Los artículos de merchandising de Jane Austen más innecesarios

Jane Austen es una de las escritoras más adaptadas a la gran y pequeña pantalla de la historia, y con uno de los mayores volúmenes de seguidores de entre todos los escritores. Naturalmente, eso conlleva que haya una cantidad exorbitante de productos de merchandising inspirados en sus novelas y películas. Algunos productos obvios son las tazas de té, pósters de citas de sus obras, material de escritura… E incluso camisones largos y románticos que evocan la época de la autora.

austenland-darcy-collectible

Como fans de Jane Austen, todos hemos sucumbido a la tentación de algún artículo Austeniano que nos ha encantado. De hecho, en un artículo previo hablábamos de productos que todo austenita adoraría: objetos prácticas y/o decorativos que nos recuerdan a nuestra autora preferida y muestran nuestras preferencias literarias. Todo esto está muy bien, pero siempre hay que tener cuidado: aunque todos podemos permitirnos algún detalle kitsch en nuestra vida que nos haga absurdamente felices, y el frikismo, al fin y al cabo está de moda y puede ser muy sano, hay que procurar no entusiasmarse y acabar como Jane Hayes en Austenland.

images

Cuanto más se observa esta habitación, más sensaciones de fan loca nos llegan… y más artículos absurdos podríamos encontrar por ahí. Por eso, y con afán humorístico, y no de juzgar a nadie que haya caído en comprar, o fabrique, alguno de estos productos nos hemos decidido a buscar y enumerar los artículos más curiosos que pueden encontrarse entre el merchandising austeniano:

  1. Cirio de Jane Austen, patrona del… ¿matrimonio?

¿Te falta alguna santa en tu altarcito? Todos creemos que Jane era una diosa literaria, pero igual esto ya es pasarse…

images (1)

cd2cc7dd2803aa83f2e396161f777cd3

  1. Tiritas de Jane Austen, por si sangra tu corazón roto, suponemos.

A ver, si son muy monas, pero… ¿tiene Jane Austen propiedades cicatrizantes? ¿Es necesario realmente?

jane-austen-bandages

  1. Retrato de Darcy, óleo industrial sobre lienzo, circa s.XXI. Réplica real del que sale en el libro.

Nada en contra de ser fan de Colin Firth y su magistral interpretación como el héroe austeniano más popular, pero… ¿realmente hay que mostrar tu amor por él en un lienzo en tu casa que evoca los tiempos en los que no había fotos? Disclaimer: Tampoco hace falta colgar una foto.

mini-canvas-6

  1. Posavasos de héroes austenianos

De nuevo, a todos nos gustan los héroes austenianos. Está bien ser fan. Pero a lo mejor dejar que sus caras impresas protejan la mesa del culo de un vaso frío no es la forma más normal de demostrarlo.

coasters-1

  1. Almohada de Darcy. Porque Colin Firth no tiene escalofríos en su casa mientras duermes junto a su foto.

Una vez más… Sí, no pasa nada. No, no vamos a juzgarte. Duerme con esta funda si quieres. Pero reconocerás que normal, normal, normal… No es.

Screen-Shot-2017-09-15-at-12.14.04-1

  1. Los calzoncillos para ser como Wickham.

Sin comentarios.

thomp-boxer-shorts

  1. Tanga de “Esperando a mi Knightley”

Bueno, es suficiente internet por hoy.

thomp-thong

Por Elena Truan, con sus disculpas.

Anuncios

Una nueva adaptación de Orgullo y Prejuicio: ¿a favor o en contra?

Se anunció en agosto de 2017 que habría una adaptación nueva de Orgullo y Prejuicio para el canal de ITV, y desde entonces parece haber caído el silencio. El reparto y la fecha de estreno siguen siendo un misterio; las localizaciones, una incógnita. Mientras esperamos a que más detalles salgan a la luz, me gustaría valorar las posibilidades de esta nueva adaptación con nuestros lectores.

Los datos que se conocen sobre el proyecto son los siguientes: en primer lugar, es la productora Mammoth Screen, que también está detrás de series de audiencia altamente austenita como Poldark o Victoria, la que ha encargado el guión de la adaptación. En segundo lugar, la elegida para escribir dicho guión adaptado es Nina Raine, aclamada dramaturga autora de las obras de teatro Consent y Tribes.

Las declaraciones de Raine han dejado claro que no será una adaptación como aquellas a las que nos tienen acostumbrados en general. “Orgullo y Prejuicio es en realidad un libro muy adulto, mucho menos bonnet-y [por bonnet, sombrero de la época de regencia] de lo que la gente asume.” Raine espera “hacer justicia a la inteligencia oscura de Jane Austen -chispeante, sí, pero chispeante como lo es el granito.” El director de Mammoth Damien Timmer ha añadido además que en una era en la que la audiencia consume dramas en serie, “tiene sentido retomar los clásicos,” y que “toda generación necesita su propia adaptación de la novela perfecta.” Se dice que la serie se estrenaría en 2020, 25 años depués de la adaptación de la BBC con Colin Firth en el papel de Darcy, considerada por muchos fans como insuperable. También se cumplirían 15 años desde la adaptación de Joe Wright para la gran pantalla, de la cual se suele apreciar más la Elizabeth Bennet de Keira Knightley.

