El patrón que todas las relaciones Austenianas siguen

En su aguda crítica de la sociedad que la rodeaba, Jane Austen tuvo el tino y la visión de analizar, a un profundo nivel humano, las relaciones humanas. Esto incluye, como bien sabemos, el análisis de las relaciones románticas en torno a las cuales giran los argumentos de sus novelas, y que inevitablemente acaban en matrimonio. No ha de pasarse por alto que Austen no sólo defiende en sus finales los matrimonios por amor, en oposición a aquellos por dinero o estatus social a los que se ven empujadas algunas heroínas o personajes secundarios, sin tanta suerte como las primeras. En una época en la que el matrimonio era un negocio, y la urgencia de encontrar marido era capital en la vida de las mujeres si no querían encontrarse en la indigencia o en serios apuros económicos, amén de falta de posición social, la autora defendió la construcción de relaciones románticas sin precipitación. Los noviazgos en la época de Regencia eran cortos; poco tiempo tardó el señor Elton en volver a Highbury con una esposa adecuada en Emma, y menos aún tardó el señor Collins en sucumbir a los encantos (o acertadas atenciones) de Charlotte Lucas, y decidir que había dado con la candidata adecuada para ser su esposa en Orgullo y Prejuicio.

No obstante, es de destacar que las principales heroínas de sus novelas canónicas siguen un largo, y a veces doloroso, proceso antes de alcanzar un entendimiento absoluto con sus pretendientes y culminar en el ansiado matrimonio. Se consideran en esta reflexión a las protagonistas de las novelas: Emma, Catherine Morland, Elinor y Marianne Dashwood, Anne Elliot, Elizabeth Bennet, y Fanny Price. Pero también a tener en cuenta son Jane Bennet y Harriet Smith, secundarias cuyo protagonismo en el desarrollo de sus íntimas, y su feliz final, las hacen tan merecedoras de atención en la defensa de Austen de la correcta construcción de una relación. Es así que Austen sigue un patrón que se cumple siempre en el proceso de familiarización de estos personajes con los hombres de los que se enamoran, y que resulta vital para al final, poder casarse con ellos, y no con otros menos adecuados.

1. Conocimiento mutuo con el tiempo

El primer paso para la sólida relación entre dos personas es en Austen el paso de un cierto tiempo para que ambos personajes se conozcan adecuadamente. No es un paso fácil de seguir: muchas heroínas se enfrentan a la posibilidad de que en el transcurso de los meses siguientes a conocer a su enamorado, éste encuentre a otra posible esposa. “Miles de cosas pueden acontecer en seis meses”, observa Jane Bennet sobre su separación de Bingley. En mucho menos tiempo, como se ha dicho, algunos hombres se decidían por una esposa, y la presión familiar podía tener mucho peso en dichas decisiones. No obstante, en Jane Austen, este tiempo debe pasar. Jane Bennet es una gran sufridora de este paso, en el que la incertidumbre la mantiene preocupada, pero también este tiempo permite repetidas visitas y ocasiones de conversación para juzgar el carácter de Bingley. Es evidente que Elizabeth necesita más tiempo aún; y es el periodo inicial de su relación el que permite que se forme una idea del carácter de Darcy, si bien es errónea y no muy favorable. Elinor disfruta de un tiempo para decidir, en su fría racionalidad, que le gusta el señor Ferrars; y Marianne, si bien se precipita y no la conduce a nada bueno sino desilusión (como comentaremos más adelante), goza de la compañía de Willoughby y comparte pasatiempos con él. Catherine Morland conoce al señor Tilney en el centro de la actividad de la sociedad inglesa, los bailes de Bath; y tampoco duda en compartir excursiones y visitas con él para conocerse mejor. Qué decir de las dos grandes pacientes, Fanny Price y Anne Elliot, la una habiendo pasado media vida con Edmund hasta conocerle en profundidad, la otra conociendo a su amado y, luego de tener años para reflexionar sobre su error, teniendo que pasar un silencioso sufrimiento mientras reconecta con el capitán Wentworth. Así mismo, Harriet Smith conoce a Robert Martin desde hace tiempo, un tiempo en el que él se gana su corazón, al contrario que el señor Elton.

