Las obras de Jane Austen vistas por los lectores del siglo XXI

Las obras de Jane Austen han sido leídas y analizadas por una gran cantidad de críticos literarios, académicos y estudiosos de diversa índole, y, en consecuencia, contamos con muchos libros y artículos sobre diferentes aspectos de cada una de sus novelas.

Esos estudios serán de gran interés y ayuda para todo aquel que desee profundizar en el arte narrativo de esta autora, pero la visión que adquiriremos de dichas novelas quedaría incompleta si no tuviéramos en cuenta también la opinión de los lectores, en el sentido más amplio de esta palabra. Es decir, toda aquella persona que se haya acercado a alguno de los libros de Jane Austen movida por cualquier motivo; independientemente de su formación literaria, edad, procedencia, conocimiento previo de la autora o sus trabajos, etc.

El objetivo de este artículo es realizar un compendio estructurado de las diversas opiniones de lectores a las que hemos tenido acceso. Para elaborar este análisis, nos hemos centrado en dos fuentes. Por un lado, hemos consultado las reseñas de obras de Austen elaboradas por administradores de blogs o páginas web sobre literatura. Y, además, hemos realizado un cuestionario, que se adjunta en el anexo final. Con la finalidad de acotar en parte este trabajo, nos centraremos tan solo en el público de habla castellana.

Con este estudio no pretendemos extraer conclusiones de peso, ni estadísticas significativas. Las muestras analizadas no son suficientes para esa tarea, pero sí que nos permitirán presentar una visión general de la percepción de los trabajos de esta autora en la actualidad.

En primer lugar ofreceremos y comentaremos algunos de los resultados de la encuesta realizada. El cuestionario estuvo disponible en una plataforma de Internet durante un año, de modo que pudieran acceder a él todas aquellas personas interesadas en participar en este proyecto, sin límite de edad o procedencia.

A fecha de 24 de agosto de 2016, el número de participantes era 302. Esta cifra, aunque, como se dijo antes, no es suficiente para elaborar un informe estadístico fiable, sí que nos parece significativa para realizar una valoración general de los aspectos que se trataron en dicho cuestionario.

El primer hecho destacable es que prácticamente la totalidad de las respuestas pertenecen a lectoras. Tan solo un cinco por ciento de los cuestionarios han sido contestados por hombres. Este hecho nos confirma la percepción generalizada de que las obras de Jane Austen son leídas por un público mayoritariamente femenino. En las conclusiones de este trabajo ofreceremos nuestra explicación a este dato.

grafico-1

La edad de los participantes en este estudio es mucho más variada.

grafico-2

Casi la mitad de las respuestas (138) pertenecen a menores de treinta años, y de ese porcentaje, casi un tercio (37) son respuestas de menores de veinte años. Este hecho nos parece relevante, ya que puede existir la idea de que las obras de Austen, consideradas justamente como clásicos de la literatura universal, no son apropiadas para el público juvenil. Sin embargo, más de un doce por ciento del total de los participantes en este estudio son adolescentes, y la gran mayoría de los blogs literarios consultados están administrados por menores de veinte años.

Para valorar la fiabilidad de las respuestas ofrecidas, es importante saber qué obras de Jane Austen han leído los participantes.

grafico-3

Además de los datos que se pueden apreciar en el gráfico, destacaremos que 171 participantes, es decir, más del cincuenta por ciento del total, afirmaron haberse leído todas las obras de esta autora. Mientras que dieciséis se habían leído tan solo una novela de Austen. En trece de estos casos, la obra seleccionada había sido Pride and Prejudice.

De entre los lectores que se han leído todas las obras, las preferencias quedarían del siguiente modo.

grafico-4

Pride and Prejudice no es solo la obra más leída de esta autora, sino que también es la preferida de los lectores de Austen.

Para leer el artículo entero en PDF, pincha AQUÍ

Por Miguel Ángel Jordán