LECTURAS PARA AUSTENITAS

¿Qué otros libros pueden gustarle a un fan de Jane Austen?

Está claro que cada uno tenemos nuestros gustos y que el hecho de que compartamos la pasión por las obras de Jane Austen no garantiza que coincidamos en el resto de lecturas, pero… Quién sabe. Es posible que podamos encontrar algunos títulos que sean del agrado de un amplio sector del público austenita.

A continuación, os ofrezco una breve lista de novelas que, desde mi punto de vista, comparten alguno de los elementos más característicos de las obras de Austen: el humor, la ironía, la crítica social, personajes bien definidos, profundidad psicológica descrita de un modo ameno, sentido positivo, etc. Si queréis enviarnos vuestras sugerencias a través de comentarios en el blog o en nuestras redes sociales, nos vendrán muy bien para las compras de la SEMANA DEL LIBRO 😉

Comenzaré con algunas obras de autoras españolas:

El despertar de la señorita Prim

Imagen relacionada

Una encantadora novela de Natalia Sanmartín en la que se nos habla de la belleza e importancia de las pequeñas cosas. Una historia contada con brillantez e ingenio, en la que se compagina la profundidad de los personajes y la narración con un estilo ágil y ameno. Y, además, Jane Austen y Mr. Darcy están presentes en varias conversaciones 🙂

Que veinte años no es nada

Resultado de imagen de que veinte años no es nada marta rivera de la cruz

Más que un viaje, todo un paseo por la vida de unos personajes maravillosos. También aquí encontramos ese gusto por los pequeños detalles de la vida cotidiana. La autora logra que el lector se sienta como en casa y disfrute de las conversaciones y anécdotas que salpican estas páginas.

El tiempo entre costuras

Resultado de imagen de el tiempo entre costuras

¿Hace falta que la presente? Obra maestra de María Dueñas que ha deleitado a millones de lectores y espectadores de su genial adaptación televisiva. Palabras e historias se entretejen al ritmo de una máquina de coser, sin que quede un solo pespunte suelto.

Pasamos ahora a algunas novelas de autores norteamericanos.

Matar a un ruiseñor

Resultado de imagen de matar un ruiseñor

Uno de mis libros favoritos… (bueno, en realidad todos los que pongo aquí entran en esa categoría 🙂 ). El mundo visto desde los ojos de una niña muy especial. Las relaciones familiares, el honor, la ternura, la injusticia social, la amistad… Grandes temas relatados con la sencillez de la inolvidable Scout.

BIENVENIDA A ESTE MUNDO, PEQUEÑA

Resultado de imagen de bienvenida a este mundo, pequeña

De la autora de Tomates verdes fritos. Una novela sobre la búsqueda de la identidad y los orígenes. Una protagonista que no se conforma con el éxito aparente y decide emprender un camino en el que se descubre a sí misma y al mundo que la rodea.

Las aventuras de Huckleberry Finn

Resultado de imagen de las aventuras de huckleberry finn

A pesar de los excéntricos comentarios sobre Jane Austen de su autor, este libro puede ser del agrado de aquellos que disfrutan con el sentido del humor y la crítica social de Austen. Mark Twain nos muestra la sociedad de su tiempo a través del viaje por el río Mississipi del increíble Huck y su fiel amigo Jim.

Y por último, algunos clásicos (además de Huck Finn) que tienen alguna relación con las obras de nuestra autora favorita.

Mujercitas

Resultado de imagen de mujercitas libro

La cándida y entrañable historia de la familia March, que su autora escribió con la intención de que fuera un ejemplo para las jóvenes de su tiempo. La relación entre hermana, los pequeños desengaños y las alegrías cotidianas, las relaciones sociales… ¿Os suena de algo? 😉

Jane Eyre

Resultado de imagen de jane eyre libro

Otra autora que tampoco se deshizo en elogios hacia Jane Austen… Porque no supo captar la grandeza de su estilo. Pero eso no es obstáculo para que nosotros sepamos valorar la calidad de su obra. Una novela que atrapa y sorprende.

La feria de las vanidades

Resultado de imagen de la feria de las vanidades libro

Pasen y vean. El mundo es un escenario por el que van pasando diversos personajes, que no se dan cuenta de su transitoriedad y gastan sus días en asuntos irrelevantes, olvidando lo fundamental. Una mirada satírica a la sociedad con escenas para todos los gustos.

