Jane Austen, Jo March y la higuera de Plath

Este texto contiene SPOILERS de Mujercitas. 

 

La nueva adaptación de Mujercitas no ha gustado a todo el mundo. Algunos alegan que la narración in media res evapora el sentido de la historia original, que es acompañar a las cuatro hermanas March en su paso de la infancia a la madurez. Se dice también que Emma Watson, a pesar de transmitir toda la dulzura, la calma y la feminidad que emana Meg March, anula al personaje con su fallido intento de acento americano. No se consigue conectar con Beth March lo suficiente para apreciar su alma pura, su inagotable generosidad y su curiosa timidez, ni para lamentar tanto como se lamenta su muerte en la novela(a pesar de que la directora consigue mover al espectador con su maestría en la narración). Algunos son ciegos a la perfecta ejecución de Florence Pugh, floreciente estrella que ya deslumbró en Lady Macbeth y en la adaptación televisiva de King Lear junto a Anthony Hopkins, ambas producciones que pasaron muy desapercibidas en nuestro país. Tildan a Pugh de no ser lo suficiente joven, de no parecerse lo suficiente a Amy March… Sin en cambio alabar su acento, su increíble capacidad de mostrar un rango emocional infinito, ni su magistral lenguaje corporal. No diré que no son opiniones válidas y que resulta casi imposible complacer a los ávidos lectores de un clásico de semejante importancia, pues pocas producciones pueden competir con la imaginación de alguien que ha leído y amado una novela. No obstante, la actuación de Saoirse Ronan en el papel de Jo March resulta impecable. Ronan, seriamente rodeada de talento (Laura Dern, Meryl Streep y Chris Cooper son algunos de los veteranos que aparecen como los adultos con los que cuentan las hermanas March para apoyarse) encarna a una de las heroínas más modernas y queridas de la literatura con plena consciencia del peso que esto conlleva.

Lo que me trae a analizar esta adaptación en nuestro blog, generalmente dedicado únicamente a Jane Austen, es la manera en la que Greta Gerwig ha sabido traer a las pantallas modernas una dualidad humana que en el mundo femenino se arrastra desde hace tiempo. Aunque el término resulta anacrónico, bien se dice a menudo que Jane Austen era una escritora feminista, que publicó sus obras y se negó a casarse puramente por conveniencia, y dio vida a personajes parecidos a Jo March, mujeres que verbalizaban sus opiniones y pensaban por sí mismas en una época en la que su género las prefería en silencio. Jo, en principio, es un espejo del alma de toda mujer escritora hasta esa época (y más adelante, toda mujer escritora que tuvo que enfrentarse a la domesticidad como amenaza para su trabajo). Louisa May Alcott se basó en parte en sus hermanas para escribir Mujercitas, y en sí misma para Jo. Gerwig leva a cabo una magistral síntesis de la desazón de Jo cuando Laurie se promete a Amy, cuando Beth no está, cuando Meg ya tiene su propia familia, y ella descubre que su trabajo y pasión no solucionan su soledad.

Esta anagnórisis, que resulta un punto de inflexión para Jo, no es tan sencilla como una joven que quiere casarse y ha tardado demasiado en reconocerlo. No sólo nos muestra a una mujer del siglo XIX que está sufriendo al decidir entre independencia o domesticidad. Nos muestra el corazón roto de una joven de cualquier época que desea tenerlo todo y descubre que no es un camino tan fácil como el que emprenden aquellas afortunadas que encuentran la felicidad en el molde que la sociedad acepta (algo también importante en el personaje de Meg, a quien el día de su boda vemos imponerse a su rebelde y escéptica hermana con la tajante sentencia de feminismo real, que defiende la igualdad verdadera “que mis sueños sean distintos de los tuyos no los hace menos importantes”). Jane Austen probablemente viviese estos momentos una y otra vez, y especialmente en ocasiones como la noche en que decidió rechazar la propuesta de matrimonio que acababa de aceptar, o tal vez cuando Thomas Lefroy se marchó de su vida, si los rumores y esperanzas de las fans más románticas son ciertos. La punzante realidad que traspasa las épocas se siente cuando, viendo a Jo March doblada por el dolor junto a su madre, confesando el dolor que le produce esta dicotomía, una no puede evitar en pensar en la metáfora de la higuera de Sylvia Plath, que escribiría en La Campana de Cristal el siglo siguiente:

Vi mi vida extendiendo sus ramas frente a mí como la higuera verde del cuento.De la punta de cada rama, como si de un grueso higo morado se tratara, pendía un maravilloso futuro, señalado y rutilante. Un higo era un marido y un hogar feliz e hijos y otro higo era un famoso poeta, y otro higo era un brillante profesor, y otro higo era E Ge, la extraordinaria editora, y otro higo era Europa y África y Sudamérica y otro higo era Constantino y Sócrates y Atila y un montón de otros amantes con nombres raros y profesiones poco usuales, y otro higo era una campeona de equipo olímpico de atletismo, y más allá y por encima de aquellos higos había muchos más higos que no podía identificar claramente.Me vi a mí misma sentada en la bifurcación de ese árbol de higos, muriéndome de hambre sólo porque no podía decidir cuál de los higos escoger. Quería todos y cada uno de ellos, pero elegir uno significaba perder el resto, y, mientras yo estaba allí sentada, incapaz de decidirme, los higos empezaron a arrugarse y a tornarse negros y, uno por uno, cayeron al suelo, a mis pies.

Lo que hace universal a Mujercitas, en fin, no son las “cosas que nunca cambian” como el casarse, tener hermanas, o las declaraciones de amor. No es tampoco la nostalgia de los modales, los vestidos o el sentarse junto al fuego, como a menudo se simplifica también a Austen y a muchas otras obras literarias. Lo que hace universal a Mujercitas es lo mismo que hace eterna a Austen y a Plath, al “no soy ningún pájaro” de Brontë. Piensen ustedes qué es.