En el tiempo que estas heroínas se toman para conocer a sus futuros esposos, otras mujeres se precipitan a matrimonios que, en su delicada elegancia y moderado juicio, Austen “castiga” con finales de indiferencia, desaparición del amor y del respeto. Tales casos son los señores Bennet, Lydia y Wickham, o Lucy Steele.

2. Visita a la casa

Otro importante paso, de profundo simbolismo, es la visita de la dama a la casa del caballero. Este paso en la relación entre la heroína y su amado proporciona una oportunidad para que ella pueda juzgar mejor el carácter de él, y pondere sus juicios hasta ese momento.

Obvio ejemplo sería la visita de Elizabeth Bennet a Pemberley, que genera discusiones entre críticos sobre si tuvo o no, según ella misma bromea, una influencia de peso en su decisión de aceptar a Darcy. En Pemberley, Elizabeth es capaz de ver, por un lado, el auténtico nivel del estatus social de Darcy; pero por otro, también su lado humilde, bondadoso y amable. Fanny Price crece en la casa de Edmund y eso la permite conocerle en profundidad; Catherine Morland encuentra el culmen de sus fantasías en ver a Henry Tilney en la Abadía, pero sobre todo, éste se preocupa de mostrarle a Catherine su futura rectoría, con lo que Catherine puede reflexionar sobre el carácter auténtico y humilde de Henry, además de, como Lizzy, ponderar la clase de vida que tendrá junto a ese hombre.

Se hace notar que Emma está muy familiarizada con la abadía de Donwell que posee Knightley, hasta el punto de ser prácticamente la anfitriona de sus reuniones. Tambien Harriet Smith es conocida por la familia de Robert Martin y frecuenta. Austen engaña a todos sus lectores cuando permite que Willoughby le muestre Combe Magna a Marianne, haciendo pensar al lector, y a Elinor, que la reprende por su indiscreción, que su relación ha de tomarse en serio.

3. Desilusión

Como nudo principal de la historia, ha de haber una desilusión o malentendido que enfrente a la pareja, la separe, y así ponga a prueba la fortaleza de su afecto. En el caso de Jane Bennet, su moderación, en parte por su propia timidez, en parte, quizás, por contrarrestar la indiscreción de su familia, genera una incomunicación que complementa la fácil manipulación de Bingley, separándoles. Elizabeth es incapaz de abrir los ojos más allá de sus desencuentros con Darcy, y el orgullo impide que se entiendan. Emma no sólo es incapaz de ver y reconocer su afectó por Knightley, sino que además una y otra vez le decepciona con sus “travesuras” y las consecuencias de éstas. El obstáculo de Elinor es una mezcla de malentendidos y falta de comunicación, mientras que el Marianne es una pura desilusión por haberse precipitado; Willoghby no pasa la prueba de fuego, mientras que Brandon, con su constancia, previa invitación a su casa, y superación del primer juicio desdeñoso de Marianne, sí consigue conquistarla. Los obstáculos de Fanny Price y Catherine Morland, e incluso de Anne Elliot, resultan más físicos al aparecer rivales o un padre autoritario. En el caso de Catherine incluye la decepción de Tilney al asustarse de las imaginaciones de Catherine, y en el caso de Anne una barrera aún más difícil de luchar: el paso del tiempo.

4. Reconocimiento

Es sólo la superación de este paso anterior el que permite que los personajes austenianos sufran una anagnórisis, o reconocimiento: en irónicas y dramáticas exclamaciones, muchos aseguran haber estado ciegos. Elizabeth lo ha estado; Darcy se sobrepone a su orgullo, mejorando sus modales; Emma descubre su afecto escondido en su interior, hasta que Knightley confiesa; Edmund por fin reconoce el amor de Fanny; Anne y Wentworth son capaces de sincerarse; y Catherine Morland recibe la visita de un Tilney liberado de la autoridad de su padre. Jane Bennet y Catherine, igual que Harriet, consiguen librarse de las influencias de otras personas que constreñían su libertad para reunirse con sus elegidos.