Algunas reacciones a la noticia han sido negativas, comentando que nadie está interesado en una adaptación más oscura de la famosa obra, como se dice que será, o quejándose de la poca originalidad de rehacer una adaptación de la misma novela (pudiendo tal vez adaptar otras menos conocidas o trilladas, o escribir contenido original para la televisión). Otras, en cambio son más positivas y abiertas a lo que pueda traernos Nina Raine a los austenitas. Lo que sí es bastante interesante recalcar es que la autora jamás ha visto ninguna de las adaptaciones, mejor o peor conocidas, de Orgullo y Prejuicio a ningún formato audiovisual, de manera que el libro sobre el que va a escribir el guión existe para ella únicamente en su cabeza.

Lo cierto es que, con el tiempo y la revisión de las novelas canónicas de Austen, las adaptaciones han ido cambiando. Los años están permitiendo sacudirse el polvo de años de crítica patriarcal que suavizó las educadas denuncias de Austen a la sociedad, dejando las pepitas de dorado sarcasmo escaparse por su filtro para solo dejar las piedras grandes y burdas de un cortejo romántico entre jóvenes educados. Tal vez los críticos que consideraron las novelas de Austen de inofensivas y dirigidas a un público femenino de bien lo hicieran por pura torpeza a la hora de pillar su ironía; tal vez, por una simple omisión de la idea de que una mujer fuera capaz de escribir novelas de profunda crítica social; o tal vez, algún crítico listo quisiera esconder deliberadamente el valioso contenido de sus novelas y las alabó para que no fueran olvidadas, de una forma en la que la sociedad las aceptaría (siendo este último caso bastante improbable y novelesco). No obstante, parece apreciarse una mayor vivacidad en las adaptaciones actuales, empezando Joe Wright con Orgullo y Prejuicio a recalcar escenas que reflejaban el sufrimiento de la mujer en la sociedad disfuncional de la época de regencia, y convirtiendo las adaptaciones a serie web de Pemberley Digital los problemas en actuales. Lidera la marcha de momento Whit Stillman con su adaptación de Lady Susan, titulada Amor y Amistad, que consiguió captar la ironía dura y a la vez brillante de Austen a un nivel de humor Wildeano.

Sería fantástico para los lectores de Austen de todo el mundo, y los austenitas principiantes, que esta adaptación que se anticipa oscura consiguiera igualar o superar a Stillman reflejando el auténtico carácter de nuestra autora preferida. Mi mayor miedo, infundado por el contenido estirado de novelas feministas que se encuentra fácilmente hoy en día en las plataformas de contenido, es que Raine nos traiga una serie rebosante de feminismo enlatado de fácil consumo y falacia rápida, que desvirtúe la delicadeza de la crítica social. No obstante, si Nina Raine consigue crear una obra de sutil ironía y fuerte significado, y encuentra los silencios adecuados y las conversaciones relevantes de Orgullo y Prejuicio (si es que las hay irrelevantes), se convertirá en mi nueva heroína.

Por Elena Truan.

Emma Approved vuelve, ¡y no está sola!

Hace cinco años que Emma Approved, la adaptación de Emma a serie digital, encantó a miles de espectadores que venían de ver la primera y anterior producción de Pemberley Digital, The Lizzie Bennet Diaries. Muchos clamaban por una secuela, e incluso apostaban por el crossover tras la aparición estelar de Caroline Bingley como Mrs. Elton en Emma Approved, encajando los dos personajes de forma magistral. Mientras los puristas se llevan las manos a la cabeza y los espectadores más abiertos a interpretaciones que se desvían del canon ven los capítulos una y otra vez, Pemberley Digital ha preparado su siguiente proyecto austeniano.

Los más atentos de los seguidores de las series digitales habrán detectado que desde hace un tiempo las redes sociales de Emma Approved se reactivaban, con vagas noticias que hablaban sobre volver.

Según nos hemos acercado a Octubre, los posts se han vuelto más activos y han provocado la curiosidad con fragmentos del primer capítulo de la segunda etapa de Emma Approved. Algún comentario remarcaba que lo ideal sería que preparasen una nueva adaptación, pero no será necesario: el primer capítulo ya está en YouTube, y trae no una, sino DOS sorpresas para los fans de las secuelas, los crossovers, y las nuevas adaptaciones.

No queremos reventaros el capítulo, así que no diremos nombres: sólo que el nuevo caso de coaching para Emma se trata de un hombre que desea cambiar su vida tras decisiones que no le hicieron feliz, y que puede que ayude a Emma a superar un caso fracasado de una joven que se arrepintió de una boda… ¡Y que aparecerá por las oficinas de la empresa un personaje pomposamente entusiasmado por el trabajo!

Por desgracia, la nueva etapa de Emma Approved está sujeta a conseguir financiación. El plan actual de producción es solo a dos meses vista, según aseguran en su página de Patreon. Llevando la interactividad un paso más allá, han abierto una página de Patreon, un sistema colaborativo de mecenazgo de proyectos, indicando que los donantes serán considerados accionistas de la empresa de coaching de Emma, pudiendo tomar decisiones con respecto al rumbo de la empresa (incluido votar las preguntas que aparecerán en los Q&A) y acceder a contenidos especiales como vídeos de “detrás de las cámaras”. Actualmente cuentan con 382 accionistas, pero el objetivo para que la serie continúe tras dos meses es de 1000.

