DO YOU HATE MONDAYS? TRABAJOS Y OFICIOS EN LAS OBRAS DE JANE AUSTEN

Resultado de imagen de i dont hate mondayA los lectores actuales sueles llamarles la atención la gran cantidad de tiempo de ocio del que disponen los protagonistas de las novelas de Jane Austen. Parece que estos personajes se dediquen tan solo a pasear, visitarse unos a otros, organizar excursiones al campo, asistir a bailes, alojarse en casas de amigos y familiares durante semanas o incluso meses, tomar las aguas en Bath, ir de compras, etc. En ocasiones se habla de viajes de negocios, pero tampoco da la impresión de que los que los protagonizan se vean encorsetados por una apretada agenda. La pregunta habitual que se hacen muchos lectores es: “¿pero es que esta gente no trabajaba?”. Y la respuesta podría ser: no, si podían evitarlo.

Al leer estas obras comprendemos que trabajar para lograr un sustento es la última opción, el último recurso cuando todos los demás han fracasado. Un joven de buena familia puede dedicarse a ciertas profesiones, pero será más para ocupar su tiempo que por necesidad. Cualquier persona, en general, puede desarrollar algunas actividades, pero siempre por gusto, para cultivar sus aficiones o mostrar sus destrezas. De ese modo, el trabajo será algo digno y no una esclavitud que acabe con la salud y estropee la apariencia del que lo realiza..

Resultado de imagen de edward ferrarsUn ejemplo claro de lo que esto significaba para los jóvenes lo tenemos en Edward Ferrars. En una visita a la familia Dashwood, el bondadoso caballero se muestra con un estado de ánimo bastante decaído. Achacando esta situación a la falta de actividad, Mrs. Dashwood, que había inculcado en sus hijas el aprovechamiento del tiempo, adopta una actitud maternal hacia su invitado y le recomienda que busque un empleo, no para ganar dinero, sino para tener algo que hacer. En la respuesta de Edward se reflejan perfectamente las posibilidades que se les abrían a los jóvenes de alta cuna, las opiniones de distintos sectores de la sociedad, las consecuencias de elegir uno u otro camino, y la actitud de muchos de ellos a la hora de escoger una ruta profesional.

Nunca pudimos ponernos de acuerdo en la elección de una profesión. Yo siempre preferí la iglesia, como lo sigo haciendo. Pero eso no era bastante elegante para mi familia. Ellos recomendaban una carrera militar. Eso era demasiado elegante para mí. En cuanto al ejercicio de las leyes, le concedieron la gracia de considerarla una profesión bastante decorosa; muchos jóvenes con despachos en alguna asociación de abogados de Londres han logrado una muy buena llegada a los círculos más importantes, y se pasean por la ciudad conduciendo calesas muy a la moda. Pero yo no tenía ninguna inclinación por las leyes, ni siquiera en esta forma harto menos abstrusa de ellas que mi familia aprobaba. En cuanto a la marina, tenía la ventaja de ser de buen tono, pero yo ya era demasiado mayor para ingresar a ella cuando se empezó a hablar del tema; y, a la larga, como no había verdadera necesidad de que tuviera una profesión, dado que podía ser igual de garboso y dispendioso con una chaqueta roja sobre los hombros o sin ella, se terminó por decidir que el ocio era lo más ventajoso y honorable.

Resultado de imagen de edmund bertram mary crawfordCaso distinto sería el de los hijos de familias de buena posición, pero que –al no ser los principales herederos– se ven obligados a buscar un empleo que les permita mantener su ritmo de vida sin descender, más de lo imprescindible, en la escala social. En el ejemplo anterior hemos visto las posibilidades que se barajaban, y en el siguiente las entenderemos con más detalle, al escuchar la conversación entre Edmund Bertram y Mary Crawford.

–De modo que va a convertirse usted en un sacerdote, Mr. Bertram. Es una sorpresa para mí. ––¿Por qué había de sorprenderla? Tenía usted que suponerme destinado a alguna profesión, y pudo darse cuenta de que yo no era abogado, ni militar, ni marino.

–Muy cierto; pero, en definitiva, no se me había ocurrido. Y ya sabe usted que suele haber un tío o un abuelo que deja una fortuna al segundón de una familia.

–Una costumbre muy encomiable ––dijo Edmund––, pero no universal. Yo soy una de las excepciones y, por serlo, debo hacer algo por mi cuenta.

 –Pero, ¿por qué ha de ser clérigo? Yo creí que, en todo caso, eso era el destino del hermano más joven, cuando había muchos otros con derecho de prioridad en la elección de carrera.

Es decir, si no hay un familiar que deje una buena suma para el segundo hijo, este tendrá que buscar un trabajo. ¿Cuál? La Iglesia, la ley, el ejército o la marina (importante distinción que quizás se nos escapa hoy en día) son las propuestas que encontramos repetidas. Por lo que dice Mary, la Iglesia era el lote del más pequeño, los restos del pastel que habían dejado sus hermanos. Salvo en el caso de unos pocos que, como Edmund, entraban en ese camino por convicciones propias.

Esta distinción entre el hijo mayor (eldest son) y los otros, ausente en la mayoría de ámbitos en la cultura occidental actual, es un tema repetido en varias de las obras de Austen como un reflejo más de la sociedad de su tiempo. Podemos detectar la visión de la autora sobre esta realidad en sus novelas. En la mitad de ellas, la familia protagonista no cuenta con un second son, sino que el núcleo familiar está conformado por mujeres, como ocurre en Pride and Prejudice, Emma, Persuasion, o incluso Sense and Sensibility; aunque en esta última sí hay un hermano mayor entre las Dashwood. En las obras en las que aparece un second son, este acaba siendo el privilegiado que obtiene el amor de la protagonista, recibiremos una visión positiva de su personalidad y se nos despertará cierta compasión hacia sus circunstancias. Tal es el caso de Edward Ferrars, Henry Tilney y Edmund Bertram.

Por Miguel Ángel Jordán

Anuncios

MANSFIELD PARK, ÚLTIMO CAPÍTULO: MUTIS MAGISTRAL

Resultado de imagen de mansfield parkEs una verdad universalmente aceptada que Mansfield Park (en lo sucesivo MP) es la obra más polémica, compleja y oscura —e incomprendida, añadiría yo— de cuantas vieron la luz de forma completa[1] a través de la pluma de Jane Austen. Dentro de la faceta polémica, una de las diversas cuestiones objeto de debate se refiere al capítulo final de la novela; capítulo que cierra de forma acelerada y contundente varios cientos de páginas de escritura minuciosa en torno a las idas y vueltas de los Bertam y los Crawford y a las tribulaciones de Fanny Price. En concreto, el objeto de controversia lo constituye el porqué de tan apresurado cierre de tramas y subtramas que contrasta sobremanera con el tono pausado del resto de la novela.

Resultado de imagen de nabokovLa opinión mayoritaria atribuye al cansancio de la autora este final expeditivo, que sería previsible tras el esfuerzo invertido en el resto de la obra. Parece ser que a muchos escritores les supone un esfuerzo titánico cerrar sus novelas (según declaran sin el menor recato en entrevistas y reportajes), y Austen, habiendo caído en este trance, decidió cortar por lo sano. Desde que V. Nabokov dictaminara dicha tesis en su estudio sobre MP, ésta es la conclusión generalizada en el mundo austenita y fuera de él. Como consecuencia de dicha tesis, este capítulo de cierre se considera como un defecto de la novela, uno de los inconvenientes que conlleva su lectura: encontrarse con una historia cerrada con urgencia e incluso en falso. Y no es ésta una tesis infundada, no sólo porque la sustentara Nabokov, escritor eminente, sino porque posee una clara apariencia de verosimilitud: no es fácil encontrar casos similares entre los clásicos, novelas de amplia extensión que fluyen mansamente durante un largo recorrido para concluir como en forma de catarata. Pero también es cierto que esta opinión se corresponde con una óptica de lectura propia de nuestro tiempo —como el criterio de Nabokov corresponde a un escritor del siglo XX—, sin tener en cuenta las peculiaridades de Austen no sólo como escritora del siglo XVIII, sino como una verdadera singularidad dentro de la literatura universal.

No obstante, en mi opinión, y desde un punto de vista de lector-escritor libre de prejuicios, la hipótesis del “cansancio” de la autora no es convincente. Y esta opinión la sustento en diferentes motivos que expongo a continuación:

Imagen relacionada1º. Esa forma chapucera de terminar una obra deprisa y corriendo de forma consciente, si bien puede encajar en publicaciones actuales destinadas al consumo pronto y fácil, no concuerda en modo alguno con la actitud vital, el perfeccionismo y el estilo de Austen. Sólo en algunas de sus obras de juventud, escritas por puro entretenimiento para lectura en familia y sin vistas a ser dada a la imprenta para lectura general, podría llegar a admitirse sin reparo dicha explicación.