Anna Karénina

Resultado de imagen de libro ana karenina

Una mirada profunda al interior del ser humano, a los sentimientos, las pasiones, las reglas de la sociedad, la soledad… Tiene algunos pasajes que pueden ralentizar su lectura, pero en general es fácil avanzar a buen ritmo y, sin duda, es una lectura que vale la pena.

Y, como comprenderéis, no puedo dejar pasar esta oportunidad para hacerme un poco de publicidad 😛 . Os recomiendo vivamente (sin ningún tipo de interés personal 😉 ) la biografía novelada sobre Jane Austen que acaba de salir a la luz.

Jane (Tapa blanda)

Jane (Versión digital)

Los comentarios que los hagan los lectores. Yo me limito a desear que os guste y que os ayude a conocer un poquito mejor a nuestra querida Jane Austen.

Un saludo

Miguel Ángel Jordán

Anuncios

APRENDER A ESCRIBIR COMO JANE AUSTEN

¿Alguna vez os habéis preguntado por qué las novelas de Jane Austen dan esa sensación de confort? ¿O por qué su mundo está habitado por personajes que más que caracteres de novelas son como amigos? ¿O por qué Darcy sigue fascinando doscientos años más tarde (con o sin la ayuda de Colin Firth)?
Inger Enkvist tiene la respuesta a estas preguntas (y muchas otras) y tuvo la amabilidad de responderlas durante la conferencia que dio el martes 20 de febrero en la Complutense de Madrid basándose en su libro “Aprender a escribir con Jane Austen y Maud Montgomery”.
Las obras de Jane Austen se estructuran a través de tres ejes principales: el artístico, ético y estético. Es una literatura que busca un balance entre lo moral y lo intelectual. Las evoluciones que llevan a cabo sus personajes tienen un componente moral pero sobre todo son intelectuales, lejos del espíritu romántico contemporáneo de su época y de nuestra época donde prima más la máxima de dejarse llevar por los sentimientos en lugar de razonar. Se toman decisiones basadas en la razón, pero teniendo en cuenta los sentimientos.
Desde el punto de vista artístico, las novelas de Jane Austen nos obligan a pensar o como dijo Inger Engvist, “no explica el chiste”. Esta técnica, usada continuamente por Jane Austen, junto a la técnica de tunelling (o cómo ver las situaciones desde el punto de vista del personajes y no del narrador), son las que hacen que nos sintamos cercanos a la autora. Austen nos hace reflexionar, nos hace participes de la broma, en resumen, nos hace un guiño a los lectores, lo que crea un lazo de unión entre nosotros y el autor. De este modo entendemos su obra intelectualmente pero también cognitivamente y emocionalmente.
Inger Enkvist hizo también unos breves comentarios sobre cinco obras de Jane Austen de los que principalmente se desprendían las siguientes reflexiones:
  • No tenemos una descripción física del mundo de los personajes y apenas física de ellos. Sabemos sobre todo cómo piensan y cómo hablan. En definitiva, tenemos una descripción interior de los personajes, no exterior.
  • La principal lección vital que se puede extraer de sus novelas es que para actuar hay que conocer y pensar. Los personajes que no aprenden o no piensan o no tienen valores morales no son personajes principales. Son secundarios que participan en las novelas e influyen en ellas pero no son héroes o heroínas, porque para Jane Austen, se es héroe cuando se tienen valores morales e intelectuales.
  • Se presenta muchas veces el dilema de las apariencias vs la realidad. Personajes que muestran la apariencia de bondad sin tenerla y personajes duros inicialmente que se revelan con altos principios morales. Muchas heroínas suyas deberán aprender a distinguir cada uno de esos personajes. Deberán usar la razón para conocer a los demás y actuar responsablemente. De este modo aprenderán. A eso Lionel Trilling lo llama “la obligación moral de ser inteligente”.
  • La educación es clave para Jane Austen, una educación sin moral, no es educación (esto se ve mucho en Mansfield Park y en el egoísmo de muchos de sus personajes) ya que las personas pueden partir en las mejores condiciones pero sin moral pueden llegar a destruir su propia vida.
  • Sin embargo, no son novelas moralistas. Los personajes no son castigados, sino que acaban la novela de manera acorde a su personalidad, a sus acciones y a la realidad.
  • Es una miniaturista, presta atención a los detalles y tiene delicadeza en el desarrollo de cada personaje. De este modo logra que en sus novelas, a pesar de que no ocurra casi nada, todo lo que ocurra sea muy importante
  • Hay una coherencia entre cómo los personajes actúan y cómo hablan. Con un mínimo de detalle, Jane Austen describe personajes que nuestra propia mente se imagina, de allí que Darcy se haya convertido en el héroe por antonomasia, porque Austen lo describe tan poco que cada uno se lo imagina según sus deseos.
  • En sus novelas todo encaja, no hay dialogo que sobre, no hay escena que pueda quitarse, porque si se quita, la historia cojea.
Como pequeña anécdota final, Inger Enkvist nos contó que muchos psicólogos modernos habían estudiado las obras de Austen dándose cuenta que los personajes de sus novelas y sus relaciones familiares (puso como ejemplo a las hermanas Elliot) concuerdan con los estudios que se habían realizados dos siglos mas tarde. Jane Austen era única y moderna y sigue siéndolo dos siglos más tarde.
Por Neus Baras
Socia de JASES

