el reflejo de las vidrieras cuando al filtrar los rayos de sol, que causaban un efecto muy mágico.

2017-02-13-12-46-552017-02-13-12-48-42El mismo recorrido nos lleva al río Avon y a los Parade Gardens, unos jardines bucólicos a la francesa por los que estoy segura que Jane Austen disfrutaba paseando. Desde estos jardines hay una vista espectacular del río y de uno de sus puentes más antiguos.

2017-02-13-12-39-46Para volver al centro de la ciudad, en esta ocasión, preferimos pasar por el mercado cubierto y deleitarnos con la gran cantidad de productos típicos y comidas variadas, y las pintorescas galerías que los albergan. También pasamos por el Theatre Royal hasta que llegamos a Queen Square, la plaza de la reina, donde entra en juego otra vez nuestra protagonista, Jane Austen.

2017-02-13-15-14-01Por lo que se cuenta, parece ser que, cuando el Reverendo Austen le dijo a  su hija Jane que iban a mudarse a Bath, la joven sufrió un desmayo. Al principio, la familia residió en Gay Street, al lado de Queen Square, sin embargo tras la muerte del cabeza de familia, la falta de recursos les obligó a mudarse a otras casas más humildes de esta ciudad balneario.

2017-02-13-12-50-10Los encantos de este lugar no lograron seducir a Jane, que no se reconciliaba con la idea de vivir en Bath. La joven conocía la ciudad desde su juventud y, de hecho, dos de sus novelas están ambientadas en este enclave, pero lo cierto es que la estancia no fue de su agrado y, como consecuencia, apenas escribió durante los años que residió aquí. Aun así, Bath es uno de los mejores lugares para empaparse de espíritu austenita: el centro urbano no difiere mucho del que la familia conoció -y que la autora menciona en la Abadía de Northanger o Persuasión-, y las aguas con olor a huevos podridos que hicieron famosa la ciudad ya en tiempos romanos siguen estando ahí para curar dolencias reales o imaginarias.

2017-02-13-13-01-12En el Jane Austen Center podremos encontrar algunos manuscritos expuestos, vestuario de la regencia y grabaciones relacionadas con su obra. También nos explicarán parte de la vida de Austen y podremos visitar una tienda donde comprar recuerdos literarios sobre la autora u otros que juran amor eterno a Darcy…

2017-02-13-12-59-15Si continuamos ascendiendo por esa misma calle, podemos ver una estructura romana conocida como el Circo –The Circus-, por su forma circular. Es un conjunto de edificios que albergan oficinas y casas de las más ostentosas de la ciudad. Fueron diseñadas por el arquitecto John Wood, el viejo, y su hijo completaría la construcción en el año 1768.2017-02-13-13-08-28

2017-02-13-13-13-07A su izquierda se sitúa el Royal Crescent, una hilera de treinta casas georgianas con balcones que se aposentan en lo alto de la colina conocida como el Crescent. Fueron diseñadas por John Wood, el joven, y construidas entre los años 1767 y 1774.

2017-02-13-13-39-05Para finalizar mi recorrido, caminé hasta el gigantesco Royal Victoria Park, que también alberga el jardín botánico, donde me visitaron muchas ardillas que esperaban su almuerzo.

Espero que os haya gustado la crónica y que os animéis a pasaros por un lugar tan evocador como Bath. Yo, probablemente, no andaré muy lejos. Estoy segura de que no os decepcionará. Además de todo lo que os he contado, encontraréis también mucha actividad cultural, y una infinidad de pubs y restaurantes para recuperar fuerzas, y muchas tiendas para dejaros tentar.

 

2017-02-13-15-42-24-1

Por Paula Villalba (@theescrivener )

 

Una tarde con Mila Cahué

Para un austenita, pasar una tarde hablando de Jane Austen es un raro placer. Poder discutir durante horas sobre si Charlotte Lucas fue una mala amiga al casarse con Collins o fue una mera superviviente, sobre cuando Elizabeth Bennet se enamoró del señor Darcy o si Emma fue una verdadera amiga para Harriet Smith o si solo la uso egoístamente, no ocurre cada día.

Si encima es durante una charla con Mila Cahué, se nos abren las puertas a otra dimensión, la dimensión psicológica de sus personajes. Esto es lo que ocurrió el sábado 18 por la tarde en la Casa del Libro de Barcelona.