Conclusión

Es solo superando y cumpliendo estos cuatro pasos que Austen construye sus relaciones. La mayoría de éstas van, pues, a contracorriente, y es una subversiva rebeldía de la autora el defender relaciones en las que la joven pareja se toma su tiempo para escoger, haciendo uso de una libertad difícil de conseguir en la época de Regencia, pero necesaria en las novelas de Austen para conseguir una relación satisfactoria y sana. Es pues para nuestra autora algo recomendable no precipitarse en la búsqueda de un marido y no sólo tomarse el tiempo de elegir como se hace en la actualidad, sino asegurarse de que la que se construye es una relación sólida, fundada en afecto y respeto mutuo.

Por Elena Truan

Anuncios

LOS TRIÁNGULOS AMOROSOS (Parte 2)

Decíamos ayer… 😉

En la primera parte de esta serie de entradas se abordó el tema de los triángulos amorosos en general y se analizó el formado por Edmund-Mary Crawford-Fanny en Mansfield Park.

Hoy vamos a hablar de Emma, donde podemos encontrar varios ejemplos  de tipos muy distintos.

Imagen relacionadaSi tenemos en cuenta que el hilo conductor de esta novela es el afán de casamentera de su protagonista, no es de extrañar que a lo largo de la historia aparezcan varios triángulos amorosos. Aunque, en realidad, todos son imaginarios o, al menos, aparentes.

El primero que encontramos es el compuesto por Robert Martin-Harriet-Mr. Elton. Como bien saben los lectores, mientras que el interés de Robert Martin por Miss Smith es real y firme, el de Mr. Elton solo existe en la imaginación de Emma. Esta circunstancia es evidente desde el principio para todo el mundo, excepto para las interesadas. Para Emma porque se cree sus fantasías, y para Harriet porque en su simplonería está dispuesta a creer todo lo que Miss Woodhouse le diga. Los lectores se van dando cuenta de cómo las jóvenes se engañan a sí mismas y no son capaces de interpretar de manera correcta la actitud de Mr. Elton. Y, por si hubiera alguna duda, Mr. Knightley, adivinando las intenciones de Emma, adelanta lo que ocurrirá… Y  de hecho ocurre. Y lo que ocurre es que ese primer triángulo da lugar a otro.

Resultado de imagen de emma película austenHarriet-Mr. Elton-Emma, este es segundo triángulo que encontramos en la historia… Aunque sea aún más inconsistente que el anterior. Ya que si en el primero existía una relación recíproca entre dos de los tres componentes -que Emma se encarga de erradicar-, en este segundo solo existe interés en una dirección. Harriet admira a Mr. Elton y este siente mucho interés por Emma. Pero en ninguno de los dos casos hay correspondencia. Esta situación va ganando en intensidad durante los primeros capítulos hasta que se pone de manifiesto y “muere” durante el viaje regreso tras la cena en casa de los Weston.

Una vez solventado este asunto, aparece un nuevo personaje en la novela, del que se ha hablado largamente: Frank Churchill.

Imagen relacionada

El lector, que, como ya se ha dicho antes, va algunos pasos por delante de Emma, no tarda en detectar cierta animadversión de Mr. Knightely hacia el hijo de Mr. Weston y, mientras que Miss Woodhouse se sorprende por este hecho, el público comprende que el origen de estos sentimientos se encuentra en los celos. Por lo que nos encontramos ante el triángulo amoroso central de esta novela: Mr. Knightley-Emma-Frank Churchill.

Imagen relacionadaMás adelante nos detendremos a analizar el papel de Frank Churchill en esta obra, ahora solo comentaremos que este triángulo, que incluso los lectores pueden percibir como real durante una gran parte de la obra, termina siendo igual de aparente que los anteriores, ya que dos de sus componentes no sienten un interés real el uno por el otro, aunque Emma piense que Frank está enamorado de ella, y escudriña su corazón hasta comprender que ella no le corresponde.