2º. Por otra parte, MP fue escrita en plena época de fecundidad y madurez creativa de Austen, después de Orgullo y prejuicio y antes de Emma. Atribuir cansancio o indolencia por el desarrollo final de la novela tampoco encaja con la pulsión creativa de una orfebre entregada a la labor de su pincel sobre el trocito de marfil en esas tres grandes obras. A mayor abundamiento, en su obra subsiguiente Austen se deleitó y nos deleitó, después de resuelta la trama principal, prolongando la novela durante toda una quinta parte de su amplia extensión a fin de no dejar suelto el menor cabo del entramado Highbury-Hartfield-Donwell.

3º. Y, por último, y por eso mismo más importante, a mi entender Austen ya había escrito cuanto quería escribir en torno a Mansfield y las relaciones de sus habitantes. Si la autora no fuera deudora de su devoción por Fanny Price y de las reglas de la novela de su tiempo, es probable que MP carecería de este último capítulo, o éste habría sido distinto; recordemos que MP es la representación, incluso stricto sensu, del lado oscuro de la sociedad (no sólo de la de su época y país, sino de la de todas las épocas y países): los vicios, las torpezas, las carencias de compromiso, responsabilidad, sacrificio o firmeza de valores, los prejuicios, las dobleces, el egoísmo, la tibieza moral, etcétera. Cuarenta y siete capítulos de virtuosismo, metaliteratura, simbolismo e inteligencia emocional, entre otras admirables cualidades, fueron más que suficientes para completar su theatrum mundi, y de ahí su magistral mutis: «Yo dejo al punto esos temas odiosos, impaciente por devolver alguna paz a los que no tuvieron demasiada responsabilidad, y terminar con lo demás»[2]. Por decirlo de otro modo, a mi parecer el único fundamento de este capítulo es conceder a la heroína su recompensa más ansiada.

Resultado de imagen de mansfield parkAhora bien, sea cual sea la explicación, e incluso admitiendo el humano razonamiento de la desgana de Austen como causa de la rápida finalización de su historia, incluso ese mismo aspecto resaltaría su genialidad. Dejando a mi imaginación a su indomable albedrío, evoco a la autora afrontando esas últimas páginas de manuscrito con no poca resolución: «Bien, vamos a acabar de una vez con la tontería», pensaría remangándose y mojando su pluma en la tinta dispuesta a realizar un ajuste de cuentas con todos y cada uno de los personajes, con la lógica excepción de la protagonista. No se libra nadie; ni siquiera el insulso Edmund, cuyo único motivo de redención es su afecto incondicional por Fanny.

Es muy infrecuente en la historia de la literatura, y no digamos en la obra de aquel tiempo, asistir a fustigaciones semejantes de manera tan directa. Sí que abundan los personajes abyectos, expuestos al escarnio o puestos en ridículo por sí mismos; pero que sean los propios autores quienes hagan de banderilleros y picadores directamente es algo insólito (que sólo puede conseguir adhesiones incondicionales entre frikis literarios).

Resultado de imagen de mansfield parkSobran ulteriores palabras y explicaciones al respecto, porque basta espigar algunas de las perlas que puntualmente regala nuestra Jane a cada personaje a lo largo de dicho capítulo para comprobarlo:

  • Sobre Tom Bertram. «Había sufrido y había aprendido a pensar: dos ventajas que no había conocido hasta ahora». [Teniendo en cuenta que tenía veintiséis años, una edad considerable en aquella época y aun hoy]
  • Sobre Maria y Julia Bertram. «Nunca se las había enseñado propiamente a dominar sus inclinaciones y temperamento mediante el sentido del deber, único que puede ser suficiente. (…); y sobre la necesidad de la abnegación y la humildad, sospechaba que jamás habían oído de labios de nadie nada que les fuera de provecho».
  • Sobre el señor Rushworth. «No le fue difícil obtener el divorcio, y de este modo concluyó un matrimonio contraído en circunstancias tales que cualquier final mejor, producto de la suerte, habría estado fuera de todo cálculo». «Las indignidades de la estupidez y los desengaños de la pasión egoísta despiertan poca compasión».
  • Sobre la señora Norris y su sobrina Maria. «La señora Norris abandonó Mansfield Park para consagrarse a su infortunada Maria, creándose un establecimiento para ellas en una región remota y retirada, donde, recluidas con poca compañía, sin afecto la una y sin juicio la otra, es lógico suponer que sus respectivos temperamentos las convirtieron en su mutuo castigo».
  • Sobre la señora Norris, un bonus extra. «[Sir Thomas] La veía como un mal perpetuo, tanto más cuanto que no parecía posibilidad de que acabara sino con la muerte; (…) Así que verse libre de ella fue una dicha tan grande que, de no haber dejado recuerdos amargos tras de sí, sir Thomas casi habría corrido peligro de aprobar el mal que había acarreado este bien».
  • Sobre Henry Crawford, la narradora es tajante y no tiene la menor duda de su indignidad y desmerecimiento de cualquier destino mejor. O, dicho en términos coloquiales, según la propia autora su fin se lo había ganado a pulso. «Si hubiera merecido más, no cabe duda de que lo habría obtenido». «De haberse limitado a conquistar el afecto de una mujer amable, de haber encontrado gozo suficiente en vencer la aversión, y en ganarse poco a poco la estima y el cariño de Fanny Price, habría tenido todas las posibilidades de éxito y de felicidad para él». «[al encontrarse de nuevo con la señora Rushworth] Se le despertaron la curiosidad y la vanidad, y la tentación del placer inmediato fue demasiado fuerte para un espíritu no acostumbrado a sacrificar nada a lo correcto».
  • Sobre el señor Grant. «El doctor Grant se provocó un ataque de apoplejía con los tres banquetes semanales que había instituido, y murió».
  • Resultado de imagen de mansfield parkSobre lady Bertram. Un remate suave en comparación con la crudeza con que ha sido descrita en diversos pasajes de la novela: «Dado lo egoístamente cara que había sido para lady Bertram durante mucho tiempo, no vio ésta de buen grado la marcha de su sobrina. Ninguna felicidad de hijo o sobrina podían hacerla desear ese matrimonio».
  • Sobre lord Bertram. «Estas fueron las circunstancias y esperanzas que poco a poco trajeron alivio a sir Thomas (…), aunque nunca le desapareció el dolor que provenía de la convicción de sus propios errores en la educación de sus hijas. (…) Veía cuán erróneamente había calculado al esperar contrarrestar lo que la señora Norris hacía mal haciendo él lo contrario; claramente veía que no había hecho sino aumentar ese mal (…)».
  • Sobre Edmund. No se detuvo la autora en atribuirle el mayor castigo para cualquier persona: «Sufría de desencanto y de pena, lamentando lo que era y deseando lo que nunca podría ser». Y muy sutilmente se habla de su cambio de inclinaciones: «No le hizo falta esperar y desear con afectos vacantes a una criatura digna que la sucediera en ellos. Apenas había terminado de lamentar la pérdida de Mary Crawford, y de confesar a Fanny cuán imposible le sería encontrar a una mujer igual, cuando empezó a pensar si no le convendría una clase de mujer totalmente diferente…» [Los puntos suspensivos son de la autora].

Imagen relacionadaEn definitiva, se podrá estar de acuerdo o en desacuerdo con la procedencia y la motivación de este final, abrupto en comparación con la extensión del resto de la novela, pero resulta indiscutible que es el producto de una mente ingeniosa en grado sumo y de una pluma con habilidad extraordinaria. Mansfield Park es una obra que precisa un tipo de lectura exigente, curtida en muchos miles de páginas y capaz de admirar los detalles sutiles dispersos por la novela; no sirve como puerta de entrada al mundo de Austen, pero sí forma parte del corazón de su obra, al que sólo se puede llegar con las capacidades señaladas.

 

Por Fernando García Pañeda

Nota final: Los párrafos transcritos de la novela corresponden a la traducción de Francisco Torres Oliver, publicada por Alba Editorial, año 2000.

[1] El arranque de Sanditon, entre especulación inmobiliaria, ansia de dinero, sensualidad desordenada, actitudes ambiguas de personajes y una protagonista de notoria inteligencia, también prometía emociones un tanto “interesantes” y umbrías que no podemos comparar con el resto de las novelas.

[2] En efecto, la posteridad tomó nota, puesto que otras plumas se han extendido a base de bien en culpas, desdichas y calamidades psicosociales durante estos últimos doscientos años.

LECCIONES DE ELEGANCIA POR JANE AUSTEN

Elegante:

-Dotado de gracia, nobleza y sencillez

-Dicho de una persona: que tiene buen gusto y distinción para vestir.

-Dicho de una cosa o de un lugar: que revela distinción, refinamiento y buen gusto.

Elegancia: 

-Forma bella de expresar los pensamientos.

Resultado de imagen de inglaterra regenciaLos tiempos cambian, las costumbres cambian, las normas sociales cambian… Muchas cosas cambian, pero las personas siguen siendo personas y en el fondo somos muy similares a aquellos que nos han precedido durante los últimos siglos. Varían las circunstancias, el decorado, las reglas, pero los actores siguen siendo los mismos. Y por eso somos capaces de disfrutar de las novelas de Jane Austen a pesar de que se haya cumplido el bicentenario de su muerte.