EL MATRIMONIO EN LAS NOVELAS DE JANE AUSTEN (PARTE 1)

 

Hola a todo el mundo. En primer lugar, quiero desearos un muy feliz 2018.

Durante las próximas semanas voy a escribir sobre un tema de gran importancia en las novelas de Jane Austen: el matrimonio. Lo abordaremos desde distintas perspectivas y ofreciendo una gran cantidad de ejemplos. Espero que resulte de vuestro interés.

Allá vamos.

Imagen relacionadaEl matrimonio es un tema central de las novelas de Jane Austen. Es el objetivo, el desencadenante y el colofón de todas las historias. Los conflictos se crean alrededor de posibles enlaces, o como consecuencia de una mala alianza. Se nos ofrecen ejemplos muy diversos de parejas con resultados también distintos.

Muchos de los que leemos  las novelas de Austen defendemos que no deberían catalogarse como románticas, pero la presencia tan constante del matrimonio podría ser un argumento en contra de esta afirmación. ¿Cómo justificarlo?

Esta autora analiza al ser humano como individuo y también en su interacción con los demás. Las relaciones interpersonales se pueden encontrar en distintos ámbitos: familia, amistad, relaciones sociales. Pero es en el matrimonio y en las etapas anteriores donde podemos encontrar una mayor riqueza de experiencias, sentimientos, factores socioculturales, contrastes y otros elementos que convierten este análisis en algo más profundo, atractivo e interesante.

Además, sus historias tienen un alto componente sociológico, y, como ya se ha visto y volveremos a comentar, en aquella época el matrimonio tenía una repercusión social mayor que en la actualidad. Por lo que es lógico que se convierta en el núcleo de tramas como las que se desarrollan en estas novelas.

Resultado de imagen de jane austen matrimonioSin embargo, a diferencia de lo que suele ocurrir en el género romántico, en estas obras no abundan los detalles sentimentales, las escenas emotivas, los diálogos apasionados, ni las muestras de afecto. El matrimonio es el objetivo y el hilo conductor, y una vez que se ha alcanzado la meta queda poco que decir. De hecho, la autora no suele reproducir las palabras de los enamorados durante la declaración; salvo cuando acaban en fracaso como la de Mr. Collins o la primera de Mr. Darcy. En los otros casos, se muestra que se han solucionado los conflictos y casi de inmediato se da por cerrada la historia.

En sus novelas, Jane Austen muestra las costumbres y la visión dominante de la sociedad de su tiempo. Pero, también al hablar del matrimonio, podemos entrever su punto de vista. En las siguientes páginas ofreceremos un amplio elenco de ejemplos para comprender la concepción de aquella época sobre la institución matrimonial, su relación con la situación económica y también una visión más general, y por último, lo que nosotros entendemos como visión de la autora manifestada de diversos modos.