¿Qué esperamos de la nueva adaptación de “Emma”? Crítica del trailer.

Tras la adaptación a la gran pantalla de “Lady Susan”, titulada “Amor y Amistad”, el listón está bastante alto para los que desean adaptar una obra de Jane Austen de nuevo. Si bien esta adaptación no era perfecta (pocas lo son), el tono irónico y la clave cómica fueron tal acierto que pocas adaptaciones se pueden medir con la obra de Whit Stillman en cuanto a guión. No obstante, Autumn de Wilde nos trae el trailer de su adaptación de “Emma” con una energía y una calidad muy prometedoras.

Nos encontramos ante una adaptación formada por un elenco de actores jóvenes, como corresponde a los personajes principales de la novela, muchos de ellos relativamente desconocidos, pero que ya cuentan con una trayectoria respetable. Les rodean los personajes secundarios, más mayores, encarnados por gigantes de la comedia británica: Bill Nighy es Mr. Woodhouse y la brillante Miranda Hart que apenas vislumbramos en el trailer es Miss Bates, y promete una ejecución impecable y desternillante. La interpretación de Nighy, en cambio, de la que no se duda en absoluto que será de calidad, parece extremadamente desviada del personaje original, siempre inválido, enfermizo, y distraído. En el avance, vemos a Mr. Woodhouse saltando al suelo de las escaleras, siempre erguido, muy espabilado y enérgico. Tendremos que ver qué juego da De Wilde con esta versión del personaje.

Poco llegamos a apreciar de los pretendientes de Emma, excepto que Mr. Elton y Mr. Churchill tienen una apariencia demasiado similar, (parece en el tráiler) poco recomendable para los enredos que nos esperan en Highbury. No hemos visto a Jane Fairfax (aún).

Un Mr. Knightley correcto, aunque distinto de los Knightleys a los que estamos acostumbrados en Mark Strong o Jonhny Lee Miller, es interpretado por Johnny Flynn, que puede parecer un poco joven para interpretar a Knightley, pero tiene exactamente 37 años, igual que su personaje. Por su parte, Anya Taylor-Joy (24 frente a los 20 de Emma, también correcto) tiene un punto pícaro y desdeñoso en su expresión, ese aire mimado y auto-suficiente que podríamos encontrar perfectamente en la guapa, rica, e inteligente Emma.

La puesta en escena, que apuesta por colores más vivos que los tonos pastel a los que las adaptaciones clásicas nos tienen acostumbrados, incluso en el vestuario (por fin), parece exquisita, y el vestuario, con peinados más realistas para la época, aunque resulten menos estéticos que el típico moño desestructurado de Hollywood. Cabe resaltar el pequeño homenaje a la autora que se aprecia en la cruz de ámbar que cuelga del cuello de Emma, igual que la que Jane Austen poseía.

aef gxdg

En general, parece que tenemos por delante una película muy prometedora, con un gran trabajo de investigación detrás, un brillante elenco, y una puesta en escena impecable. ¡Sólo nos cabe preguntarnos si el guión cumplirá con las expectativas de los austenitas más exigentes!

 

Por Elena Truan

Presentamos “200 Años de Austenmanía: recepción, reescrituras y adaptaciones de Jane Austen”

Como editora de este volumen, es mi orgullo y mi honor presentarles una introducción a este libro, cuya edición no hubiera sido posible sin el Departamento de Estudios Ingleses de la Universidad de Salamanca.

Ya son muchas las asociaciones en torno a Jane Austen que se han creado alrededor del mundo desde la fundación, en 1940, de la primera Jane Austen Society en Reino Unido. La Jane Austen Society España es posiblemente la más joven. Desde nuestros inicios en 2016, hemos tenido el placer de participar en la celebración de varios congresos de lectores y académicos, y ha sido un auténtico orgullo poder colaborar en la organización del Jane Austen Study Day de diciembre de 2018 en la Universidad de Salamanca. Desde aquí mandamos nuestro agradecimiento a la Dra. Miriam Borham Puyal, del departamento de Filología Inglesa, sin la cual esta jornada “Austen Goes Viral: From Oblivion to Fame” no habría sido posible, y cuya intervención, “Jane’s Fame and the Sisterhood of Women Writers” aunque no ha podido ser recogida en este volumen, enmarcó a la perfección el tema de la jornada. Nuestros agradecimientos también se dirigen a otros organismos organizadores del evento: el Máster en Estudios Ingleses Avanzados y el Grupo de Investigación Reconocido “Escritoras y personajes femeninos en la literatura”. Sin ellos, la jornada del 17 de diciembre de 2018 no habría sido posible, y este volumen, tampoco.

Así pues, recogemos aquí las intervenciones del vicepresidente de Jane Austen Society España, el Dr. Miguel Ángel Jordán, las comunicantes Laura Requena y Lidia Cuadrado, y otras jóvenes investigadoras que han podido aportar sus investigaciones a este original libro de temas que el lector encontrará muy innovadores en el ámbito de la crítica austeniana.

El Dr. Miguel Ángel Jordán presenta un análisis de las adaptaciones cinematográficas de las novelas de Jane Austen, constante prueba de su universalidad y éxito actual y raíz de su categoría de viral. Estableciendo unas bases para el qué es y qué hace a una adaptación cinematográfica de una obra literaria digna de estudio y/o alabanza, su intervención se lanza a la exploración de las dificultades que presenta el estilo austeniano a la hora de transformar su obra en largometraje. Como caso de estudio, nos ofrece un análisis de Pride & Prejudice (2005), de Joe Wright.

Laura Requena ofrece un repaso exhaustivo de la crítica de Jane Austen durante el siglo XIX. Su estudio resulta una interesante cronología con destacados fragmentos de críticas decimonónicas, que permiten reflexionar sobre la recepción inicial de las obras austenianas como las profundas raíces de nuestra visión actual de la autora. Estas son probablemente las bases de la lectura y recepción de los lectores de Jane Austen a lo largo de la historia, y las que han permitido su evolución posterior como autora de referencia para tratar temas universales que encuentran su éxito tanto en Hollywood como en Internet.