Al leer estas novelas, nos introducimos en una sociedad regulada por unas normas muy claras y definidas. La mayoría de los personajes de Austen pertenecen a las clases elevadas, ya sean de la gentry (ámbito rural) o de la nobleza. Y como tales, actúan según lo dictan las reglas del momento.

Algunas de esas normas y costumbres constreñían o limitaban en mayor o menor medida ciertos aspectos de la vida, y podían resultar especialmente gravosas para las mujeres. Las obras de Austen son un fiel reflejo de la sociedad de su tiempo y es fácil que a un lector actual le sorprendan algunos usos de la época y la actitud ceremoniosa de tantos personajes. No es raro que haya muchos que encuentren todo este protocolo exagerado y carente de naturalidad.

¿Qué opinaba Jane Austen al respecto? Pienso que encontramos un fiel reflejo de su modo de pensar en un pasaje de Mansfield Park, en el que el narrador describe la situación en la que se encuentra Julia Bertram al visitar los amplios terrenos de los Rushworth. La joven Julia se ve obligada a caminar junto a la señora Rushworth, cuando ella preferiría estar junto a Henry Crawford.

Resultado de imagen de justine waddell mansfield park julia bertramThe politeness which she had been brought up to practise as a duty made it impossible for her to escape; while the want of that higher species of self-command, that just consideration of others, that knowledge of her own heart, that principle of right, which had not formed any essential part of her education, made her miserable under it

La educación recibida le impide “escapar”, ya que sabe que resultaría muy grosero. El problema es que esa educación solo ha modelado el exterior y no el interior. Sus modales no se corresponden con unos principios que la lleven a preocuparse por los demás, a buscar lo mejor para ellos, a respetarlos… Sabe qué es lo correcto y actúa en consecuencia, pero por mero formalismo.

Las reglas sociales tienen como finalidad principal facilitar la convivencia, establecer unos límites y ofrecer unas orientaciones que sirvan de guía para que todos sean tratados con respeto. Pero, dentro de esos amplios parámetros, cada persona actúa según su carácter, sus principios y sus circunstancias. Las normas de educación pueden quedarse en algo puramente formal o ser el resultado de una actitud interior. Lo ideal, por lo que nos dice Austen, es que sean un reflejo de algo más profundo. Pero, si en algún caso no es así, esas normas de conducta servirán, al menos, para marcar los límites que no se deben sobrepasar si no se quiere molestar u ofender a otras personas.

Resultado de imagen de audrey hepburn elegance quotes¿Basta con ser educado para ser elegante? No. La educación es un primer paso, pero la elegancia va mucho más allá. La educación se basa en normas, la elegancia está fundamentada en el buen gusto, la nobleza, la distinción (elevarse sobre lo vulgar) y en el refinamiento, que no implica ser un tiquismiquis, sino hacer las cosas con esmero y cuidado. Y todo esto adquiere un realce aún mayor cuando cuenta con el ingrediente secreto: la sencillez.

Existe una elegancia aparente y otra real. La elegancia aparente se puede adquirir con cierta práctica y asesoramiento. Está un peldaño por encima de la buena educación, pero queda muy lejos de la auténtica elegancia. ¿Cuál es la diferencia? La primera es una técnica, la segunda es un modo de pensar y de vivir.

Resultado de imagen de postureoLa elegancia aparente busca el reconocimiento de los demás, quiere causar un buen efecto o incluso deslumbrar. Tiene mucho que ver con el “postureo” que tan de moda está hoy en día. Solo se ejercita de cara al público. Sin embargo, la elegancia real impregna todas las facetas de la persona, está vinculada al modo de pensar y a los principios y, por lo tanto, no se ejercita solo cuando hay alguien observando, sino en todo momento.

Imagen relacionada¿Se puede diferenciar una de otra? Por supuesto, con el trato y con el tiempo. Las primeras impresiones son importantes pero no deben ser definitivas, como bien nos muestra Jane Austen en la obra que recibió ese título (First Impressions), aunque después hubo de ser rebautizada como Pride and Prejudice. En esta novela, vemos cómo la percepción de Elizabeth Bennet sobre Mr. Darcy varía con el tiempo. En un principio lo sitúa en el bando de los aparentemente elegantes y al final se da cuenta de que su elegancia es real. Al principio de la novela vemos sus formas correctas, su mente cultivada y su respeto por la etiqueta. Con el transcurso de las páginas llegamos a conocer su interior y descubrimos su valía, que alcanza el grado máximo en la mente de Lizzy cuando descubre que intervino de un modo decisivo en el affaire Lydia-Wickham, queriendo permanecer en el anonimato.

En las novelas de Jane Austen podemos hallar una gran cantidad de ejemplos de ambos tipos de elegancia, y los que conozcan estas historias sabrán la opinión de la autora sobre unos personajes y otros, y la visión que de ellos nos transmite esta genial escritora.

Resultado de imagen de mr wickhamEn el bando de los aparentemente elegantes podríamos incluir, entre muchos otros, a los siguientes personajes:

Mr. John Dashwood (hermano de Elinor y Marianne) y su esposa, Willoughby, Robert Ferrars, Mrs. Ferrars, Mr. Collins, Wickham, Caroline Bingley, Lady Catherine de Bourgh, el general Tilney, los hermanos Henry y Mary Crawford, las hermanas Bertram, sir Walter Elliot y su primogénita, Mr. Elliot, Mr. Elton y su esposa, Frank Churchill…

Imagen relacionadaY en el de los realmente elegantes:

Elinor, el coronel Brandon, Elizabeth y Jane Bennet, Mr. Darcy, el matrimonio Gardiner, los hermanos Henry y Eleanor Tilney, Catherine Morland, Fanny Price, Anne Elliot, el capitán Wentworth, Mr. Knightley, Emma (a ratos), Mrs. Weston…

Soy consciente de que he dejado a muchos personajes fuera de esta lista, pero, desde mi punto de vista, estos son los más representativos.

Como se puede apreciar, las heroínas de estas novelas y la mayoría de sus caballeros aparecen en el grupo de los realmente elegantes. Emma es un caso aparte, Edward Ferrars tiene sus momentos y Edmund Bertram… tiene más de pelele que de caballero (en mi humilde opinión). Y es que, aunque cada personaje de Austen es único, se nota que esta autora tenía una escala de valores bien definida y seleccionaba con cuidado a la pareja que iba a protagonizar cada una de sus historias.

Termino ya…

Como decía al principio, hay muchas cosas que cambian con el tiempo, y en muchos campos hemos progresado, pero creo que hay otros en los que podríamos aprender de nuestros antecesores. Puede que el problema sea que me estoy haciendo mayor xD, pero lo cierto es que a veces echo de menos esa elegancia que destilan algunos personajes de Austen.

Resultado de imagen de prohibido entrar sin camisetaEn esta época de exhibicionismo vital, en la que podemos saber intimidades de muchos con solo asomarnos a las redes sociales; cuando algunos se visten igual para ir a la playa que para asistir a la universidad; en la que hacen falta carteles que indiquen “prohibido entrar a la tienda sin camiseta”; y algunos jóvenes piensan que saben más que sus mayores porque han leído un par de panfletos y retuitean “pensamientos profundos”. En estos tiempos en los que hay gente que no valora los pequeños detalles como ceder el asiento, dejar pasar, dar las gracias con una sonrisa, pedir las cosas por favor, dejar el móvil aparcado cuando hay otras personas delante, hablar en un tono que no resulte molesto a los demás, etc… En estos tiempos, en los que también hay mucha gente elegante, la lectura de Austen puede ser un soplo de aire fresco, una fuente de inspiración y un termómetro para medir nuestra sensibilidad al respecto.

Por supuesto que cada época tiene sus reglas y no hay que quedarse anclados en el pasado. Pero tampoco pensemos que todo cambio es positivo. Progresar es ir a mejor, no tirar pa’alante y ya veremos qué pasa.

En la entrada anterior, Elena Truan hablaba del feminismo y Jane Austen. Sin querer llevar la contraria a nuestra presidenta, a la que me une el afecto, el agradecimiento y muchas horas de trabajo compartido, me atrevo a ir un paso más allá al decir que Jane Austen no es feminista -ni machista-, sino personalista. No como pertenecedora a esa corriente filosófica, sino como defensora de la persona, de cada persona, independientemente de su edad, sexo, creencias o condición social. Cada uno es cada uno y todos merecemos un respeto. Y el que entiende eso podrá alcanzar la elegancia de dos de sus grandes personajes:

Imagen relacionadaImagen relacionadaLa elegancia de Mr. Knightley, que es capaz de moverse en distintos ambientes, velar por sus vecinos más desfavorecidos y cantarle las cuarenta a Emma cuando se pasa de la raya. Y la elegancia innata de Lizzy, que resplandece aún más al compararla con otros miembros de su familia. Una elegancia que le permite enfrentarse a Lady Catherine de igual a igual, a pesar de los pesares; y la elegancia que le permite reconocer su error y cambiar de actitud.