En las futuras entradas de esta serie hablaremos de:

-Matrimonio, dinero y posición social

-Matrimonio, dinero y felicidad

-Rupturas familiares como consecuencia del un “mal matrimonio”

-Matrimonio entre hombre bien posicionado e inteligente y mujer guapa, pero…

-El matrimonio como una obligación social para la mujer

-Felicidad matrimonial

-Consecuencias de un mal matrimonio

-Del enamoramiento al matrimonio

Y, finalmente: el matrimonio visto por Jane Austen

Por Miguel Ángel Jordán

AUSTEN, OGROS Y CEBOLLAS

No, no es el título de un nuevo mash-up de una novela de Austen 😛

¿Hay alguna relación entre SHREK y las obras de JANE AUSTEN?

No sé si habrás visto la primera película de esta saga de DREAMWORKS. Si es así, casi con seguridad recordarás el diálogo en el que Shrek trata de explicarle a Asno la verdad sobre los ogros. Te pongo aquí la transcripción:

Imagen relacionadaSHREK – Para tu información, los ogros somos muy diferentes a lo que creen.
ASNO – Ponme un ejemplo
SHREK – ¿Un ejemplo? De acuerdo…ah… los ogros son como cebollas.
ASNO – Apestan.
SHREK – Sí… ¡No!
ASNO – Te hacen llorar.
SHREK – ¡No!
ASNO – Ya sé, si los dejas al sol, se ponen marrones y les salen pelitos blancos…
SHREK – ¡No! ¡Capas! ¡Las cebollas tienen capas! ¡Los ogros tienen capas! ¡Las cebollas las tienen! ¿Entiendes? ¡Ambos tenemos capas!

Y sigue.

Capas, ahí radica la similitud de los ogros y las cebollas… y las obras de Austen.

Lo que Shrek intenta explicarle a Asno es que los ogros son seres más complejos de lo que parecen, y por lo tanto, no se les puede juzgar solo por las apariencias.

Algo parecido ocurre con las novelas de Austen (y con las de muchos autores). Su complejidad, que no complicación, permite diferentes lecturas con distintas percepciones.

Imagen relacionadaUna primera capa, la más superficial y por eso casi inservible, es la que perciben algunos de los que se acercan a estas obras con un desconocimiento total de la autora, poco hábito de lectura o, al menos, poco bagaje literario de calidad… Lectores acostumbrados a novelas del estilo fast-food, sabrosas, vistosas, pero poco recomendables como base nutritiva. En estos casos, es posible que se queden con la impresión de haber leído una novela “rosa”, en la que “no pasa nada”, y que se limita a hablar de “señoritas que quedan para tomar el té”. Todos estos comentarios los he leído o escuchado en alguna ocasión. ¿Y vosotros?

Resultado de imagen de capa cebollaPasemos a la siguiente capa. Hablamos ahora de lectores algo más atentos, con mayor experiencia y una mente más abierta… pero igual de ajenos a la destreza e intencionalidad de Jane Austen. Estos lectores, aunque valorarán algo más la historia que se les cuenta, y se sentirán atraídos por algunos de sus personajes, se quedarán tan solo en “el colorido”. Verán las figuras que representa el tapiz, pero serán incapaces de captar el entramado que ha dado lugar a esa maravilla, y mucho menos percibir el soporte que le da consistencia. Es decir, serán los lectores a los que les atraigan los romances, la elegancia, la galantería y educación de los caballeros, los paisajes, las grandes casas, etc.

Imagen relacionadaY quitamos otra capa… Es posible que hablemos ahora de “lectores reincidentes”. Aquellos que leyeron una obra de Austen y la disfrutaron, y vuelven a ella porque de algún modo presienten que hubo cosas que se les escaparon. Esos lectores ya no solo se fijan en lo externo, sino también en el modo de narrar tan característico de esta autora. Disfrutan con la ironía, se sumergen en los diálogos, se dan cuenta de que los personajes casi cobran vida a través de sus palabras, se sienten cómodos en el paisaje humano confeccionado por la escritora y comprenden que los romances, las tensiones y todo lo demás son tan solo recursos para mostrarnos diversas facetas de los protagonistas. Reconocemos a estos lectores porque al hablar de las obras de Jane Austen no se limitan a recordar a sus damas o caballeros, sino que recuerdan pasajes, citas, momentos chispeantes, enseñanzas…

Resultado de imagen de capa cebollaPero aún quedan más capas y podemos seguir profundizando para llegar al corazón de estas novelas y en cierta parte de su autora. No hace falta ser un experto en literatura para pasar a los siguientes niveles, aunque como es lógico, todos los conocimientos literarios que tengamos nos ayudarán en esta senda. Tras una primera lectura de cualquiera de las novelas de Austen, es posible que nos planteemos cómo logra esta autora que nos sintamos cómodos en un ambiente tan distinto al nuestro, cómo nos atrapa en sus historias en las que en realidad “no pasan demasiadas cosas”, cómo consigue tanta variedad de personajes sin apenas describirlos, y muchos otros “cómos” que nos animarán a leer con espíritu crítico y renovada atención para descubrir algunos de sus recursos.