Lidia Cuadrado se centra en el estudio de la evolución del término janeite, mucho más allá de su conocido uso en la historia de Rudyard Kipling y llevándonos atrás, a los orígenes de un fan, lector, entusiasta o estudioso de Austen. No obstante, pasa también por Kipling, reflexionando sobre la evolución en la imagen de los janeites y en el uso del término, concluyendo con la pregunta nada sencilla de qué supone ser janeite ahora: qué define el término y sus implicaciones.

María Morán explora el fascinante y extravagante mundo de los mash-up como otro de los nichos culturales en los que se encuentra, una vez más, representación austenita. Si bien de un carácter más comercial, el fenómeno de novelas como Pride and Prejudice and Zombis o Sense and Sensibility and the Sea Monster resultan otra vía de conocimiento de las obras de Jane Austen que entrañan una fascinante relación con el público más moderno, requiriendo un amplio contexto internauta que explique los fenómenos mash-up y lo conocido como memes.

María Heredia-Torres abre nuevos caminos presentando y analizando las narrativas transmedia y las adaptaciones de dos novelas de Jane Austen realizadas en este formato. En primer lugar, expone el concepto y provee de un contexto para este tipo de narraciones, explicando con claridad este formato, aún joven y poco explotado. En segundo lugar, se sumerge en el análisis de las variaciones encontradas en las adaptaciones transmedia de dos novelas de Austen: Orgullo y Prejuicio en The Lizzie Bennet Diaries y La Abadía de Northanger  en The Cate Morland Chronicles.

La aportación de Cristina Martín reúne un análisis más amplio de la evolución de la austenmanía, deteniéndose a recordar tanto obras cinematográficas icónicas en el mundo de las adaptaciones y que resultaron clave en la evolución del movimiento, como las más recientes series web. No duda en mencionar igualmente los mash-up, y en devinitiva su aportación resulta perfecta para capturar la esencia de una Austen viral, que ha evolucionado al sufrir constantes renovaciones culturales encumbrándose a lo largo de los siglos como la escritora universal que es.

Por último, Rocío Domene pone el broche final a este volumen con una profundización en las adaptaciones de Jane Austen más feministas, en concreto en la literatura infantil y juvenil. Este capítulo escudriña los estilos y maneras de enfocar a la autora y las influencias que éstos puedan tener en los niños y jóvenes que los leen, centrándose ante todo en una perspectiva feminista.

Quisiera mantener esta introducción breve y concisa, de modo que habiendo presentado las brillantes intervenciones de nuestros autores, no queda más que rubricar esta humilde introducción con unas palabras de apreciación por esta joven asociación que es JASES. Siempre será parte de nuestra labor no sólo impulsar el estudio de Jane Austen en España, sino también dar nuestro apoyo a jóvenes investigadoras que en este volumen han querido aunar sus capacidades de análisis, sus estudios académicos, y su pasión por la autora con sus intervenciones. Esperamos que este volumen, pues, resulte un trabajo académico que refleje debidamente el trabajo de los investigadores que aquí presentan su labor, pero también una colección fresca de estudios menos tradicionales. Al haber sido una autora capaz de ver lo universal en lo cotidiano, lo humano en una sociedad artificial, lo transcendental en lo más insignificante, creo firmemente que merece ser estudiada con la misma amplitud de miras que ella misma demostró en sus novelas.

Secretamente crítica y a la vez siempre correcta, no era sino una experta miniaturista que supo captar detalles humanos, escondidos en el rabillo del ojo, en la comisura de los labios, y en el movimiento de una muñeca, y esconderlos de nuevo en una narrativa de estilo impecable, para que siglos después, pudieran ser de nuevo utilizados en medios que su época no pudo siquiera imaginar.

“200 Años de Austenmanía: recepción, reescrituras y adaptaciones de Jane Austen” está en venta a través de Amazon

Elena Truan Aguirre

Presidenta de Jane Austen Society España

¿Cumple Jane Austen el test de Bechdel?

Las más fervientes admiradoras de Jane Austen defienden a la autora como una autora, si no feminista, al menos protofeminista (un debate que ya expusimos en este blog). Así que, por curiosidad y puro afán investigador, veamos en esta entrada… ¿pasa Jane Austen el test de Bechdel?

El test de Bechdel, o test the Bechdel/Wallace, fue propuesto por primera vez en 1985 por Allison Bechdel, dibujante de tiras cómicas, quien atribuyó la idea a su amiga Liz Wallace. En su tira cómica Dykes to Watch Out For, dos mujeres hablaban sobre sus estándares para ir a ver una película, basándose en la presencia e importancia de sus personajes femeninos. Aquí puede verse el cómic original:

BechdelRule.jpg

Hoy en día, tras ganar mucha popularidad este test durante los 00 y ser adoptado por la crítica feminista, e inspirado numerosos test para medir diferentes factores de los personajes y el argumento de las películas, se dice de una película que pasa el test de Bechdel si:

  1. Tiene al menos dos personajes femeninos (que tengan nombre).
  2. Ambos personajes mantienen una conversación entre ellos
  3. La conversación no gira en torno a un hombre.

Se puede perdonar, en mi opinión, que grandes éxitos de Hollywood que atraen a masas al cine no cumplan el test de Bechdel, cuando se trata, por ejemplo, de películas en torno a un personaje masculino concreto, como muchas películas de superhéroes, situaciones o personajes históricos, etc. Tal vez sea también algo perdonable en el caso de comedias románticas, que pretenden reírse de situaciones en un contexto, obviamente, romántico. No todo es blanco o negro. No obstante, algunas otras películas fracasan estrepitosamente al no incluir personajes femeninos que tengan mayores preocupaciones que otros hombres, incluir otros que no tengan ningun tipo de relevancia en el argumento, cuyos personajes femeninos son competentes e inteligentes, pero sólo puedan dirigirse a hombres por ser únicamente varones los personajes competentes a su alrededor, o sencillamente, no incluir personajes femeninos en absoluto.