Gracias, Jane por tantas cosas… Y por tus lecciones de elegancia.

Por Miguel Ángel Jordán

 

 

De Taylor, Emma y Jane: feminismo y hermandad.

No voy a empezar la entrada de esta semana con una frase introductoria de Jane Austen y su transcendencia universal, tema que es de sobra conocido por mis queridos seguidores. Hoy abordamos un tema mucho más cercano a nuestras hijas, nietas, hermanas, madres y amigas: el feminismo de Jane Austen. No obstante, antes de preparar en sus cabezas los distintos argumentos que defienden su posición, déjenme decirles que no voy a lanzar al aire la famosa pregunta: “¿Fue Jane Austen feminista? La verdad, según cómo se mire, la respuesta puede ser sí o no. La inexistencia del feminismo como tal en la época de Regencia deja a nuestra autora en dudosa posición. Porque no importa cuánto de revolucionaria fuera una mujer si su época la ataba a ciertos prejuicios que al lector del siglo XXI, fácilmente ofendido y que camina de puntillas entre los términos potencialmente desafortunados, siempre verán como demasiado tradicionales. Permítanme, pues, que reconduzca mi tesis y replantee el tema a abordar: No será el feminismo de Jane Austen, sino en el feminismo en Jane Austen, y no como ella decidiera plantearlo (sin saberlo), sino cómo está plasmado (siendo ella menos consciente aún).

Aún es pronto para saber si el mundo está recibiendo las gotas liberadoras de una cuarta ola de feminismo (sí, señores, ha habido olas de feminismo en la historia de la Humanidad) o si nos impulsamos bajo los coletazos de la tercera ola feminista, evolucionada y aún más fuerte. No obstante, lo que sí es cierto es que ha ganado impulso en los últimos años, y la lucha continúa por mejorar los derechos de la población femenina. Y eso se refleja en las figuras influyentes de la sociedad, como el Girl Power que defienden algunas dignas sucesoras de Madonna, icono de liberación sexual. Son sucesoras de todos los colores, pero del mismo tamaño: muy grandes. Desde Beyoncé, al grito de “Girls, we run this Mother Earth” en Run the World (Girls), que incluso concede becas a mujeres que desean estudiar, hasta Taylor Swift, la odiada y amada niña bonita del pop que ha pasado de escribir historias de amor de instituto a escribir riéndose de sus haters  y hasta de sí misma, predicando el amor a una misma. Pasando por Lady Gaga, que interpretó en los premios Oscar una emotiva canción dedicada nada menos que a las víctimas de abusos sexuales, y Emma Watson, que ha desafiado al encasillamiento quitándose la túnica de Hogwarts para convertirse en embajadora ante las Naciones Unidas de un movimiento feminista, HeForShe.

 

Es interesante observar los ejemplos que establecen iconos como éstos en cuanto a las relaciones entre mujeres, ejemplos que las jóvenes y no tan jóvenes que las siguen van a imitar. Hace tiempo leí un artículo sobre cómo se las había arreglado Taylor Swift para conseguir aumentar su popularidad y sus seguidores con una base de fans tan limitada y otra de acérrimos enemigos tan extensa. La respuesta era simple: Taylor comenzó su carrera con canciones de autocompasión como White Horse o Teardrops on my Guitar, y villanizando a toda rival femenina que le pusiera por delante, como en You Belong With Me. Poco a poco, Taylor evolucionó a canciones sobre sí misma, sus fines de relación y las razones detrás como en The Story of Us, y comenzó a reírse de aquellos que la odiaban en Shake It Off  y We Are Never Ever Getting Back Together, en las que ya de paso, hacía un poco el ridículo en el vídeo para demostrar que no le importaba que se rieran de ella. No sólo eso: Taylor Swift se rodeó de las modelos, cantantes, y actrices más exitosas, jóvenes y guapas del panorama mundial. Creó un #squad. Y todas las mujeres que la seguían soñaban con formar parte de ese #squad de mujeres que se ayudaban, se querían, se apreciaban. Hacían tartas, celebraban el 4 de Julio, y salían de fiesta juntas: todo juntas. Era la Taylor Swift feminista, la que apostaba por crear una hermandad de mujeres, reírse de sí misma, quererse a sí misma, e ignorar, o contestar con estilo y chulería (Bad Blood) a aquellos que querían despojarla de su éxito.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Es un caso distinto, pero igual de (y para mi gusto, más) inspirador que el de Swift, el que encontramos en Emma Watson,  heroína bruja de nombre Austeniano (Emma Watson es el nombre de la heroína de la inacabada The Watsons) y firmes convicciones. Si había mucho de ella en la Hermione Granger valiente e inteligente, determinada y trabajadora que J.K. Rowling escribió, o si bien Hermione, formando parte de su vida desde tan tierna edad, imprimió muchos valores en el carácter de la joven actriz, no podemos saberlo: tal vez ambas cosas. Lo que sí es cierto es que Emma Watson ha permanecido fiel a su imagen de heroína feminista de cabeza pensante para establecer buen ejemplo en las mujeres del futuro, más que el que ya estableció su personaje de Harry Potter. En su discurso para las Naciones Unidas, hablando de HeForShe, defendió los valores feministas no sólo enfocados a las mujeres, sino tratando de incluir a toda la población: hacía el mismo daño a los hombres condenar a las mujeres por salirse de su estereotipo de género. Los hombres también tenían derecho a llorar y ser sensibles, tanto como las mujeres a trabajar en “trabajo de hombres”, etc.

ac_emmawatson_vanityfair_compA veces se les tira piedras a los pájaros porque pueden volar; por defender valores como éstos se la criticó con dureza, especialmente cuando en medio de la promoción de su nueva película, La Bella y la Bestia, (otra heroína feminista que apuesta por la lectura y la sensibilidad sobre la apariencia física) apareció fotografiada para una revista semidesnuda. “No entiendo lo que tienen que ver mis pechos con ser feminista o no”, se desesperaba ella, “el feminismo no es un palo con el que golpear a otras mujeres”

 

¿Qué tiene que ver Jane Austen con estas famosas? se preguntarán ustedes. Jane Austen nos enseña mucho sobre las relaciones; pero no solo sobre las relaciones románticas entre un hombre y una mujer; es importante observar la atención a las relaciones entre mujeres en las novelas de Jane Austen. Northanger Abbey reserva a Isabella Thorpe, quien ha empujado y utilizado a Catherine, un destino poco favorable; mujeres como Lucy Steele, las hermanas Bertram, Mary Crawford, Mrs. Elton, Miss Bingley… Son consideradas antagonistas de las heroínas, y su conducta es castigada por las circunstancias. ¿Lo que tienen en común? Actuar en contra de otras mujeres, en lugar de buscar la forma de ayudarse entre ellas. Incluso Emma es censurada por manipular a su amiga Harriet o burlarse de Miss Bates; la rivalidad entre ella y Jane Fairfax es, igualmente señalada como inexplicable, e injusta al final de la novela. En cambio, las influencias positivas en las heroínas van siempre marcadas por relaciones sanas entre mujeres, mujeres que necesitan y más aún en la sociedad criticada, que no las favorece, ayuda unas de otras. Así, es premiada la buena relación entre las hermanas mayores Bennet, la tranquila amistad de Catherine y Eleanor; la comunicación, más que el destacar las diferencias, de Elinor y Marianne; la relación fraternal entre Emma y su antigua institutriz, que la provee de buenos consejos; y las buenas intenciones de la amiga pobre, pero buena, de Anne. Si bien puede ser arriesgado hablar de feminismo como tal en Jane Austen, bien es fácil ver en sus novelas la defensa de la hermandad entre mujeres; un ejemplo más de la actualidad de Jane Austen, su prominencia como icono para las mujeres, y su universal sabiduría. “El feminismo es sobre darle a las mujeres elección”, dice Watson en el anterior vídeo. Y la defensa de esto es precisamente lo que muchas veces cause lso conflictos en las novelas de Austen. Para buscar valores que queremos en nuestro presente, de la mano de modelos femeninos, a veces podemos ir al pasado, a visitar figuras como la querida Jane.

Por Elena Truan

La historia no contada de Lydia Bennet

¿Qué sabemos de Lydia Bennet? Al oír ese nombre, pensamos en la indiscreta, impulsiva, naïve hermana pequeña de Lizzy Bennet, nuestra querida heroína de Orgullo y Prejuicio.  Pero mientras que es muy fácil reducir a Lydia a un estereotipo, y pasarla por alto en nuestro análisis de los personajes de la popular novela de Jane Austen, es un personaje al que se le presta menor atención de la debida, y su historia cuenta con varios planos que no se cuentan en la novela. Al fin y al cabo, es la historia de su hermana Lizzy, y no la suya.

La novela de Jane Austen ha sido catalogada como novel of manners, es decir, la “novela de modales”, género que se escribe respetando el decoro y en el cual los personajes no se rebelan contra las normas sociales establecidas, y los que lo hacen son castigados como ejemplo. Es el caso de Lydia Bennet, que se casa con el seductor Wickham tras fugarse y ser alcanzada por sus padres. El final que la autora escoge para ella es el siguiente: “El afecto de él pronto se convirtió en indiferencia; el de ella duró un poco más, y a pesar de su juventud y de su aire, conservó todos los derechos a la reputación que su matrimonio le había granjeado”.