¡Puedes colaborar donando para Emma Approved aquí!

Y sin más dilación… Aquí tenéis el primer capítulo:

Por Elena Truan Aguirre.

LATIENDO AL UNÍSONO

Latiendo al unísono con las últimas frases de Persuasión, lanzo un suspiro liberando el aire que sobra cuando la emoción contenida te mantiene atrapada desde muy dentro.

Es una historia bañada de melancolía, tejida con sentimientos que todo lector con sensibilidad puede percibir como propios; una melodía lenta y cadenciosa que transmite ternura, pasión resguardada y que va in crescendo de la mano de Anne Elliot, acompasada por su propia evolución interior y ese destino justo que repara una decisión tan desacertada como poco natural, logrando un final merecido y deseado: ”la evolución natural de un comienzo antinatural.”

La vida de Anne está marcada por el desafecto desnaturalizado de una familia que tiene poco de honrosa, donde los títulos, la fortuna, la vanidad, la superficialidad emocional y la escasez de inteligencia a todos los niveles la llenan de dolor. Siempre necesitada de un abrazo verdadero y confiado, lo encuentra sólo en la sustitución de la figura maternal, lady Russell, el único vínculo  que la sostiene y le permite costosamente remendar sus profundas  heridas. Para el resto del mundo solo era Anne.

Ella atesora dulzura y fortaleza interior frente a la adversidad, está obligada a caminar en la invisibilidad, a manejarse entre sombras, decepciones, desprecio y dolor como únicos compañeros. Acostumbrada a ceder por estrategia para sobrevivir, cae en la trampa de un persuasivo consejo formulado desde un sentimiento maternal, pero que tan sólo consigue confundirla y hacerle creer en un deber que se convierte en el acto más sensato: el deber de abandonar un amor tan apasionado como verdadero. Por ello y a pesar de ello, queda rota y necesitada de los más intensos consuelos que de ningún modo recibirá.

Se han perdido y para siempre.

Por su parte, Wentworth debe realizar un duro trayecto personal desde el rechazo y la pérdida de su único gran amor cuando se siente totalmente enganchado a su esencia. Encontró en Anne lo que siempre había buscado y recibe un golpe tan duro que tumba cualquier atisbo de esperanza y lo sume en un triste resentimiento; pero éste no es más que un mal disfraz de su agonía, que se desmorona con la angustiosa sensación de volver a perderse de nuevo, precísamente cuando el destino acaba de concederles el regalo maravilloso de una segunda oportunidad.

Ambos creían haber borrado el afecto mutuo, pero inconscientemente siguen rechazando las oportunidades que van apareciendo en su vida como si en algún lugar de su interior quedase una mínima luz, un rescoldo, un mínimo resquicio por donde pueda colarse lo imposible.

Eran merecedores el uno del otro.

“Habría sido imposible encontrar dos gustos más semejantes, dos sentimientos más armónicos, dos semblantes más amados. Y sin embargo, ahora eran dos extraños; no, incluso peor que extraños, porque los extraños pueden terminar conociéndose. Estaban distanciados para siempre.”

La pérdida de alguien que ha cautivado e invadido de forma tan intensa su interior logra transformar a una muchacha bonita, dulce, recatada, refinada y sensible en una mujer apagada y consumida, sin brillo en la mirada. Sin necesidad de culpar a nadie, aprende la lección. Los prejuicios ajenos y la necesidad natural de encontrar un refugio por las circunstancias que la rodeaban fueron los peores consejeros a la hora de tomar una decisión que tornaría la felicidad en tristeza y el recuerdo en olvido. Un poso de sentimientos que ahora viaja a la deriva. Anclada a un paisaje otoñal interior.

Y por fin, el reencuentro inesperado.

Es preciosa la descripción de las primeras veces en las que coinciden, la lenta evolución de los personajes hacia lo que resulta previsible, si no forzoso, cuando los sentimientos son constantes e imperecederos.

Anne atesora cada mínimo gesto que proviene de Wentworth, un cruce de miradas, el episodio con su pequeño sobrino, la ayuda a subir en el carruaje… tantos pequeños gestos que la hacen reflexionar y analizar constantemente sobre su comportamiento hacia ella. A veces siente que debería pasar desapercibida ante un rechazo que cree seguro, pero no puede evitar el arrebol de sus mejillas y las muestras del maremoto de emociones que le provoca su presencia. Su ser es receptivo e insubordinado, posee una rebeldía que es imposible de controlar, somatizando cada oleada de emociones y sentimientos que escapan para mostrarse al mundo. Una mujer apasionada.

Wentworth tiene que redescubrir a Anne, volver a verla tal y como es, y también analiza sus gestos, palabras y comportamiento. Y nota cómo se aviva la llama nunca del todo apagada cuando se encuentra con una mujer que sigue conservando la dulzura que lo cautivó y la firmeza de espíritu que le permiten tomar decisiones por ella misma. La figura de Anne se perfila con la más delicada paleta de colores que podría manejar el mejor de los artistas. Está cautivado, el autoengaño ya no le consuela. Es Anne, su Anne.