Algunas películas famosas que no cumplen el test de Bechdel, (algunas de ellas incluso a pesar de tener personajes femeninos complejos o un argumento en torno a un personaje femenino), son por ejemplo Harry Potter y el Cáliz de Fuego, Avatar, La Princesa Prometida, X-Men, la saga de Piratas del Caribe, Lara Croft: Tomb Raider, Los Miserables…

Vayamos ahora a por Jane Austen: ¿lo cumple?

  • Northanger Abbey: Dos personajes femeninos, Catherine Morland e Isabella Thorpe, hablan sobre novelas. APROBADO.
  • Sentido y Sensibilidad: Elinor y Marianne Dashwood hablan sobre familiares, incluidos hombres y mujeres, y sobre los sentimientos de cada una de ellas y su represión. Queda en el límite, pues sus sentimientos son causados por hombres.
  • Orgullo y Prejuicio: Elizabeth Bennet y Lady Catherine de Bourgh hablan sobre la educación recibida por ella y sus hermanas. APROBADO.
  • Emma: Emma mantiene una conversación con Jane Fairfax, preguntándole si se encuentra bien, a lo que ella responde que está cansada. Emma no lo sabe, pero Jane está hablando de sus problemas con Frank… creemos que… SUSPENDIDO.
  • Mansfield Park: Fanny apenas mantiene una conversación realmente completa entre ellas dos. SUSPENDIDO.
  • Persuasión: Anne habla muy poco como para mantener una conversación larga con nadie, y desde luego los otros personajes femeninos apenas la dejan habar. SUSPENDIDO.

Tres de seis. ¡No está mal para una escritora del siglo XIX! ¿Se les ocurre algún momento que salve a las tres últimas? ¿Opinan que Emma debería aprobar?

Por Elena Truan.

Presidenta de JASES

Problemas del primer mundo: ¿tan triviales eran las preocupaciones de las heroínas Austen?

 

En muchas ocasiones, se ha hablado muy ligeramente de las novelas de Jane Austen como obras plagadas de personajes superficiales, con problemas mundanos y de poca importancia. En las novelas de Jane Austen no se habla de las guerras napoleónicas que asolaban Europa en el momento; se atisba apenas la cuestión de la esclavitud colonial en Mansfield Park; y no se encuentra ninguna alusión a la reciente publicación de Vindication of the Rights of Women por Mary Wollstonecraft, revindicando los derechos de las mujeres de manera firme y contundente.

Charlotte Brontë describió la prosa de Austen como “un jardín vallado y cultivado, con bordes limpios y flores delicadas”, en alusión a la falta, según ella, de pasión y poesía. Es cierto que Austen no era ni agresiva ni contundente, pero no por ello menos profunda. No obstante, sin conflicto no hay historia, y Austen se centró en numerosos conflictos. La diferencia entre Austen y Brontë es clara. Mientras que ésta se volcaba en la pasión de los sentimientos humanos y no tenía miedo a hacer que sus personajes los desatasen, Austen se centraba, en una doble ironía, en la represión de los mismos, y en los modales que los ordenaban como flores en un jardín vallado. Se ignora si a Charlotte Brontë realmente le disgustaba el estilo de Austen a pesar de entender este nivel de profundidad a la perfección, o si al leerla se le escapó este significado.

Era precisamente esta represión lo que Jane Austen veía como un problema. Detengámonos a analizar por un momento la clase de problemas a los que se enfrentan los personajes de sus novelas. Todas ellas se enfrentan a la necesidad de un matrimonio. ¡Casarse! La sociedad tradicionalmente asume que es el deseo de toda mujer casarse respondiendo la frívola idea del amor romántico y la posición superior que otorga tener a alguien que la ama ante las otras mujeres Pero de ese tipo de competición hablaremos otro día. Centrémonos en las consecuencias que acarrearía el no casarse:

  • Elizabeth Bennet: Pérdida de su casa, imposibilidad de conservar bienes, y como consecuencia posible separación forzosa de sus hermanas, además de pobreza inmediata.
  • Fanny Price: Ser una carga por la compasión de sus primos, sentir la obligación de dar un servicio a cambio de dicha compasión, dependencia total a una familia que la desprecia.
  • Elinor y Marianne Dashwood: Ya en el libro encuentran la consecuencia de no estar casadas al morir su padre. Desahucio, disminución considerable de dinero y recursos, pérdida de bienes, y en el caso de Marianne al ser burlada por Willoughby, riesgo de la pérdida de la reputación y por tanto de exclusión social absoluta.
  • Anne Elliot: Ya se enfrenta al desprecio y infravaloración de miembros de su familia, y la razón de su infelicidad se debe a no haberse atrevido a casarse con alguien por no ser el adecuado.
  • Catherine Morland: Northanger Abbey es el más ligero al no tener Catherine falta de pretendientes y solo arriesgarse a perder el amor de quien ella quiere, pero nada más, al ser muy joven y no perder su reputación. No obstante, al tener muchos hermanos, Catherine es enviada a Bath por la acuciante necesidad que tendría de encontrar marido, dado que sería imposible mantener a todos los hermanos y hermanas si no se casan.
  • Emma: En su caso, Emma no necesita el matrimonio, pero el personaje de la señora Bates, cuyo carácter la espanta más que su pobreza, persigue a Emma como un recuerdo de lo infeliz y poco afortunada que podría haber sido si no hubiera sido una rica y única heredera. Vemos, no obstante, la necesidad de Jane Fairfax de encontrar una posición cuanto antes por necesitar ganarse la vida al no estar casada, en un mundo con apenas opciones de profesión para mujeres.