¿Cuál es el pecado de Lydia Bennet? Si bien Jane Austen escribía novelas aptas para las señoritas de aquella época, también las teñía, como bien sabemos, de un sarcasmo afilado que iba más allá de criticar los modales de éste o aquel personaje, y criticaba la propia norma social que le obligaba a actuar de un modo u otro. Orgullo y Prejuicio trata del drama del día a día de las mujeres en la época de Regencia, y entre matrimonios racionales surgidos de la falta de opciones (como el de los Collins) y matrimonios por amor que han de ser protegidos de las influencias de otros, (como el de los Bingley) nos encontramos con la cuestión de los matrimonios que arreglaban una situación embarazosa como es la de la fuga de Lydia con un seductor. Está claro que los seductores lo tenían más difícil en aquella época pero, ¿y ellas?

En su habitual estilo, Austen no juzga abiertamente a la joven Lydia, sino que expone los hechos y deja juzgar al lector. El pecado de Lydia no es ni más ni menos que ser engañada. Su rebeldía contra las normas consiste en tener curiosidad sobre aquello que siempre se le ha prohibido y además nunca se le ha explicado. Lydia no es más que una adolescente definida por su madre como alegre. Como cualquier adolescente alegre, busca amistades y busca tanto amor como el que ella está dispuesta a dar. Durante la narrativa de Orgullo y Prejuicio, Lydia causa rechazo por su indiscreción; pero es una joven con cuatro hermanas sobre las que destacar si quiere atención.

Esta reflexión viene motivada por el retrato del personaje ofrecido en la popular serie web The Lizzie Bennet Diaries, de YouTube, en el cual tanto los guionistas como la encantadora Mary-Kate Wiles colocan un potente foco en la historia de Lydia, incluyendo un vlog (video-blog) independiente que puede seguirse a la vez que la serie, en el que Lydia relata paralelamente a las aventuras de su hermana su día a día.  La Lydia del siglo XXI no se enfrenta a un matrimonio para salvar su reputación, sino a un vídeo comprometido subido a la web y (debido a la falta del tema del matrimonio) a la ruptura de la relación y consecuentemente de su corazón al asumir que Wickham no la ama.

La perspectiva moderna que ofrece Pemberley Digital no está tan lejos de la vergüenza que supone Lydia para sus hermanas y progenitores, ya que es sometida a la presión que aún existe sobre algunos actos de mujeres sexualmente liberadas, aunque la humillación a la que son sometidas (como la subida a Internet de un video no consensuado) no sean culpa de ellas. ‘¿En qué estabas pensando?, le reprocha su hermana antes de darse cuenta de que Lydia desconoce su situación. Las reacciones de su hermana Elizabeth también son importantes. La serie web probablemente exagere los comentarios de Lizzie hacia Lydia, ya que en la novela original el decoro no dejaría espacio a la crítica o a los insultos tan crudos entre hermanas, si bien Elizabeth no refrena lo que piensa de ella (esté en lo cierto o no).

 

Resultado de imagen de lydia slut  the lizzie bennet diaries

“Así parece ––replicó Elizabeth con los ojos llenos de lágrimas––, y es espantoso tener que dudar de la decencia y de la virtud de una hermana.  Pero en realidad no sé qué decir. Tal vez la juzgo mal, pero es muy joven, nunca se le ha acostumbrado a pensar en cosas serias, y durante el último medio año, o más bien durante un año entero, no ha hecho más que correr en pos de las diversiones y de la vanidad. Se le ha dejado que se entregara al ocio y a la frivolidad y que no hiciese más que lo que se le antojaba. Desde que la guarnición del condado se acuarteló en Meryton, no pensó más que en el amor, en el coqueteo y en los oficiales. Hizo todo lo que pudo para excitar, ¿cómo lo diría?, la susceptibilidad de sus sentimientos, que ya son lo bastante vivos por naturaleza.

 

Pero sí enfoca un punto importante de la novela con respecto a la historia de Lydia, que es la aparente indiferencia de su hermana mayor y más sensata hacia ella. La propia Elizabeth en la novela original se reprocha esto: ‘Oh, Jane, ¡si hubiéramos sido menos reservadas y hubiésemos dicho lo que sabíamos de él, no habría ocurrido esto!’ The Lizzie Bennet Diaries es más indulgente con Lydia y le ofrece un perdón y apoyo incondicional de sus hermanas.

Resultado de imagen de lydia the lizzie bennet diaries

No obstante, no se ha de olvidar que Jane Austen no juzga a sus personajes sino que deja a sus lectores que lo hagan. En general, la fama de Lydia entre los lectores tiende a ser mala. Es un personaje usado para el ejemplo; y en todo momento Jane Austen (a través de Elizabeth Bennet) condena a la educación que Lydia ha recibido antes que a la joven en sí.

La serie web plantea la versión de Lydia de una forma que urge a leer el libro de nuevo para descubrir una cosa más en Orgullo y Prejuicio: la crítica a la educación y la presión social que las mujeres sufrían, y cómo las consecuencias podían ser fácilmente eliminadas de las conciencias de sus causantes al culpar a las víctimas.

Y tú, ¿has visto ya The Lizzie Bennet Diaries? ¿Qué opinas del planteamiento de Lydia en la serie?

¿Qué opinas de Lydia como lector/a? ¿Estás de acuerdo? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Por Elena Truan

DE MAYOR QUIERO SER AUSTENITA

El día en que leí Orgullo y Prejuicio mi vida empezó. Y no bromeo. Ese día lo tengo conscientemente idealizado porque es el día en que conocí a Jane Austen y ella me hizo descubrir quién era yo y sobre todo quién quería ser.

Yo tenía 14 años y por mi gran fortuna estaba en esa edad en que se tienen pocas obligaciones y las pocas que se tienen desaparecen durante las vacaciones . Digo esto porque yo leí Orgullo y Prejuicio (por primera vez) el fin de semana antes de Navidad de 1996, justo cuando empezaban las vacaciones.

Resultado de imagen de ramblas barcelona navidadLas navidades en Barcelona son mágicas. La Rambla de Cataluña se llena con luces centelleantes, los comercios adornan sus escaparates con deliciosas y caras tentaciones y la gente saca sus guantes, bufandas y gorros aprovechando los pocos días invernales de los que van a disfrutar (en el Mediterráneo ya se sabe). La gente anda por la calle con las mejillas sonrosadas y el semblante alegre acumulando felicidad a golpe de tarjeta de crédito. Todas las ilusiones del año se condensan en esos días hasta la culminación de la felicidad del día de reyes. 

Imagen relacionada

Y todo esto yo me lo perdí porque me quedé encerrada en casa leyendo Orgullo y Prejuicio (una y otra vez). La primera vez la recuerdo con especial nitidez. Fue en un viejo sillón de orejas junto a un enorme árbol de navidad que bloqueaba la salida del sillón; tenías que literalmente aplastar el árbol para salir de allí. Así que pasé esos dos días encerrada en mi casa, encerrada en el sillón por el árbol, por la novela de Jane Austen en realidad. Y sin embargo a mi me daba igual lo que pasaba en el exterior. ¿que más me daban a mi las luces y los paquetes y los falsos copos de nieve? Yo disfrutaba de la compañía del señor Darcy y de Elizabeth Bennet, de Lady Catherine de Bourgh y del señor Collins y también de un montón de bolas navideñas colgadas del árbol que seguro que intentaron más de una vez leer por encima de mi hombro y maldiciendo que yo pasara las hojas tan rápidamente.

Me pasé dos días sentada en el sillón en todas las posiciones posibles e imaginables: empecé con una posición ergonómica pero al cabo de unas horas se me entumecieron mis piernas así que probé de pasar mis piernas por encima de los reposa brazos… y así estuve hasta que me puse de cabeza para abajo. Esta posición no duró mucho, lo admito. En cualquier caso, no me moví de allí. Estuve absorbiendo Orgullo y Prejuicio como si mi vida dependiera de ello. Era como una droga y era imposible saciarme de ella. La necesitaba tanto que que casi la engullía y, en efecto, leí tan rápido el libro que días más tarde al releerlo me di cuenta que había trozos que había sobrevolado. 