A partir de este punto, los caminos se cruzan de nuevo y son conscientes de esa segunda oportunidad con la que el destino, mágicamente y siendo justo, ha conseguido unirlos de nuevo.

No pueden perderse. No deben. Ahora es lo prudente y conveniente, lo obligado.

Wentworth no ha encontrado a nadie que pueda conquistarlo tan intensamente como lo ha hecho Anne. Y ella florece, renace hacia el exterior, cuando la ilusión y la esperanza invaden su interior.

Al llegar a esa apasionada carta del capitán, todos los que hemos leído Persuasión vivimos, como él, “entre la agonía y la esperanza”.

A mí también me traspasó el alma, hizo encender mis mejillas sintiendo esa pasión dulce y contenida que transforma un sentimiento otoñal finalmente en un “verano interior invencible” parafraseando a Camus.

Gracias, querida Anne, por llevarme de tu mano, por mostrarte y compartir contigo sentimientos tan intensos como verdaderos y que finalmente han conseguido que me embargue la emoción cuando la sabia, sensible e inteligente pluma de Austen hace que volvamos a creer en las segundas oportunidades, en la justicia del verbo deber carente de un único criterio, en la unión de dos personas que sobrepasan en valor a sus circunstancias.

Por Mª Ángeles Lorente

Socia de JASES

 

¿POR QUÉ NOS GUSTA TANTO JANE AUSTEN?

Hoy conmemoramos un nuevo aniversario del fallecimiento de Jane Austen… La escritora que me cambió la vida 😉

No quiero aburriros con “batallitas” personales, y menos en un día como el de hoy, en el que el protagonismo tiene que ser para nuestra querida Jane Austen. Pero, con vuestro permiso, sí que me gustaría compartir algunas reflexiones en torno a su figura.

¿Por qué te gusta tanto Jane Austen? No sé cuántas veces habré escuchado esa pregunta. De hecho, es posible que ya haya hablado de eso en alguna entrada anterior… ¿Por qué me gusta tanto? Pues no lo sé, la verdad. Pero, si algo tengo claro a día de hoy, es que no soy un caso aislado. He tenido la oportunidad de compartir muchos ratos con austenitas de ambos lados del Atlántico y he comprobado que el amor por Austen y sus obras es un bien endémico 😉 ¿Y cuál es la razón? ¿Qué tiene esta autora para cautivar así a tantos lectores? Porque hay muchos escritores geniales, pero no son tantos los que tienes seguidores tan apasionados como Jane Austen.

Lo cierto es que no creo que haya una sola razón, sino tantas como seguidores acérrimos de esta gran autora, porque en cada caso se trata de una historia personal, de un encuentro personal con una mujer admirable.

¿Qué tienen las obras de Austen para cautivar a tantos lectores? Humanidad. Esperanza. Sentido del humor. Respeto. Delicadeza. Armonía. Belleza. Educación. Elegancia… y otros muchos valores. Tantas cosas que, en ocasiones, echamos de menos en la sociedad actual. Y eso no se debe a que en aquel entonces todo fuera mejor, sino a la capacidad de Austen de mostrar el lado positivo de las cosas, la belleza de los pequeños detalles, la grandeza del ser humano.

Hay autores, de gran calidad muchos de ellos, que impregnan sus escritos de amargura y desesperanza, fruto de su desengaño o de su percepción negativa de la realidad. Reconozco que huyo de esos escritores como de la peste 😛 No tengo ganas de que amarguen la vida, o de terminar un libro planteándome si vale la pena seguir en este mundo injusto o no. Jane Austen, sin embargo, vuelva en sus libros una mirada esperanzadora de la realidad. No es ajena a las malas conductas, a los vicios, a las injusticias sociales… Están ahí, en sus novelas. Pero ella es capaz de ver más allá, porque percibe la grandeza del alma humana. Cada persona es única y es capaz de escribir su propia historia, por muy adversas que sean las circunstancias. Jane Austen lo hizo, y dificultades no le faltaron.

¿Por qué me gusta tanto Jane Austen? Porque decidió seguir su propio camino y ser fiel a su estilo, aunque eso pudiera alejarla del éxito… Ya que traicionarse a uno mismo es el mayor fracaso. Jane Austen supo impregnar sus obras de armonía y grandeza porque poseía esas cualidades. Nadie da lo que no tiene… Pero ese nunca fue su problema.

Conmemoramos un nuevo aniversario del fallecimiento de una de las mejores escritoras de la literatura universal. Sus obras son un legado maravilloso para todos aquellos que sepan apreciarlas. Ojalá que cada vez sean más los que se introduzcan en esas páginas. Desde JASES haremos todo lo posible para que así sea.

¡Gracias, Jane!

Por Miguel Ángel Jordán

LAS ADAPTACIONES AUDIOVISUALES DE LAS NOVELAS DE JANE AUSTEN

Hola a todo el mundo 🙂

Como dicen en mi tierra, ¡ya no queda na’! La jornada “Del papel a la pantalla” está a la vuelta de la esquina. El número de inscripciones sigue subiendo y, con toda seguridad, será inferior al de asistentes 😉

Lo que empezó como un intercambio de mails y una breve conversación en la cafetería de la facultad de Filología de la Complutense al terminar el Study Day de noviembre ha ido tomando forma y, muy pronto, cobrará vida.