Es importante tener en cuenta el contexto de estas novelas, en el que el matrimonio no es un asunto tan frívolo y ligero como nos pudiera parecer ahora, y en el que no se trata sólo de encontrar el amor. Encontrar un pretendiente era el equivalente a encontrar ahora un trabajo: a veces se presenta una lucrativa oportunidad que no nos gusta en exceso, y hay que decidir si escogerla o arriesgarse y esperar a otra oportunidad. En ocasiones, el trabajo que más feliz nos hace no es el más lucrativo, y cualquier elección puede salir bien o mal y acarrear consecuencias (lo que genera la competición de la que hablaremos en el futuro, como prometí).

Lo que más agrava las circunstancias, que es lo que la ironía de Austen nos resalta en los modales pulidos hasta un nivel incómodo, exagerado, y en ocasiones muy divertido, es la imposibilidad de expresar en palabras ninguna de estas angustias, sino de mantener la cabeza alta, la sonrisa intacta, y los modales en perfecto estado: y jugar tus cartas con dichas reglas, esperando encontrar tu lugar en la vida.

¿Problemas del primer mundo? Tal vez. Pero ni mucho menos tan ligeros e irrelevantes como creemos.

Por Elena Truan.

Presidente de JASES.

P.D: Además durante todo este proceso no había antibióticos así que podías morirte si te pillaba un chaparrón en el campo. Lo que, por otro lado, podía haber sido una vía de escape a un mal matrimonio.

 

Una nueva adaptación de Orgullo y Prejuicio: ¿a favor o en contra?

Se anunció en agosto de 2017 que habría una adaptación nueva de Orgullo y Prejuicio para el canal de ITV, y desde entonces parece haber caído el silencio. El reparto y la fecha de estreno siguen siendo un misterio; las localizaciones, una incógnita. Mientras esperamos a que más detalles salgan a la luz, me gustaría valorar las posibilidades de esta nueva adaptación con nuestros lectores.

Los datos que se conocen sobre el proyecto son los siguientes: en primer lugar, es la productora Mammoth Screen, que también está detrás de series de audiencia altamente austenita como Poldark o Victoria, la que ha encargado el guión de la adaptación. En segundo lugar, la elegida para escribir dicho guión adaptado es Nina Raine, aclamada dramaturga autora de las obras de teatro Consent y Tribes.

Las declaraciones de Raine han dejado claro que no será una adaptación como aquellas a las que nos tienen acostumbrados en general. “Orgullo y Prejuicio es en realidad un libro muy adulto, mucho menos bonnet-y [por bonnet, sombrero de la época de regencia] de lo que la gente asume.” Raine espera “hacer justicia a la inteligencia oscura de Jane Austen -chispeante, sí, pero chispeante como lo es el granito.” El director de Mammoth Damien Timmer ha añadido además que en una era en la que la audiencia consume dramas en serie, “tiene sentido retomar los clásicos,” y que “toda generación necesita su propia adaptación de la novela perfecta.” Se dice que la serie se estrenaría en 2020, 25 años depués de la adaptación de la BBC con Colin Firth en el papel de Darcy, considerada por muchos fans como insuperable. También se cumplirían 15 años desde la adaptación de Joe Wright para la gran pantalla, de la cual se suele apreciar más la Elizabeth Bennet de Keira Knightley.

Algunas reacciones a la noticia han sido negativas, comentando que nadie está interesado en una adaptación más oscura de la famosa obra, como se dice que será, o quejándose de la poca originalidad de rehacer una adaptación de la misma novela (pudiendo tal vez adaptar otras menos conocidas o trilladas, o escribir contenido original para la televisión). Otras, en cambio son más positivas y abiertas a lo que pueda traernos Nina Raine a los austenitas. Lo que sí es bastante interesante recalcar es que la autora jamás ha visto ninguna de las adaptaciones, mejor o peor conocidas, de Orgullo y Prejuicio a ningún formato audiovisual, de manera que el libro sobre el que va a escribir el guión existe para ella únicamente en su cabeza.

Lo cierto es que, con el tiempo y la revisión de las novelas canónicas de Austen, las adaptaciones han ido cambiando. Los años están permitiendo sacudirse el polvo de años de crítica patriarcal que suavizó las educadas denuncias de Austen a la sociedad, dejando las pepitas de dorado sarcasmo escaparse por su filtro para solo dejar las piedras grandes y burdas de un cortejo romántico entre jóvenes educados. Tal vez los críticos que consideraron las novelas de Austen de inofensivas y dirigidas a un público femenino de bien lo hicieran por pura torpeza a la hora de pillar su ironía; tal vez, por una simple omisión de la idea de que una mujer fuera capaz de escribir novelas de profunda crítica social; o tal vez, algún crítico listo quisiera esconder deliberadamente el valioso contenido de sus novelas y las alabó para que no fueran olvidadas, de una forma en la que la sociedad las aceptaría (siendo este último caso bastante improbable y novelesco). No obstante, parece apreciarse una mayor vivacidad en las adaptaciones actuales, empezando Joe Wright con Orgullo y Prejuicio a recalcar escenas que reflejaban el sufrimiento de la mujer en la sociedad disfuncional de la época de regencia, y convirtiendo las adaptaciones a serie web de Pemberley Digital los problemas en actuales. Lidera la marcha de momento Whit Stillman con su adaptación de Lady Susan, titulada Amor y Amistad, que consiguió captar la ironía dura y a la vez brillante de Austen a un nivel de humor Wildeano.