Resultado de imagen de pride and prejudice charactersAl fin, al cabo de dos días, lo acabé y, después de lograr apartar el árbol y las bolas, emergí transformada. Mi vida había cambiado. Mis prioridades habían cambiado, mi percepción de las personas y del mundo habían cambiado. Entendí por fin que tipo de persona yo quería ser. Yo quería tener el sentido del humor y la sensatez de Elizabeth Bennet, la percepción del señor Darcy, ser corrosiva como el señor Bennet pero sin perderle el respeto a mis semejantes como él. También había conocido los modelos de personas que yo no quería ser: no quería ser pedante y condescendiente como el señor Collins, ni autoritaria como Lady Catherine, ni insensata y egoísta como Lydia, ni manipulable como Charles Bingley… porque incluso en los personajes más positivos de Jane Austen se pueden encontrar defectos. Orgullo y Prejuicio tenia un abanico de tales personalidades que se podía decir que para mí representaba la comedia de la vida condensada en 200 páginas. Yo entendí la vida a partir de ese día porque la vida existía en ese libro. Jane Austen es capaz de captar lo mejor y lo peor del alma humana como pude descubrir más tarde leyendo sus otras novelas. Para mi sus novelas fueron, y siguen siendo, la mejor escuela de la vida, la más exquisita educación que uno puede recibir para convertirse en un verdadero ser humano. 

El día en que leí Orgullo y prejuicio fue el inicio de esa educación que tan sutilmente nos imparte Jane Austen. Una educación donde la sinceridad y la cortesía no son incompatibles, donde la reina de la fiesta no es necesariamente la mejor persona, donde ser capaz de ver defectos de las personas y reírnos de ellos no nos convierte en seres abominables siempre que seamos capaces de ver nuestros propios defectos y de reírnos de ellos.  

Resultado de imagen de austenita austen

De este fin de semana también salí obsesionada por Jane Austen, sus novelas y sus personajes, su estilo. Esto es algo de lo que jamás me he curado. Por suerte con los años he ido descubriendo que esta enfermedad la compartían muchas otras personas y que a estas personas (como a mi) les encanta compartir y desarrollar los detalles de nuestros síntomas.

Así que habréis entendido porque ese fin de semana fue tan crucial para mi. Lo es porque el día en que leí Orgullo y Prejuicio descubrí lo que quería ser de mayor. Yo quería ser austenita.

Imagen relacionada

Por Neus Baras

Los 8 hombres complicados que te encontrarás según Jane Austen

Cuando decimos que Jane Austen es universal, hay muchos ejemplos para ilustrarlo: y uno de ellos es el hecho de que sus personajes son tan reales ahora como lo eran hace 200 años. Y esto incluye a los hombres. En su retrato de la sociedad, Jane fue capaz de describir patrones que aún encontramos en personalidades de conocidos de hoy en día. ¿Conocerás hombres que se parezcan a los personajes de novela de Jane? Imposible, pensarás, que haya un Darcy o un Knightley por aquí cerca y yo no me haya enterado… Bueno, lee cómo estos personajes pueden encajar en el siglo XXI, ¡y mira de nuevo!

El Knightley

Seamos sinceros, es bastante pesado. No te deja pasar una. Es el típico plasta que siempre va a tener algo que decir cada vez que te las des de lista. ¿Que te tiras el pisto hablando de una peli? “Pero si no la has visto”, interrumpe él. ¿Qué pasas de leer? Te regala un libro porque sabe que te gustará y quiere que empieces. ¿Fumas? Adivina quién está siempre al lado diciéndote que tendrías que dejarlo… Te pone bastante nerviosa y siempre hace que pongas los ojos en blanco y te rías de él diciéndole que habla como tu padre. Aun así, siempre buscas su aprobación. Te encanta discutir con él porque sabes que lo hace porque te quiere, y sabes que en realidad, le gustas con tus defectos y sabe ver la mejor versión de ti.

El Collins

Es el que se cree que te hace un favor con su presencia. No sólo se cree más listo que tú, sino que además te da la brasa con sus lecturas académicas. Es el clásico que se cree que “con tus notas, a lo mejor no consigues plaza en el máster que quieres, busca un trabajito” es un sólido consejo, y “yo que tú me conformaría con este puesto, que está muy bien para ti” es una demostración de apoyo. Su afición al postureo hablando de su amistad con el jefe/profesor/amigo con finca o barco no es que ayude mucho, precisamente. Y su convicción de que le gustas porque según él es un partidazo, tampoco.

El Churchill

Tiene novia, pero no te lo ha dicho (ni piensa decírtelo). Es encantador y fascinante, liga contigo sin ninguna vergüenza, lo que te da seguridad porque además te ha presentado a tus amigos y a los suyos. Pero nunca se compromete, porque siempre estará a tiempo, cuando te enteres de que tiene novia, de echarse atrás. Ojo con enamorarte de un Churchill: cuando menos te lo esperes estarás en lo más profundo de la friendzone preguntándote cómo ha pasado. Puedes enfrentarte a él con todas las capturas de pantalla que quieras: podrá refugiarse en el “si eso era en broma”. Te hará esperar siempre para darse importancia, y aún así, te emocionarás cada vez que aparezca.

El Wickham

Te hace pensar que realmente liga contigo. Es guapo y dice todo tipo de cosas maravillosas, y por supuesto, quieres creerle. Pero ha dejado de contestarte al whatsapp y ayer por la noche te lo encontraste de copas con tu hermana y sus amigos. Pero en cuanto te des la vuelta, estará ligando con otra más fácil. ¿Por qué me contó todas esa cosas tan personales si no me quería?, pensarás. Tú y yo sabemos que se lo inventó todo para ligar un rato, pero vales demasiado para él. Y tu impresionable hermana/amiga/prima más joven, también.

El Willoughby

Parecido al Wickham, es encantador y atento, y hará que te enamores de él enseguida. Pero luego desaparece, y no te contesta los Whatsapp, ni los emails, ni el teléfono, nada. Como mucho cuando ve que estás a otra cosa, te escribe, ya pasadas las 12 de la noche, y cruza los dedos para que estés vulnerable. Todo mientras no deja de ligar con la que tiene al lado, por supuesto. Te va a dar pena cuando se de cuenta de lo que hace mal, pero no puedes detener tu vida por él, así que pasa página.

El Thorpe

Es la temida lapa. Se ha empeñado en acapararte durante toda la fiesta, y da por sentado de que como le contestas en su insaciable conversación, correspondes sus atenciones. Su conversación, para empeorar las cosas, es aburrida; no ha leído un libro en su vida. Te hace quedar mal con la gente a la que deberías saludar o con la que quieres pasar el rato, y no contento con darte una vergüenza ajena tremenda, conseguirá que cualquiera que te interese no se te acerque ni a veinte metros. Huye al jardín, al balcón, a la pista de baile, o al baño: te seguirá, bailará contigo, te esperará en la puerta. Lo mejor será que te unas a algún amigo que a él le aburra con la esperanza de que éste le espante, al menos unas horas. P.D: Bloquéale en Whatsapp y Facebook.

El Bingley

Éste parece que no tiene pegas. El chico Bingley es guapo, atento, simpático… Es siempre agradable y nunca se olvida de saludar y sonreírte. Siempre te va a sacar a hacer algún plan si le escribes, o te invitará a su casa, o incluso montará una fiesta sólo porque te apetece ir a una. ¿El problema? Nunca se separa de su mejor amigo, más difícil de complacer y a quien te tienes que ganar. Además, un chico tipo Bingley sólo quiere que todos estén contentos, así que hará lo que tú le pidas, pero también lo que los demás le digan. Eso sí, si te ganas la aprobación del amigo nada ni nadie le separará de ti… Si aguantas a alguien tan buenazo ya es cosa tuya.

El Wentworth

La paciencia es tu mayor aliado si te enamoras de un Wentworth, que te hará esperar, y esperar, y esperar… Se acercarán otras a él, coincidiréis en fiestas donde ni te salude, os tocará sufrir silencios incómodos, y ya puedes estar segura de que le gustas, porque aun así probablemente no se decida a decirte lo que siente. Pero cuando te lo ganas, te lo ganas para siempre. Un consejo: díselo tú, probablemente te mire desde el otro lado de la sala cuando tú no miras, y se muera de ganas de hablar contigo.

El Ferrars

Le gustas pero no se decide a dejar sus compromisos anteriores (aka su novia). Si merece la pena, lo hará y se ira contigo pero hasta que lo haga… Con un Ferrars nunca se sabe, pero si te quiere, lo hace de verdad.

El Darcy

Es ese estirado que conociste en la fiesta, que te preguntó qué música te gustaba con la EVIDENTE intención de juzgarte por tu afición a escuchar One Direction y no avergonzarte de ello. O tal vez es ese compañero de trabajo orgulloso que no te mira dos veces al pasar por tu mesa. No es que no puedas contestarle todas sus pullas, pero da igual porque su actitud callada te mandará el mensaje de que no tiene tiempo ni ganas para hablar contigo. Y, sin embargo, te encanta porque cuando hubo que ayudar a tu amigo a mudarse él echó el resto subiendo aquel sofá, o cuando necesitabas un par de días para ir a ver tu abuela te pasó todos los apuntes que te perdiste. Y es que, a pesar de ser un borde cuando está en plan tímido, es un auténtico trozo de pan.

25 objetos que cualquier austenita adorará

Para todos los bolsillos –no importa si apenas tienes 50 al año o eres la afortunada receptora de 20.000 al año. ¡En esta curiosa lista habrá un artículo austenita para tí!