Ponencias, comunicaciones, una mesa redonda, la presentación de una novela biográfica sobre Jane Austen y, sobre todo, muchas preguntas, conversaciones, nuevas amistadas y ganas de volver a quedar. Va a ser una gran experiencia y, con vuestra ayuda, no será algo aislado. Nos esperan en muchas ciudades de España y en muchos países del mundo.

¿Se nota que estoy ilusionadísimo con este evento? 😉

Dios mediante, tendré la suerte de participar con una ponencia titulada “los retos del adaptador audiovisual”. Llevo meses dándole vueltas, semanas leyendo y releyendo libros y artículos, y algunos días perfilando el contenido de esta conferencia. Sé que no me va a dar tiempo a comentar todo lo que me gustaría, porque somos muchos los ponentes y hay que respetar el horario. Es un tema que a mí me ha enganchado, y que estoy seguro de que es del interés de muchos austenitas o austenianos 😛

¿Cuáles son las mayores dificultades a la hora de adaptar una de las novelas de Jane Austen?

No voy a hacer un spoiler de mi ponencia, pero sí que lanzo esta pregunta para que la conteste quien quiera. Así no solo daré mi opinión cuando hable, sino que podré añadir vuestros puntos de vista.

¿Tú que opinas? Si estuvieras a cargo del guión, ¿cuáles serían los retos más difíciles?

Nos vemos pronto.

Un saludo

Miguel Ángel Jordán

SESIONES SOBRE JANE AUSTEN EN EL COLEGIO ORVALLE (MADRID)

Hace unos meses, recibimos un correo electrónico en el que una profesora del Colegio Orvalle de Madrid nos explicaba los proyectos sobre Jane Austen que estaban llevando a cabo en la ESO, y nos invitaba a participar en una jornada que tendría lugar en 22 de marzo, en la que se expondrían los proyectos ganadores.

Como es lógico, accedimos encantados a esta iniciativa tan interesante y, hace tan solo unos días, tuve la suerte de visitar este centro educativo en representación de JASES, e impartir diversas sesiones sobre el estilo literario de Jane Austen. Es decir, les conté mi tesis pero en versión reducida y adaptada al público juvenil 😉

Reconozco que me hacía mucha ilusión este evento. Soy profesor, aunque actualmente trabajo en la Universidad, durante muchos años he dado clases en ESO y, como escritor de literatura juvenil, he visitado muchísimos colegios de toda España para hablar del proceso de escritura creativa… Por lo que me encuentro muy cómodo en ese entorno, y si además es para hablar sobre Jane Austen, ¡pues mejor que mejor!

Como os decía, mi predisposición era muy favorable a esta jornada, pero cuando vi los trabajos que habían preparado las alumnas, comprobé su conocimientos de las obras de Jane Austen y su gusto por estas novelas, y pude presenciar en directo diversas representaciones de algunas escenas de las historias de Austen… La ilusión dio paso a la fascinación 🙂 . Todo esto, acompañado de la amabilidad con la que me recibieron y me trataron en todo momento convirtieron esa jornada en una experiencia inolvidable.

Como docente, sé lo ajetreado y complicado que puede ser el día a día en un centro educativo. Y por eso valoro mucho más todos los esfuerzos que hace una gran parte del profesorado para no limitarse a los contenidos mínimos, sino idear y organizar actividades que enriquezcan a sus alumnos y alumnas, incentiven su curiosidad y espíritu creativo, y les ayuden a desarrollar sus aptitudes. Esto lo he observado en la gran mayoría de colegios que he tenido la oportunidad de visitar y lo comprobé en persona en mi breve estancia en Orvalle, en la que, además, todas las intervenciones, las mías y las del público asistente, fueron in English, of course 😉 . En este cole, lo del bilingüismo no se limita a poner carteles de classroom, toilets y second floor 😛 .

En entradas anteriores y publicaciones en nuestras redes sociales, os hemos hablado del increíble trabajo que nuestra socia María Ángeles Lorente está desarrollando con sus alumnos de Primaria. Y nos alegra comprobar que no es la única que ha llevado a Jane Austen de vuelta al cole.

Aunque la mayoría de las actividades de JASES se realizan en un entorno universitario, estaremos encantados de poner todo lo que esté de nuestra parte para que sean muchos los colegios que se animen a fomentar la lectura de las obras de Austen entre sus alumnos. La experiencia escolar de Jane Austen fue bastante breve y algo traumática, pero eso no es obstáculo para que sea una maestra de la que todos tenemos mucho que aprender. Y cuanto antes comencemos, mejor.

Muchas gracias al colegio Orvalle por su invitación, en especial a Mari Carmen MacDonald, que fue quien se puso en contacto con nosotros y quien hizo posible la increíble jornada del 22 de marzo.

A continuación os ofrecemos algunos de los trabajos realizados por estas “accomplished young ladies”.