Sería fantástico para los lectores de Austen de todo el mundo, y los austenitas principiantes, que esta adaptación que se anticipa oscura consiguiera igualar o superar a Stillman reflejando el auténtico carácter de nuestra autora preferida. Mi mayor miedo, infundado por el contenido estirado de novelas feministas que se encuentra fácilmente hoy en día en las plataformas de contenido, es que Raine nos traiga una serie rebosante de feminismo enlatado de fácil consumo y falacia rápida, que desvirtúe la delicadeza de la crítica social. No obstante, si Nina Raine consigue crear una obra de sutil ironía y fuerte significado, y encuentra los silencios adecuados y las conversaciones relevantes de Orgullo y Prejuicio (si es que las hay irrelevantes), se convertirá en mi nueva heroína.

Por Elena Truan.

Emma Approved vuelve, ¡y no está sola!

Hace cinco años que Emma Approved, la adaptación de Emma a serie digital, encantó a miles de espectadores que venían de ver la primera y anterior producción de Pemberley Digital, The Lizzie Bennet Diaries. Muchos clamaban por una secuela, e incluso apostaban por el crossover tras la aparición estelar de Caroline Bingley como Mrs. Elton en Emma Approved, encajando los dos personajes de forma magistral. Mientras los puristas se llevan las manos a la cabeza y los espectadores más abiertos a interpretaciones que se desvían del canon ven los capítulos una y otra vez, Pemberley Digital ha preparado su siguiente proyecto austeniano.

Los más atentos de los seguidores de las series digitales habrán detectado que desde hace un tiempo las redes sociales de Emma Approved se reactivaban, con vagas noticias que hablaban sobre volver.

Según nos hemos acercado a Octubre, los posts se han vuelto más activos y han provocado la curiosidad con fragmentos del primer capítulo de la segunda etapa de Emma Approved. Algún comentario remarcaba que lo ideal sería que preparasen una nueva adaptación, pero no será necesario: el primer capítulo ya está en YouTube, y trae no una, sino DOS sorpresas para los fans de las secuelas, los crossovers, y las nuevas adaptaciones.

No queremos reventaros el capítulo, así que no diremos nombres: sólo que el nuevo caso de coaching para Emma se trata de un hombre que desea cambiar su vida tras decisiones que no le hicieron feliz, y que puede que ayude a Emma a superar un caso fracasado de una joven que se arrepintió de una boda… ¡Y que aparecerá por las oficinas de la empresa un personaje pomposamente entusiasmado por el trabajo!

Por desgracia, la nueva etapa de Emma Approved está sujeta a conseguir financiación. El plan actual de producción es solo a dos meses vista, según aseguran en su página de Patreon. Llevando la interactividad un paso más allá, han abierto una página de Patreon, un sistema colaborativo de mecenazgo de proyectos, indicando que los donantes serán considerados accionistas de la empresa de coaching de Emma, pudiendo tomar decisiones con respecto al rumbo de la empresa (incluido votar las preguntas que aparecerán en los Q&A) y acceder a contenidos especiales como vídeos de “detrás de las cámaras”. Actualmente cuentan con 382 accionistas, pero el objetivo para que la serie continúe tras dos meses es de 1000.

¡Puedes colaborar donando para Emma Approved aquí!

Y sin más dilación… Aquí tenéis el primer capítulo:

Por Elena Truan Aguirre.

AGONÍA Y ESPERANZA

I can listen no longer in silence. I must speak to you by such means as are within my reach. You pierce my soul. I am half agony, half hope. Tell me not that I am too late, that such precious feelings are gone for ever. I offer myself to you again with a heart even more your own than when you almost broke it, eight years and a half ago…

La famosa carta del Capitán Wentworth contiene una frase en la que se detecta una marca del estilo de Jane Austen. Claridad y concisión. Palabras, las justas: half agony, half hope. Mitad agonía, mitad esperanza.

Agonía y Esperanza. Así se autorretrata el capitán Wentworth y así ha titulado Fernando García Pañeda, socio de JASES, su más reciente publicación. Un título que no esconde el origen de esas páginas y que es también un buen anticipo de lo que encontraremos en ellas.

Resultado de imagen de agonía y esperanza libro

Como estamos en familia, os diré TODA la verdad. Me resisto a leer las secuelas, precuelas y versiones de las obras de Jane Austen. Me basta y me sobra con los relatos originales de mi autora favorita y no “me atrevo” a leer trabajos relacionados, en los que unas manos que no son las suyas dan vida a sus personajes. Y como me resisto, pues el hecho es que hasta hace poco no había leído ninguna de esas versiones.

Cuando supe de la publicación de esta obra, la compré por tratarse del trabajo de un socio de JASES, que además se muestra muy activo a la hora de colaborar con nosotros. Es decir, compré la obra por el autor, no porque me atrajera. Y, claro, si te compras un libro es para leerlo, ¿no? Así que, cuando terminé el libro que tenía entre manos, comencé con Agonía y Esperanza, con ciertos miedos y prejuicios.

No voy a extenderme para no aburriros y porque yo creo que con los libros lo primero que hay que hacer es leerlos y luego hablar de ellos. Tan solo os diré que me ha encantado la novela. Se nota que es la obra de un austenita que valora y respeta el trabajo de Austen. La historia de Agonía y Esperanza sigue el camino de Persuasión, pero cambia el enfoque. Esta vez se nos muestra lo ocurrido desde los ojos, el cerebro y el corazón de Frederick. Los hitos principales están ahí, igual que los distintos personajes y conflictos del argumento original. Cambia la ambientación, tanto por la época como por la ciudad elegida. Y cambia lo que tiene que cambiar cuando cuentas una historia doscientos años después.

Fernando se ha basado en la novela de Jane Austen, pero la ha escrito con su propia voz, a su manera, siguiendo su estilo, sin pretender emular el de Austen. Y eso para mí es un gran acierto, porque si algo he aprendido de mi querida Jane es que cada uno debe ser fiel a su estilo. Y, además, no creo que haya muchas personas capaces de imitar el estilo de Jane Austen durante toda una novela. Quizá si en la letra, pero casi seguro que no en el alma.