1. Este espejito para asegurarse de que tus mejillas están sonrosadas, tus rizos en su sitio, o tu corbatín bien anudado:

gallery desc

Porque un poquito de orgullo tampoco es malo. Jane Austen Gift Shop, €16,27. Consíguelo aquí

2. Estos gemelos para el Darcy en tu vida (o para tí):

gallery desc

Dress like a gentleman. Jane Austen Gift Shop, €23,80. Consíguelos aquí

3. Estos cortapastas para que tus galletas tengan siempre un aire literario:

Jane Austen cookie cutter

Jane Austen Gift Shop, €11,27. Lo tienes aquí, ¡y también tienes la versión Darcy!

4. Este imán que expresa de forma elocuente y en palabras de Jane tu aversión a las relaciones sociales:

Agreeable People Rectangle Magnet

“I have never desired your good opinion.” En cafepress.co.uk, €5,05.

5. Este termo para explicar la razón de tus altas expectativas:

Stainless Steel Travel Mug

No es culpa tuya. En cafepress.co.uk, €10,09.

6. Un colgante para llevar tu novela favorita siempre contigo:

De Austen persuasión libro medallón (citar dentro) encanto, llavero o colgante, collar

De Fantasía Trinkets, en Etsy. De €11,00 a €13,00. Consíguelo aquí

7. Un adorable y simpático Wentworth de bolsillo.

gallery desc

Encuéntralo aquí. Pero si el capitán Wentworth no es tu favorito, también puedes encontrar a Darcy o a Knightley. Para acompañarles puedes encontrar a Lizzy, Emma, Anne y la propia Jane Austen. (Haz click en los nombres para encontrarlos). Cada uno cuesta €12,54 y están en la Jane Austen Gift Shop.

8. Una réplica del anillo de turquesa de Jane Austen para guiar tu mano.

Jane Austen inspiró anillo turquesa (oro o plata)

El original (izquierda) se vendió en subasta por £152,450. En Etsy tienes esta réplica regulable por €11,79.

Una versión en Museum Selection por £12.99 incluye grabada la frase “I have loved none but you” de Persuasión.

9. Un diario para escribir la novela de tu vida

gallery desc

Recuerda: “If adventures do not befall upon the life of a young lady, she must seek them abroad.” En Jane Austen Gift Shop, €19,42. Consíguelo aquí.

10. Un broche con una colección de símbolos austenitas que llevar de insignia:

Pride and Prejudice Brooch

En Literary Emporium, €22,72. Consíguelo aquí.

11. Estos pendientes de plata de Jane:

Jane Austen earrings

Simples y elegantes. En Jane Austen Gift Shop por €50,14. Encuéntralos aquí.

12. Unos posavasos para culturizar a tus invitados a la vez que se rompe el hielo:

Son de neopreno para poder lavarlos y que no estropeen tus muebles. En Etsy por €20,41. Cómpralos aquí.

13. Esta camiseta para identificarse con los rasgos más característicos de Elizabeth Bennet:

Women's Dark T-Shirt

Así eres tú. En cafepress.co.uk por €23,98. Encuéntrala aquí.

14. Estos pósters para que tus niños empiecen a familiarizarse con Jane… o para tu propia habitación.

Jane Austen: Orgullo y perjuicio de imprimen. Maratón con todos los personajes del libro

No, no soy demasiado mayor. Los vende PemberleyPond en Etsy, por €17,00. Échales un vistazo aquí.

15. Este cojín minimalista con “Orgullo y Prejuicio” impreso.

Jane Austen cushion cover

Por si te quedas sin nada que leer. En Jane Austen Gift Shop, €22,57. Consíguelo aquí.

16. Una taza para que desayunes en tu cocina, pero dejando claro dónde preferirías estar.

Seguro que Mrs. Reynolds hace un café estupendo… en fin, a trabajar. En Amazon, €12,37. ¡Aquí!

17. Estos adorables post-it de Mansfield Park para tu escritorio.

gallery desc

“La memoria es a veces tan retentiva, tan útil, tan obediente”. En Jane Austen Gift Shop, €1,88. Consíguelos aquí.

18. Unos sujetalibros para flanquear tu colección de novelas de Jane:

gallery desc

Se venden individualmente, no por parejas. En Jane Austen Gift Shop, €31,32. Cómpralo aquí.

19. Una lista para hacer la compra con elegancia (o hacer listas de libros por leer):

gallery desc

En Jane Austen Gift Shop, €7,51. Aquí.

20. Un calendario para recordar cumpleaños, aniversarios, y fechas austenitas:

gallery desc

El cumple de Jane es el 16 de Diciembre. En Jane Austen Gift Shop, €6,26. Consíguelo aquí.

21. ¡GALLETAS! Y de Sentido y Sensibilidad, nada menos:

Sense & Sensibility-themed cookies

¿Hay mejor excusa para comer galletas? Consíguelas en Etsy, por €27,16.

22. La camiseta souvenir definitiva de todos los sitios de Orgullo y Prejuicio:

Pride & Prejudice Locales T-Shirt

Hemos estado en nuestras mentes. En Etsy, por €22,68.

23. Y esta sudadera con los hombres de tu vida:

Los hombres de Jane o las mujeres slouchy sudadera - Jane Austen - orgullo y prejuicio - sentido y sensibilidad - Northanger Abbey - Emma - persuasión

Collins se ha colado, pero se lo perdonamos. En Etsy por €32,65.

24. Este pañuelo para rodearte de sus palabras:

Orgullo y prejuicio libro bufanda

Orgullo y Prejuicio es el favorito. En Etsy por €43,54.

25. Y este vestido con el bajo de Orgullo y Prejuicio, para ser la muchacha más bonita del baile:

Orgullo y prejuicio literatura especial ocasión vestido, Rooby lane, tamaño 8 UK

Querrán admirarlo y leerlo. En Etsy por €161,94.

Hemos ido a ver Orgullo + Prejuicio + Zombies para que no tengas que ir tú (o te convenzas de ir)

Lo sabemos. Lo llevas pensando desde hace un tiempo. ¿Deberías ir a ver Orgullo + Prejuicio + Zombies? Te gusta Jane Austen, te gusta Elizabeth Bennet, te gustan las películas de época, puede que incluso te gusten los zombies. Pero, ¿Cómo mirarás luego a tus profesores de literatura a la cara? ¿Con qué cara dirás luego a tus compañeros de trabajo, cuando te pregunten qué hiciste el fin de semana, que te fuiste a ver una película de zombies mezclada con Jane Austen? Bueno, como presidenta de JASES me he sentido en la obligación de ir en avanzadilla y ver la dichosa película, para que los que queréis verla, no os sintáis tan mal por ir, y los que no queréis, tal vez os convenzáis de ir, u os reafirméis en vuestra decisión.

La trama, por supuesto, no es mala. Ya lo sabéis, me diréis, es Orgullo y Prejuicio. Sí que lo es, pero hay algo más. La película no cumplió dos grandes temores que me acechaban: Uno, no es una película que aprovecha el clásico gótico inglés que, aunque más victoriano que de Regencia, suele dar tanto resultado en las películas de Hollywood combinado con flotantes vestidos y neblinosos bosques. No se regodean demasiado en el misterio de la luz de las velas, ni los zombies son de esa estética burtoniana que combina putrefacción con belleza. Dos, tampoco es una película punk de las que añaden música rock a la estética del siglo XVIII, en la que los personajes saltan a ser otro totalmente distinto que deja de bailar para luchar como un protagonista tarantinesco, sin ninguna explicación lógica del origen de sus habilidades en el cuerpo a cuerpo.

Tratando de mantener el carácter inglés con caricaturas propias de un periódico de la época, nos explican al principio que los zombies son una plaga que proviene de más allá del mar, que se culpa a los franceses (y éstos a los ingleses por supuesto) y que las clases altas aprenden a defenderse a través de técnicas asiáticas. Que el exotismo se ponga de moda en Inglaterra no es ninguna sorpresa, y así se introducen las razones de que Elizabeth Bennet sea tan fantástica matando zombies. Y así, tenemos un Darcy con katana, una Lizzie de artes marciales, y los angelicales Jane y Bingley que son más de pistola.

Mientras que las dos tramas –los no-muertos y la búsqueda de marido– se las arreglan más o menos para encajar respetando la época histórica y el carácter de los personajes, éstos últimos no sobreviven todo lo bien que deberían al apocalipsis zombie. La altanería de Darcy pasa bastante desapercibida por culpa de que no parece una época para frivolidades, y él es un coronel consagrado a la seguridad de la población. El actor, Sam Riley, queda bastante lejos del Darcy alto, apuesto e imponente, misterioso incluso, que se espera de él. Bingley y Jane, tratados en pareja pues son igual el uno al otro, sirven de bonito complemento a la pareja principal, agradables a la vista pero de poco diálogo. Douglas Booth es sin duda tremendamente apuesto, pero gracias a su escaso personaje sus dotes de interpretación, que no destacan de todas formas, pasan desapercibidas; mientras que su compañera Bella Heathcote ofrece una buena interpretación pero poco papel con el que lucirse si no es mostrando sus grandes ojos azules. La Elizabeth Bennet de Lily James es correcta, lo cual no es ninguna sorpresa: es un personaje que soporta cualquier universo en el que la mujer tenga que salirse del papel que la tradición le asignó. No llama la atención, pues el guión no plantea ningún reto, pero la actriz se desenvuelve muy bien.