Por Miguel Ángel Jordán

 

 

EL MATRIMONIO EN LAS NOVELAS DE JANE AUSTEN (PARTE 3ª)

Continuamos con la serie de entradas sobre el matrimonio en las novelas de Austen. Si queréis leer las anteriores podéis hacerlo pinchando en los siguientes enlaces:

PARTE 1ª

PARTE 2ª

En esta tercera parte vamos a hablar de:

Matrimonio entre hombre bien posicionado e inteligente y mujer guapa, pero tonta

Aunque el título de este apartado puede resultar chocante u ofensivo, confiamos en que no sea así, puesto que no se está juzgando a nadie real, ni pretendemos extrapolar ningún juicio de valor. En cualquier caso, esta idea casi textual corresponde a Jane Austen, por lo que sería a ella a quien habría que pedir explicaciones.

Del mismo modo que, como se vio en una entrada anterior, esta autora siente un gran respeto por el ministerio sacerdotal, pero no duda en arremeter contra los clérigos que no viven según lo esperado; Austen es una gran defensora de su sexo, pero no tiene ningún reparo a la hora de burlarse y parodiar con crueldad a aquellas mujeres que destacan por su falta de inteligencia, sentido común o educación.

En varias de sus novelas encontramos parejas con una gran disparidad, no solo en cuanto al carácter o a los gustos, sino a la inteligencia. Esto tiene consecuencias distintas en cada caso, pero en general se muestra como algo no deseable, que tiene sus repercusiones en la familia.

Resultado de imagen de mr john dashwoodA modo de introducción para este breve subapartado, citaremos las palabras de Mr. John Dashwood, que no es precisamente un ejemplo de delicadeza cuando trata con sus hermanas, en las que no duda en cuantificar los frutos de la belleza femenina, estableciendo una relación económica entre el atractivo de una mujer y la fortuna de sus posibles pretendientes.

At her time of life, any thing of an illness destroys the bloom for ever! Her’s has been a very short one! She was as handsome a girl last September, as I ever saw; and as likely to attract the man (…). I question whether Marianne now, will marry a man worth more than five or six hundred a-year. (S&S: 195)

Si esto era así, no es de extrañar que hubiera hombres solventes que se sintieran decepcionados al comprobar que, tras ese rostro agraciado, no se hallaba la persona que ellos pensaban.

Reproducimos aquí un extracto en el que se nos ofrece la visión de Mr. Palmer desde la perspectiva de Elinor. Sorprendida por sus modales bruscos, la juiciosa joven busca una explicación para esta actitud, y estas son sus conclusiones:

Resultado de imagen de mr john dashwoodHis temper might perhaps be a little soured by finding, like many others of his sex, that through some unaccountable bias in favour of beauty, he was the husband of a very silly woman,–but she knew that this kind of blunder was too common for any sensible man to be lastingly hurt by it. (S&S: 96)

Llama la atención la naturalidad con la que el narrador afirma que este tipo de matrimonios ocurren con tanta frecuencia que ya no pueden causar sorpresa ni “daños permanentes”.

La actitud de un hombre de buen sentido al comprender su error al casarse con una mujer de la que esperaba más capacidad intelectual y mejor carácter puede ser muy distinta. Ya hemos visto el modo de comportarse de Mr. Palmer –aunque tenga otros motivos–, veamos ahora la actitud de Mr. Bennet:

Resultado de imagen de mr and mrs bennetHer father, captivated by youth and beauty, and that appearance of good humour which youth and beauty generally give, had married a woman whose weak understanding and illiberal mind had very early in their marriage put an end to all real affection for her. Respect, esteem, and confidence had vanished for ever; and all his views of domestic happiness were overthrown. But Mr. Bennet was not of a disposition to seek comfort for the disappointment which his own imprudence had brought on, in any of those pleasures which too often console the unfortunate for their folly of their vice. He was fond of the country and of books; and from these tastes had arisen his principal enjoyments. To his wife he was very little otherwise indebted, than as her ignorance and folly had contributed to his amusement. This is not the sort of happiness which a man would in general wish to owe to his wife; but where other powers of entertainment are wanting, the true philosopher will derive benefit from such as are given. (P&P: 207)

Estoicismo, sarcasmo y una reducción del trato al mínimo imprescindible parecen ser las consecuencias de esta unión que, como se verá más adelante, tiene su repercusión en la educación de sus hijas, y así es visto por la más observadora e inteligente de ellas.

Por último, citaremos el caso de Lord Bertram que fue, en palabras de la autora, cautivado por la joven Miss Maria Ward, de la que se nos contará que poseyó una gran belleza que el tiempo no ha llegado a extinguir.

Resultado de imagen de lady bertram mansfieldAbout thirty years ago Miss Maria Ward, of Huntingdon, with only seven thousand pounds, had the good luck to captivate Sir Thomas Bertram, of Mansfield Park, in the county of Northampton, and to be thereby raised to the rank of a baronet’s lady, with all the comforts and consequences of an handsome house and large income. (MP: 1)

En este caso no se trata tanto de una mujer sin inteligencia, sino más bien indolente y egoísta, preocupada tan solo por su comodidad y reacia a tomar cualquier decisión o realizar el más mínimo esfuerzo. Pero, fueran cuales fueran sus capacidades intelectuales, el resultado final es prácticamente el mismo.

Por Miguel Ángel Jordán

PROGRAMA DE LA JORNADA “DEL PAPEL A LA PANTALLA”

¡Hola!