Resumiendo. Desde aquí quiero dar mi enhorabuena a Fernando por este gran trabajo. Ha conseguido introducirme en ese entramado humano veneciano en el que me he sentido como en casa.

Por Miguel Ángel Jordán

 

LADY SUSAN: APUNTES DEL NATURAL…

Novela  epistolar posiblemente escrita en 1794 por una joven Austen, experta ya en satirizar las convenciones sociales y morales de la época, y publicada de forma póstuma en 1871.

Es una novela cortita que para los que acabamos de adentrarnos en el maravilloso mundo austenita, resulta tremendamente divertida, original y aguda.

A mí, que soy muy cinéfila, me deja un regusto a película de Lubitsch ( y su famosa Die Lustige Witwe, La viuda alegre), donde hay puertas que continuamente se abren y se cierran, entrando y saliendo gente de él, con sus ingredientes de la ironía, el pathos, la amargura y la risa, todos en uno, aderezados con sarcasmo anímico de engaño e infidelidad.)

Esas cartas inteligentemente cruzadas entre los personajes principales van tejiendo la tupida red de la reina de las arañas, alimentando el genial enredo.

El lenguaje con doble sentido utilizado magistralmente por la Vernon, debe ser la delicia de cualquier entomólogo, deseoso de ver a este bicho entrar en acción, haciendo de la manipulación emocional todo un arte. Ese continuo chantaje que realiza magistralmente y sin remordimiento alguno.

Lady Susan es el epicentro de la vida de hombres y mujeres, odiada y rechazada por ellas, pero un imán irresistible para ellos, sea cual sea su estado civil o edad.

Esa  oleada de fuerza arrebatadora intenta ser medio equilibrada por su oponente y cuñada , Mrs. Vernon, que a toda costa desea desenmascararla y dejarla en el lugar que le corresponde socialmente, aunque a veces – sin sucumbir, faltaría más- no puede minimizar sus encantos.

Resultado de imagen de love and friendshipPero la Vernon es mucha Vernon, Austen la dota de una inteligencia maquiavélica, de una visión aguda de la vida, de una rebeldía focalizada, de una belleza extraordinaria a pesar de no ser tan joven. La diseña para manejar a la perfección el arte de la etiqueta , el decoro y las buenas formas, consiguiendo así que pise con garbo senderos que de otra manera le estarían prohibidos.

Austen sitúa a esta  anti- heroína  muy por encima de sus víctimas, satirizando la hipocresía y artificialidad de la sociedad que la envuelve, merecedoras casi de miles de Vernon. Quizá es la elegida para vengar la triste idea de que las mujeres deberían casarse con las riquezas de sus maridos. La convierte en cazadora innata, calculadora, dueña y señora de la estrategia para perseguir el destino final de toda mujer de la época que se tercie, como si llevara impreso el lema:” ¡Ahora os vais a enterar!”

Resultado de imagen de love and friendshipEncargada de “bajarle los humos a esa pandilla de pomposos”, burgueses rurales donde si el dinero compite con la simpleza , quedan empatados.

Para rematar su vena de malvada, le concede un marido muerto, que moleste poco, y una pobre hija, Frederica, de la que no sabe cómo deshacerse. Esta pobre chica  da para otro artículo…

“ La naturalidad no sirve en asuntos amorosos y esa muchacha ha nacido tan simple que la posee por naturaleza o finge poseerla.”

Claro ,eso sí, todo justificado ya que “ su conducta fue dictada por el sagrado impulso del amor maternal”. ¡No tiene rival en maldad!

Miren, resulta complicado no sentir cierta debilidad mostrando una sonrisa cuando la observas, la percibes y la intuyes. Se desliza sin esfuerzo conquistando lo que se propone.

Imagen relacionadaPara terminar, decirles que Austen me ha hecho sentir fascinación por transcribir en palabras la capacidad de engaño de una mujer de armas tomar, de las que solo avanzan sin mirar atrás, de las que atraviesan cajas torácicas con corazones que ni tan siquiera gozan de libertad, de las que utilizan las normas en doble dirección, siempre en su beneficio. La palabra arrepentimiento no existe en su código de vida.

¡Resulta tan fácil convencerle de cualquier cosa!… dice la Vernon.

No sabemos si  Austen la premió o no con un segundo matrimonio, impidiendo saber con claridad si le concedió finalmente la felicidad , de todas formas, ¿ la creeríamos?

”El mundo debe juzgarlo en función de sus probabilidades”. No tenía nada en contra de ella, excepto a su marido y su conciencia”.

¿Genera una sociedad injusta supervivientes carentes de moral? ¿Engendra esa sociedad sus propios tiranos o es maldad pura y dura lo que envilece el corazón de ciertas personas? ¿ Maternidad desnaturalizada?

Me deja ciertos pensamientos en el aire, cosa que agradezco, pero lo que no me genera duda alguna es que Austen me ha cautivado.

Te pido permiso, mi querida Jane,  para entrar en este maravilloso mundo de análisis del alma humana, para ser espectadora activa de la coreografía de tus historias, como tú lo fuiste del mundo.

                                            Por  Mª Ángeles Lorente Hernández.

 

 

 

 

 

 

 

La historia no contada de Lydia Bennet

¿Qué sabemos de Lydia Bennet? Al oír ese nombre, pensamos en la indiscreta, impulsiva, naïve hermana pequeña de Lizzy Bennet, nuestra querida heroína de Orgullo y Prejuicio.  Pero mientras que es muy fácil reducir a Lydia a un estereotipo, y pasarla por alto en nuestro análisis de los personajes de la popular novela de Jane Austen, es un personaje al que se le presta menor atención de la debida, y su historia cuenta con varios planos que no se cuentan en la novela. Al fin y al cabo, es la historia de su hermana Lizzy, y no la suya.