Sin mucho ingenio, para los personajes recurren a la estética habitual: Darcy siempre se viste de negro; Bingley de colores más claros; Elizabeth, de cabello castaño, escogerá colores terrosos y más oscuros; Jane, rubia, opta por el blanco y los crema; Lydia y Kitty los colores pastel y Mary, de negro o gris.

En cuanto a personajes secundarios, encontramos a una poco lucida Lena Headey en su característico papel de mujer poderosa e intimidante. Lady Catherine de Bourgh recibe una equivocada interpretación; es un personaje que en caso de zombies probablemente se escondería en su mansión sin importarle nada más. Pero toda su ridiculez desaparece para convertirla en una especie de héroe de novela gráfica con poco protagonismo en proporción a sus minutos en pantalla. Por su parte, Matt Smith en el papel de Mr. Collins está divertido; una nueva interpretación del sacerdote que no es ni el seguro y pomposo Collins de 1995 ni el tímido e incómodo de 2005, sino un torpe y desgarbado primo que resulta bastante cómico, aunque de nuevo, brilla poco. Wickham y Lydia no tienen nada que merezca la pena mencionar; el personaje de ella está descuidado, dado por sentado, y Jack Huston parece que hace lo que puede pero carece de la labia y el atractivo (no físico) del personaje.

La poca atención a los personajes se debe a que el protagonismo de los zombies y su trama obligan a recortar numerosas escenas originales que es una auténtica lástima perder. Elizabeth no pasa por Pemberley; Jane jamás va a Londres; la fantástica escena de la proposición de Collins a Lizzie queda en nada, mientras que se decide alargar la primera proposición de Darcy a Lizzie a una poco elegante, aunque divertida pelea en la que Elizabeth está bastante fuera de personaje. Hollywood es Hollywood, pero le da a la película ritmo y velocidad, que es al fin y al cabo lo que pide el género de acción.

Dicho todo esto, es una película entretenida, divertida incluso. El público austenita se deleitará viendo cómo son Netherfield o Pemberley; encontrándose con el fantástico (y con muchos menos minutos de los que merece) Señor Bennet, interpretado por Charles Dance, que es incapaz de hacer un mal papel; o apreciando que se haya mantenido la englishness de la novela, y no se hayan dejado por el camino las frases originales más icónicas. Aunque con la sensación de ser una cierta impureza, una cita de Northanger Abbey y otra de Emma se cuelan como homenaje y no se puede evitar cierta sonrisa al escucharlos… Se aprecia cierto cariño por la autora y por esta obra que es, al fin y al cabo, una de las más importantes y leídas de la literatura universal. La película no se ríe de Jane, se ríe con ella, y no pasa absolutamente nada si nosotros hacemos lo mismo.

Del baile en el Congreso Jane Austen

Nerviosos y emocionados, los asistentes al congreso de Jane Austen en el CEU fuimos dirigidos a nuestro salón de baile particular: el salón de actos del colegio mayor, adyacente a la facultad de Económicas. Pablo Gutiérrez, director del congreso, lideró al grupo hasta el sitio; pero algunos se escaparon por el camino hacia el baño, con misteriosas bolsas en las manos y sin que gran parte del público sospechase que llevaban el equipo completo para asistir a un baile.

El director del grupo de teatro nos ofreció tres vestidos de época, de los cuales dos fueron elegidos por dos entusiastas; eran más dieciochescos que de Regencia, pero aún así estoy segura de que habrían hecho brillar de entusiasmo los ojos de Lydia Bennet. Pero, ¿creen que esto fue sólo cosa de mujeres? No, señor. Pablo Gutiérrez no se libró de participar cuando le ofrecieron una bonita chaqueta marrón con detalles dorados que bien podría haber servido para hacer un Shakespeare, pero que también podría pertenecer al señor Darcy en casos de apuro; y he de decir que estaba fantástico.

Cuando apareció la profesora de baile pidiendo voluntarios empezaron las dudas; no todo el mundo quería apuntarse. Muchos comunicantes se sentaron discretamente con la cámara en las manos, como asegurando su posición de meros fotógrafos. El profesor Jenkyns se sentó de inmediato, y observó la escena desde la distancia con aparente hilaridad (suponemos que en Bath estas cosas se hacen mejor, pero tiempo al tiempo). Y entonces aparecieron los demás: Mari Carmen Romero, de El Sitio de Jane, llevaba un vestido azul intenso que destaca en las imágenes que ofrezco por su color y corte magníficos; Mila Cahué se apuntó al estilo Lady Catherine de Bourgh e hizo su entrada con un regio vestido aterciopelado marrón, collar de perlas, y plumas en el cuello y en el cabello. Aún hubo otros dos modelos de Regencia más sencillos, de colores suaves y  corte desenfadado. Una pareja apareció también vestida: ella, con un vestido largo moderno pero romántico; él, con el equipo completo de chaleco, corbatín, chistera… ¡y patillas!

                             IMG_20160226_185254

Gracias a estos valientes y elegantes participantes, mucha gente se animó (esta humilde autora incluida), y el escenario pronto estuvo tan lleno que Catherine Morland y Mrs. Allen habrían suspirado por volver a los “tranquilos” bailes de Bath. El hecho de que todos fuéramos novatos no ayudó mucho. La paciente profesora de baile soportó parones, risas, pisotones, preguntas (¿pero a tu derecha o a mi derecha? ¿esto con qué pie?) hasta que le cogimos el truco. Y es que aprendiendo esto uno no subestima las numerosas lecciones de baile que soportaban las heroínas austenianas, la importancia de lucir dicha habilidad tras tanto esfuerzo, y lo que es más, la facilidad con la que parecen aprenderse tantos bailes distintos.

Pues sepan, lectores, que en nuestro baile, que sólo era uno y algo simplificado, había tres “fases” con distintos pasos a aprender. Yo tuve la suerte de bailar con uno de los dos hombres que había sobre el escenario, Pablo Gutiérrez y su chaqueta Shakespeariana, que supo llevar como si fuera el mismísimo Willoughby, y puedo asegurar que ninguno de los dos lo encontramos sencillo. No puedo hablar por aquellas que llevaban un vestido adecuado para la época, pero sí las vi tropezar de vez en cuando con dobladillo. ¡Qué mérito! Estoy segura de que ellas tampoco lo encontraron fácil.

Lo primero era más o menos fácil (comparado con lo que vendría después, aunque nos quejamos todos desde el principio). Una bonita vuelta alrededor de la chica (ver gif) repetida por la chica alrededor del chico. Un brazo delante y uno detras y girar uno alrededor de otro. ¡Con reverencia incluida! Pura gracia y elegancia, y la única dificultad consistió en saber por qué lado abordar a la pareja.

20160226_184604

Lo siguiente también era fácil, y tremendamente divertido, pues lo hemos visto todas en numerosas películas: dar las manos a la pareja, manteniéndolas en alto, dar unos pasos de un lado a otro y… ¡pasar por el túnel!

20160226_184840

Pero, ay amigo, la cosa se complicó. Siendo dos filas de parejas, las dos filas que daban al interior del escenario debían formar un corro, y las dos filas exteriores, otro. ¿Me siguen? Yo tampoco. Pero una vez formado un corro, que es lo que importa, tu pareja pasa a ser el hombre de tu derecha. Tras darse las manos como en el corro de la patata, y dar tres pasitos a la izquierda, toda señorita que se precie debe enrollarse cruzando los brazos SIN SOLTAR sus manos del corro. Como si Emma no tuviera más problemas en los que pensar. Luego puede una soltarse de la pareja que no le corresponde, quedándose con un solo hombre, y dar una graciosa vuelta, o dos.

20160226_184929

Y por último, se ha de recorrer el círculo intercalándose unos con otros con esa especie de “choca esos cinco” tan propio de los bailes de época. Y creo que en el último momento se añadió algo de caminar entrelazando los brazos y cambiando de lado cada tres pasos… No todo el mundo pudo seguir esa parte.

20160226_184907

Veredicto de la velada: La falta de caballeros y el hecho de ser impares no hizo mucho en favor de los bailarines, pero a pesar de ser novatos se calcula que en dos lecciones intensivas entre las lecciones de piano, pintura y francés se dominaría al menos un par de danzas.

También cabe mencionar que además de pasar mucho calor en el proceso (lo cual nos hace comprender aquellas mangas cortas en plena Inglaterra y las ingentes cantidades de oporto y ponche que se servían en los bailes), mantener ingeniosas discusiones con la pareja de baile al mismo tiempo que se siguen los pasos es imposible. O bien requiere un nivel de maestría que sólo se consigue si se deja la carrera y el colegio, se olvida una de escribir esos poemas, y se deja de una vez por todas el pianoforte, que después de oír a Jane Fairfax prefería dejarlo de todos modos.