Imagen relacionada

Las siguientes capas serán aquellas más especializadas, pero que en realidad son una concreción de la anterior. Nos fijaremos en la estructura, los saltos temporales, los trucos para mantener el suspense o sorprender, las relaciones entre personajes, el papel del narrador -que parece un personaje más y a veces hablar en primera persona-, los distintos escenarios y por qué son elegidos, las maneras de lograr el efecto irónico, los recursos literarios y otros trucos que emplea Austen para lograr sus fines, el uso del estilo indirecto libre, es decir, cómo el narrador nos cuenta los pensamientos de los personaje poniéndose en su lugar, y un largo etcétera que lejos de cansarnos nos llevará a admirar cada vez más a esta genial escritora y a sus maravillosas novelas.

Resultado de imagen de jane austen worksTodas estas capas no son fruto de la casualidad. Son el resultado de un gran trabajo y de una capacidad creativa excepcional. A través de estos escritos llegamos a conocer algunos rasgos de su autora. Jane no es Elizabeth Bennet, ni Anne Elliot, ni ninguna otra de sus heroínas, pero hay algo de ella en cada una de esas jóvenes. Jane Austen, igual que sus obras, tuvo sus capas. Nosotros no tuvimos la oportunidad de verla, de escuchar sus comentarios, ni de conversar con ella. Pero tenemos sus novelas y en ellas podemos captar algunos retales de su alma. Cuanto más profundicemos en estos trabajos más sabremos sobre la señorita Austen.

 

Por Miguel Ángel Jordán

 

CUARTO (Y ÚLTIMO) RETO 200

Estamos en la recta final para la fecha clave de este año. El próximo martes, 18 de julio, se cumplirán 200 años del fallecimiento de Jane Austen, a la que tanto debemos sus lectores. Por esta razón, el último reto con el que queremos prepararnos para esa fecha es…

CUARTO RETO

Gracias, gracias, gracias y 200 veces gracias.

Resultado de imagen de gracias

Gracias, Jane por…

Deja tu comentario en el blog en cualquiera de nuestras redes sociales 🙂

TERCER RETO 200

Comienza una nueva semana, la primera del mes de julio y os proponemos un nuevo reto para conmemorar el bicentenario del fallecimiento de nuestra querida Jane Austen, que tendrá lugar el día 18 de este mes.

Hace dos semanas os invitamos a decirnos por qué os gustaban las obras de Austen. La semana pasada os pedimos que nos dijeseis qué lecciones habéis extraído de sus escritos. Y esta…

¡Correcto! Va de personajes. Así que el reto 200 de esta semana es…

Reto 3: 200 personajes. Dinos cuál es tu personaje o personajes favoritos de las novelas de Jane Austen y por qué.

No hace falta que sea una protagonista, aunque puede serlo. Cada uno tiene su punto de vista, por eso es tan interesante saber qué opinan los otros lectores, por qué unos adoran a alguien que otros no aguantan, quiénes os parecen más acertados y quiénes creéis que son prescindibles…

¿Cuál es tu equipo ideal? 😉

Déjanos tu comentario en el blog o en las redes sociales.

¡Mil gracias!

Un saludo

LADY SUSAN: APUNTES DEL NATURAL…

Novela  epistolar posiblemente escrita en 1794 por una joven Austen, experta ya en satirizar las convenciones sociales y morales de la época, y publicada de forma póstuma en 1871.

Es una novela cortita que para los que acabamos de adentrarnos en el maravilloso mundo austenita, resulta tremendamente divertida, original y aguda.

A mí, que soy muy cinéfila, me deja un regusto a película de Lubitsch ( y su famosa Die Lustige Witwe, La viuda alegre), donde hay puertas que continuamente se abren y se cierran, entrando y saliendo gente de él, con sus ingredientes de la ironía, el pathos, la amargura y la risa, todos en uno, aderezados con sarcasmo anímico de engaño e infidelidad.)