Se va acercando la fecha del 26 de mayo y ya podemos presentaros el programa de la jornada que estamos preparando con tanto cariño de ilusión.

Podéis descargar el PDF pinchando aquí.

Aunque la asistencia es gratuita, os agradeceremos que os inscribáis enviando un e-mail a info@janeaustensociety.es con vuestro nombre y ciudad de origen. Así podremos enviaros más información sobre la jornada y comunicaros cualquier cambio de planes o noticia relevante.

 “DEL PAPEL A LA PANTALLA”: JORNADA SOBRE LAS ADAPTACIONES AUDIOVISUALES DE LAS NOVELAS DE JANE AUSTEN

 MADRID, SÁBADO, 26 DE MAYO DE 2018

10.00: Bienvenida y presentación de la jornada

10.30: Ponencia: “Algunas claves sobre las adaptaciones audiovisuales”. Dr. Federico Alba. CEU San Pablo de Madrid.

11.00: Comunicación: “Austenitas para el nuevo milenio: adaptaciones y apropiaciones de la obra de Jane Austen en el discurso audiovisual postmoderno”. Cristina Martín. Universidad de Oviedo.

11.15: Ponencia: “Los retos del adaptador audiovisual de Jane Austen.” Dr. Miguel Ángel Jordán. Universidad de Valencia.

11.45: Descanso

12.15: Ponencia: “Consecuencias del proceso de adaptación de P&P y S&S”. Elena Iniesta. Código Cine.

12.45: Comunicación: “Los mitos de la Regencia en las adaptaciones de las novelas de Jane Austen”. Laura Requena. Universidad de Salamanca

13.00: Ponencia: “Vistiendo a Miss Austen: ficción vs realidad”. Charo Palacios y Eva García. Atelier Angélica Absenta.

14.00: Comida

15.30: Ponencia: “Nuevos tiempos, ¿nuevas heroínas? Elizabeth Bennet como Regency Warrior en Orgullo+Prejuicio+Zombies”. Dra. Miriam Borham. Universidad de Salamanca.

16.00: Comunicaciones:

-“A la conquista de Internet. Narraciones transmedia y modernizaciones de la obra de Jane Austen”. María Heredia. Universidad de Granada.

– “De fan a protagonista: Janeites en la gran pantalla”. María Morán. Universidad de Salamanca.

16.45: Ponencia: “Jane Austen más allá de cualquier versión”. Dra. Mila Cahue.

17.15: Mesa redonda y coloquio con los participantes

18.15: Fin de la jornada

¡Contamos contigo!

 

El entail: ¿Por qué Collins hereda Longbourn?

Hay mucho más que amor, sentimientos, desengaños o emociones en las novelas de Jane Austen. El trasfondo argumental de estos libros desvela cómo era la sociedad de la época, las relaciones humanas y los códigos que regían la vida. Muchas de las situaciones que se presentan en estos libros pueden resultar difíciles de interpretar, quizás porque se desarrollan en el contexto de un sistema legal desconocido para nosotros.

El propósito de este artículo, y de algunos más que iremos publicando sucesivamente, es explicar algunas de las instituciones legales del derecho inglés del siglo XIX. De esta manera, este artículo pretende que podamos entender los dilemas a los que se enfrentan los personajes de la autora, y las razones por las que, por ejemplo, y de forma inexplicable para nosotros, encantadoras señoritas de acomodada vida bajo el techo de sus padres tienen la angustia de saber que todo se perderá si su padre fallece y se hallan sin marido. Entenderemos cómo un pariente lejano, al que nadie conocía pero que ahora se revela como despiadado y arrogante, puede recibir en herencia la casa donde ahora viven estas señoritas. Incluso cómo, al casarse, podrían perder todos sus bienes en favor de su marido.

No es este el sitio para realizar un estudio minucioso de cada institución legal: perdón, por tanto, si abordo las figuras legales de forma superficial, pero de esta manera espero llegar más fácilmente a los lectores legos en Derecho, que podrían verse confundidos si nos embarcamos en sesudas explicaciones y tecnicismos legales.

Comencemos por decir que, a diferencia del sistema hereditario existente en España donde hay herederos forzosos (hijos, padres, etc., que invariablemente heredarán por ley), en Inglaterra no existe la institución del heredero forzoso: por el contrario, toda persona es libre de dejar sus bienes en su testamento a quien lo desee. No obstante, en el periodo en el que se desarrollan las novelas de Austen existe una excepción a esta regla: la Primogenitura, por la que el descendiente varón de más edad hereda obligatoriamente, entre otros, los bienes inmuebles y en particular el bien más preciado para una familia inglesa de la época, aquel que garantiza la continuidad del prestigio y el poder: la casa familiar. (Hoy en día está limitado al título nobiliario. La Primogenitura, en el caso español, como es conocido, fue recientemente abolida por sentencia del Tribunal Supremo, que otorgó el derecho a heredar el título nobiliario al hijo/a mayor con independencia de su sexo).