La novela de Jane Austen ha sido catalogada como novel of manners, es decir, la “novela de modales”, género que se escribe respetando el decoro y en el cual los personajes no se rebelan contra las normas sociales establecidas, y los que lo hacen son castigados como ejemplo. Es el caso de Lydia Bennet, que se casa con el seductor Wickham tras fugarse y ser alcanzada por sus padres. El final que la autora escoge para ella es el siguiente: “El afecto de él pronto se convirtió en indiferencia; el de ella duró un poco más, y a pesar de su juventud y de su aire, conservó todos los derechos a la reputación que su matrimonio le había granjeado”.

¿Cuál es el pecado de Lydia Bennet? Si bien Jane Austen escribía novelas aptas para las señoritas de aquella época, también las teñía, como bien sabemos, de un sarcasmo afilado que iba más allá de criticar los modales de éste o aquel personaje, y criticaba la propia norma social que le obligaba a actuar de un modo u otro. Orgullo y Prejuicio trata del drama del día a día de las mujeres en la época de Regencia, y entre matrimonios racionales surgidos de la falta de opciones (como el de los Collins) y matrimonios por amor que han de ser protegidos de las influencias de otros, (como el de los Bingley) nos encontramos con la cuestión de los matrimonios que arreglaban una situación embarazosa como es la de la fuga de Lydia con un seductor. Está claro que los seductores lo tenían más difícil en aquella época pero, ¿y ellas?

En su habitual estilo, Austen no juzga abiertamente a la joven Lydia, sino que expone los hechos y deja juzgar al lector. El pecado de Lydia no es ni más ni menos que ser engañada. Su rebeldía contra las normas consiste en tener curiosidad sobre aquello que siempre se le ha prohibido y además nunca se le ha explicado. Lydia no es más que una adolescente definida por su madre como alegre. Como cualquier adolescente alegre, busca amistades y busca tanto amor como el que ella está dispuesta a dar. Durante la narrativa de Orgullo y Prejuicio, Lydia causa rechazo por su indiscreción; pero es una joven con cuatro hermanas sobre las que destacar si quiere atención.

Esta reflexión viene motivada por el retrato del personaje ofrecido en la popular serie web The Lizzie Bennet Diaries, de YouTube, en el cual tanto los guionistas como la encantadora Mary-Kate Wiles colocan un potente foco en la historia de Lydia, incluyendo un vlog (video-blog) independiente que puede seguirse a la vez que la serie, en el que Lydia relata paralelamente a las aventuras de su hermana su día a día.  La Lydia del siglo XXI no se enfrenta a un matrimonio para salvar su reputación, sino a un vídeo comprometido subido a la web y (debido a la falta del tema del matrimonio) a la ruptura de la relación y consecuentemente de su corazón al asumir que Wickham no la ama.

La perspectiva moderna que ofrece Pemberley Digital no está tan lejos de la vergüenza que supone Lydia para sus hermanas y progenitores, ya que es sometida a la presión que aún existe sobre algunos actos de mujeres sexualmente liberadas, aunque la humillación a la que son sometidas (como la subida a Internet de un video no consensuado) no sean culpa de ellas. ‘¿En qué estabas pensando?, le reprocha su hermana antes de darse cuenta de que Lydia desconoce su situación. Las reacciones de su hermana Elizabeth también son importantes. La serie web probablemente exagere los comentarios de Lizzie hacia Lydia, ya que en la novela original el decoro no dejaría espacio a la crítica o a los insultos tan crudos entre hermanas, si bien Elizabeth no refrena lo que piensa de ella (esté en lo cierto o no).

 

Resultado de imagen de lydia slut  the lizzie bennet diaries

“Así parece ––replicó Elizabeth con los ojos llenos de lágrimas––, y es espantoso tener que dudar de la decencia y de la virtud de una hermana.  Pero en realidad no sé qué decir. Tal vez la juzgo mal, pero es muy joven, nunca se le ha acostumbrado a pensar en cosas serias, y durante el último medio año, o más bien durante un año entero, no ha hecho más que correr en pos de las diversiones y de la vanidad. Se le ha dejado que se entregara al ocio y a la frivolidad y que no hiciese más que lo que se le antojaba. Desde que la guarnición del condado se acuarteló en Meryton, no pensó más que en el amor, en el coqueteo y en los oficiales. Hizo todo lo que pudo para excitar, ¿cómo lo diría?, la susceptibilidad de sus sentimientos, que ya son lo bastante vivos por naturaleza.

 

Pero sí enfoca un punto importante de la novela con respecto a la historia de Lydia, que es la aparente indiferencia de su hermana mayor y más sensata hacia ella. La propia Elizabeth en la novela original se reprocha esto: ‘Oh, Jane, ¡si hubiéramos sido menos reservadas y hubiésemos dicho lo que sabíamos de él, no habría ocurrido esto!’ The Lizzie Bennet Diaries es más indulgente con Lydia y le ofrece un perdón y apoyo incondicional de sus hermanas.

Resultado de imagen de lydia the lizzie bennet diaries

No obstante, no se ha de olvidar que Jane Austen no juzga a sus personajes sino que deja a sus lectores que lo hagan. En general, la fama de Lydia entre los lectores tiende a ser mala. Es un personaje usado para el ejemplo; y en todo momento Jane Austen (a través de Elizabeth Bennet) condena a la educación que Lydia ha recibido antes que a la joven en sí.

La serie web plantea la versión de Lydia de una forma que urge a leer el libro de nuevo para descubrir una cosa más en Orgullo y Prejuicio: la crítica a la educación y la presión social que las mujeres sufrían, y cómo las consecuencias podían ser fácilmente eliminadas de las conciencias de sus causantes al culpar a las víctimas.

Y tú, ¿has visto ya The Lizzie Bennet Diaries? ¿Qué opinas del planteamiento de Lydia en la serie?

¿Qué opinas de Lydia como lector/a? ¿Estás de acuerdo? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Por Elena Truan