Esas cartas inteligentemente cruzadas entre los personajes principales van tejiendo la tupida red de la reina de las arañas, alimentando el genial enredo.

El lenguaje con doble sentido utilizado magistralmente por la Vernon, debe ser la delicia de cualquier entomólogo, deseoso de ver a este bicho entrar en acción, haciendo de la manipulación emocional todo un arte. Ese continuo chantaje que realiza magistralmente y sin remordimiento alguno.

Lady Susan es el epicentro de la vida de hombres y mujeres, odiada y rechazada por ellas, pero un imán irresistible para ellos, sea cual sea su estado civil o edad.

Esa  oleada de fuerza arrebatadora intenta ser medio equilibrada por su oponente y cuñada , Mrs. Vernon, que a toda costa desea desenmascararla y dejarla en el lugar que le corresponde socialmente, aunque a veces – sin sucumbir, faltaría más- no puede minimizar sus encantos.

Resultado de imagen de love and friendshipPero la Vernon es mucha Vernon, Austen la dota de una inteligencia maquiavélica, de una visión aguda de la vida, de una rebeldía focalizada, de una belleza extraordinaria a pesar de no ser tan joven. La diseña para manejar a la perfección el arte de la etiqueta , el decoro y las buenas formas, consiguiendo así que pise con garbo senderos que de otra manera le estarían prohibidos.

Austen sitúa a esta  anti- heroína  muy por encima de sus víctimas, satirizando la hipocresía y artificialidad de la sociedad que la envuelve, merecedoras casi de miles de Vernon. Quizá es la elegida para vengar la triste idea de que las mujeres deberían casarse con las riquezas de sus maridos. La convierte en cazadora innata, calculadora, dueña y señora de la estrategia para perseguir el destino final de toda mujer de la época que se tercie, como si llevara impreso el lema:” ¡Ahora os vais a enterar!”

Resultado de imagen de love and friendshipEncargada de “bajarle los humos a esa pandilla de pomposos”, burgueses rurales donde si el dinero compite con la simpleza , quedan empatados.

Para rematar su vena de malvada, le concede un marido muerto, que moleste poco, y una pobre hija, Frederica, de la que no sabe cómo deshacerse. Esta pobre chica  da para otro artículo…

“ La naturalidad no sirve en asuntos amorosos y esa muchacha ha nacido tan simple que la posee por naturaleza o finge poseerla.”

Claro ,eso sí, todo justificado ya que “ su conducta fue dictada por el sagrado impulso del amor maternal”. ¡No tiene rival en maldad!

Miren, resulta complicado no sentir cierta debilidad mostrando una sonrisa cuando la observas, la percibes y la intuyes. Se desliza sin esfuerzo conquistando lo que se propone.

Imagen relacionadaPara terminar, decirles que Austen me ha hecho sentir fascinación por transcribir en palabras la capacidad de engaño de una mujer de armas tomar, de las que solo avanzan sin mirar atrás, de las que atraviesan cajas torácicas con corazones que ni tan siquiera gozan de libertad, de las que utilizan las normas en doble dirección, siempre en su beneficio. La palabra arrepentimiento no existe en su código de vida.

¡Resulta tan fácil convencerle de cualquier cosa!… dice la Vernon.

No sabemos si  Austen la premió o no con un segundo matrimonio, impidiendo saber con claridad si le concedió finalmente la felicidad , de todas formas, ¿ la creeríamos?

”El mundo debe juzgarlo en función de sus probabilidades”. No tenía nada en contra de ella, excepto a su marido y su conciencia”.

¿Genera una sociedad injusta supervivientes carentes de moral? ¿Engendra esa sociedad sus propios tiranos o es maldad pura y dura lo que envilece el corazón de ciertas personas? ¿ Maternidad desnaturalizada?

Me deja ciertos pensamientos en el aire, cosa que agradezco, pero lo que no me genera duda alguna es que Austen me ha cautivado.

Te pido permiso, mi querida Jane,  para entrar en este maravilloso mundo de análisis del alma humana, para ser espectadora activa de la coreografía de tus historias, como tú lo fuiste del mundo.

                                            Por  Mª Ángeles Lorente Hernández.