Resultado de imagen de bennet sistersAnte esta situación cabe preguntarse qué sucede en casos en los que no existe tal hijo varón. Cabría pensar que, como en el caso del Sr. Bennet en “Orgullo y Prejuicio”, feliz padre de cinco hijas, sin descendientes varones, su casa pasase, a su muerte, a dividirse entre ellas o fuese a parar a quien el designase. Esto sería lo que automáticamente ocurriría a la muerte del Sr. Bennet, según la ley, de no haber ninguna otra especificación testamentaria. De tenerse sólo descendientes de género femenino, las posesiones de un caballero se dividirían entre ellas a partes iguales, sin tener la primogénita preferencia.

Sin embargo, comprobamos a medida que trascurre el relato, no sin cierta intriga, que ello no puede ser así y que la casa pasará a ser propiedad de aquel pariente lejano (primo o sobrino), al que nadie conocía y que se revela como despiadado y arrogante: Mr. Collins heredará, sin escrúpulo alguno, Longbourn, a pesar de tener una casa propia en su parroquia. ¿Por qué?, ¿Qué impide al Sr Bennet dejar su finca a quien le plazca? ¿Qué puede haber tan poderoso, de tan obligado cumplimiento, que prive a las encantadoras hijas Bennet de su casa y las obligue a marcharse de donde vivían con apenas un periodo de gracia de una semana?

Resultado de imagen de mr collinsPronto abandonamos esta intriga para sumergirnos en el resto de la obra, pero mi cabeza de abogado me hizo buscar la razón de esta situación a medida que leía el libro, y más aún al ver la película, ya que esperaba quizás que, resolviendo el problema, William Collins, el estúpido primo, o sobrino, pariente lejano en todo caso, quedase así, alejado, y Elizabeth Bennet me distinguiese con el honor de ser mi clienta.

En fin, volvamos al nudo de la cuestión. La solución a la intriga está en una antigua y para nosotros muy desconocida institución legal inglesa denominada “entail”. Ya hemos comentado más arriba la importancia para las nobles, y no tan nobles, familias inglesas perpetuar la propiedad de la casa en manos de un solo heredero. Éste debería ser varón y perteneciente a la familia. El objetivo es evitar que la propiedad caiga en manos de varios herederos (herederas en el caso del Sr Bennet) que se verían quizás obligadas a vender la finca por no poder mantenerla o simplemente para evitar compartir una propiedad entre varios. La forma de evitarlo, según el derecho inglés, sería establecer una limitación en la forma en la que los sucesivos propietarios pudiesen disponer en testamento de la casa: así, el propietario otorga un documento denominado entail, un acuerdo familiar que, brevemente, diría (quiero imaginar): “queda limitada la disposición testamentaria de Longbourn en favor de cualquier otra persona que no sea miembro de la familia y varón, sea este descendiente directo o no del propietario.”

Deducimos así (aunque no se menciona en el libro, sí se dice que existe una “disposición testamentaria” que las hijas Bennet intentan explicarle a su madre) que la persona de la familia que dejó en herencia la casa al Sr. Bennet, digamos para simplificar, su padre o su abuelo, la dejó con un entail. Por este acuerdo la disposición de la propiedad inmobiliaria en testamento queda sujeta a unas restricciones previamente establecidas. Y este era sin duda el caso de Longbourn.

Resultado de imagen de mrs. bennetLa Sra. Bennet no quiere entender de disposiciones y acuerdos legales y recrimina a su marido en el Capítulo 13 diciendo: “Tengo por una desgracia el que tus hijas no puedan heredera esta propiedad y estoy segura de que si me viera en tu lugar hace tiempo que habría intentado algo para evitarlo”. Sin embargo, el pobre Sr Bennet, no importa el amor que profesase a sus hijas, no podía hacer nada. El entail era un documento difícilmente anulable. Longbourn jamás sería para ellas, sino para Collins, hijo de un primo suyo con quien, para colmo de males, no tenia en absoluto buena relación como consecuencia de los pleitos que había mantenido con su padre, como se menciona brevemente en la novela, en la carta del Sr. Collins: es posible que dichos pleitos fueran a causa de los intentos del Sr. Bennet, a pesar de lo que le recrimine su esposa, de anular el entail. Porque, efectivamente, sí hay una cosa que el Sr Bennet hubiera podido hacer si su situación económica se lo permitiese: llegar a un acuerdo con Collins y comprarle el entail para anularlo.

Resultado de imagen de mr. bennetSi las partes estuviesen de acuerdo, podrían llegar a la compra por un precio del entail. Así, el actual propietario (el Sr. Bennet) podría llegar a un acuerdo con el futuro dueño (el Sr. Collins) y pagarle una cantidad que anulase el entail dejándole libre para su disposición testamentara de la forma que el desease. Podría incluso hipotecar la casa para ello, y es posible que lo intentase con el padre de Collins. Así se lo hice saber a Elizabeth, pero el pérfido William Collins no accedió a la venta, y, claro, sin su consentimiento no fue posible y ella nunca fue mi clienta. A la luz de esta revelación, el personaje de Collins resulta aún peor, pues es perfectamente consciente de la situación, y podría acordar un precio con el Sr. Bennet que salvase a sus primas de la indigencia, especialmente sabiendo que, si bien Longbourn supondría ingresos para él si lo alquilase, Collins no lo necesita como vivienda, siendo un clérigo con parroquia propia.

Rafael Truan Blanco

Abogado y secretario del Patronato de la Jane Austen Society España.