Mila nos habló de las parejas en las novelas de Jane Austen, de las bien avenidas, de las no tan bien avenidas, de cómo los protagonistas se equivocan, aprenden y rectifican a lo largo de la novela para ganarse un final feliz, un matrimonio feliz, en realidad, una vida feliz. Porque, como dijo Mila, se aprender a ser feliz y Jane Austen nos enseña a serlo dándonos un manual en cada una de sus novelas.

También nos habló de los personajes oscuros desvelándonos el carácter del perverso narcisista y cuanto más detalles nos daba, más reconocíamos a Wickham, a Henry Crawford o a Isabella Thorpe.

¿De que más hablamos? De la maestría y grandeza que demuestra Jane Austen construyendo personajes principales que son héroes y heroínas no por ser protagonistas sino porque aprenden y crecen con las dificultades del día a día, de la vida misma. Ellos aprenden a tomar sus propias decisiones, a ser ellos mismos, y eso les hace ser libres. Elizabeth Bennet fue realmente libre al rechazar dos interesantes ofertas de matrimonio y fue libre al aceptar la tercera. Darcy aprendió a dejarla ser libre al dejarle la opción de rechazar su segunda propuesta. Todo esto lo relata Jane Austen con un gran dominio de la lengua y con una gran elegancia, en la forma y en el fondo.

En palabras de la propia Mila: “la gran lección de Jane Austen es enseñarnos como superar el dolor de la vida y mostrarnos cómo el verdadero valor es corregir nuestros propios defectos elegantemente”.

De todo esto, y mucho más, se habló durante la charla de Mila Cahué. Si queréis conocer de qué mucho más, tendréis que venir a una de sus charlas. Hay una cada mes hasta diciembre.

Por Neus Baras

San Valentín en la época de Jane Austen

¡Feliz San Valentín, austenitas! Como sabéis, es el día de los enamorados, y esta tradición se remonta a siglos atrás. En las obras de Jane no hay referencias a la celebración de este festejo. ¿Demasiado romántico, tal vez, para nuestra mordaz escritora? No obstante, San Valentín se celebra en Reino Unido desde el siglo XVII, siendo la tarjeta más antigua conservada la que escribió Charles, duque de Orleans, a su esposa mientras él estaba en prisión.

puzzle purse 8x8 front

Por desgracia para nuestros héroes de regencia, las tarjetas de San Valentín tal y como hoy las conocemos no existían… Así que cualquiera que quisiera declarar su amor en esta señalada fecha tenía que sacar todas sus dotes de artista y ¡pintarla a mano! Sí, sí, pintarla. Porque como demuestra la posterior evolución de las tarjetas de San Valentín, nunca bastaba con escribir unos versos de amor, sino que además había que adornar la tarjeta con dibujos de corazones, flores… toda la iconografía temática que hoy de sobra conocemos; en ocasiones incluso se añadía auténtico encaje o pintura dorada a los bordes.

photos%2F2011%2F02%2F14%2FSafariScreenSnapz062

photos%2F2011%2F02%2F14%2Fvalentien-writer2¿Qué sucede con los versos escritos? Ya nos advirtió Jane Austen a través de Lizzy Bennet de la “eficacia de la poesía para matar al amor (…) un mal soneto es suficiente para hacer que desaparezca”. De modo que lo que un caballero escribiese en su tarjeta era, por supuesto, de suma importancia. Aquellos que carecieran de la labia de pillastres como Wickham o Willoughby podía recurrir a los “Valentine writers”: pequeños libritos baratos de papel impreso con diferentes poemas, incluso adaptados a distintas profesiones. Si la dama en cuestión también era más de bailar y coquetear que de emular a Keats, también podía acudir a estas publicaciones, que incluían una sección de respuestas femeninas apropiadas. ¡Qué romántico!

photos%2F2011%2F02%2F14%2Fvalentien-writer444

4ec58d3a6569c20c70d937f51c8a13c35829240af6c30b911b054f4559d7fa02Anteriormente, las tarjetas que en ocasiones acompañaban pequeños regalos estaban hechas de pequeñas placas de metal y grabados en madera, y más adelante, litografías. No fue hasta mediados del siglo XIX, con la estandarización del sistema de correos, que el progreso industrial victoriano permitió comercializar tarjetas producidas en masa, que incluían dibujos ya impresos, encaje de papel y letras doradas; aún pueden encontrarse algunas en librerías de libros antiguos.

early-valentines7

No quedaría mucho para los animalillos purpurinados  y viñetas verdes de las sentimentales Hallmark que encontramos hoy en el supermercado. ¡Viva el amor!

¿Prefieres recurrir a la tarjeta de Regencia, más personal?

Te enseñamos cómo hacer una en el siguiente vídeo.

-Por Elena Truan