La historia sigue avanzando y Harriet vuelve a entrar en acción. En un primer momento, Emma hace creer a los lectores que Miss Smith se ha enamorado de Frank Churchill. Ni ella ni el público conocen la existencia de una tercera persona en esa relación, puesto que Emma se ha mostrado indiferente hacia el joven. Por lo que no habría ningún triángulo, pero… Pronto descubrimos el error de Emma (uno más que añadir a la lista) y escuchamos a Harriet decir no solo que siente afecto por Mr. Knightley, sino que se cree correspondida. Y es entonces cuando Emma descubre lo que los lectores ya sabían, que está enamorada del elegante caballero y que ha sido tan tonta como para no comprenderlo hasta que ya es demasiado tarde. Resultado de imagen de emma película austenPor lo que se cierra un nuevo triángulo (Harriet-Mr. Knightley-Emma), que tan solo dura unas páginas, ya que Austen no quiere mantener a sus lectores en vilo más tiempo del imprescindible e inclina la balanza hacia Emma, provocando que Harriet sufra un nuevo desengaño, que terminará por llevarla de nuevo a la casilla de salida, y, cuando se presente la segunda oportunidad, aceptará la proposición de Robert Martin, que debería haber aceptado tiempo atrás.

Resultado de imagen de emma jane fairfax frank churchillDe este modo terminan las peripecias románticas provocadas por la inconsciencia de Emma, pero no la historia, ya que el narrador nos muestra algunas conversaciones en las que se evidencia un triángulo romántico que ha pasado oculto para casi todo el mundo. El compuesto por Emma-Frank Churchill-Jane Fairfax. Este triángulo “virtual” causa algunos momentos de desasosiego en los Weston, que al conocer el compromiso de Frank con Jane F. temen el dolor que esto pueda causar a Emma. Pero pronto escuchan de labios de la interesada las palabras que logran tranquilizarlos, y que demuestran que, una vez más, nos enfrentamos a un triángulo amoroso aparente.

Resumiendo: en esta novela encontramos cinco triángulos románticos y ninguno de ellos es real. Emma tiene un aire de “comedia romántica de enredo” y se sirve del recurso a los triángulos amorosos para crear tensión y comicidad. Pero, como se comprueba al analizar las novelas de Austen, sus trabajos tienen una profundidad muy superior a la de cualquier obra de ese género.

Y, antes de terminar, volvamos a una cuestión que ha quedado abierta y de la que hablamos en el encuentro que tuvimos en la Casa del Libro de Barcelona el pasado 20 de mayo. ¿Cuál es el papel de Frank Churchill en esta novela? Es un personaje distinto a los otros “pretendientes temporales” de las protagonistas de Austen. No tiene nada que ver con Willoughby, ni con Wickham, ni con Henry Crawford, ni siquiera con Mr. Elliot. No es un seductor inmoral, ni un interesado, ni un inconstante. Se comprometió con Jane Fairfax y es fiel a su compromiso, sabiendo que ella no tiene medios económicos, ni títulos que aportar al matrimonio. ¿Entonces? ¿Es un caballero? Tampoco. No es comparable con los caballeros de Austen.

Imagen relacionadaFrank Churchill es un joven apuesto, simpático y alegre, bastante superficial y egoísta, que actúa con inconsciencia y frivolidad, pero que es bendecido por la fortuna. Al menos eso opina Mr. Knightley. Y, en esta novela, además de otras muchas cosas, aporta un contraste que logra que destaque aún más la caballerosidad de Mr. Knightley y sus muchas virtudes, que le sitúan a un nivel infinitamente superior de ese joven galán, y que por eso logra que Emma cambie de opinión y abandone su idea de permanecer soltera.

La mejor manera de mostrar las virtudes de algo es compararlo con un elemento similar. Jane Austen recurre con frecuencia a los contrastes y sin necesidad de ensalzar la figura de Mr. Knightley logra que captemos su elegancia, su generosidad, la firmeza de sus principios y muchos otros valores cuando estos entran en contraste con la actitud de Frank Churchill o, más aún, al compararlos con el comportamiento de Mr. Elton.

Como todos los lectores de Jane Austen sabemos, aunque las novelas de esta autora puedan parecer sencillas y haya quien las asemeje con algunas obras costumbristas o románticas, lo cierto es que hay mucho trabajo detrás de cada una de estas historias para lograr esa aparente sencillez. Los genios logran que lo más complicado nos parezca sencillo.

Continuará…

Por Miguel Ángel Jordán

 

LOS TRIÁNGULOS AMOROSOS (Parte 1)

Los triángulos amorosos son uno de los recursos más utilizados en la literatura romántica. Hay varias razones que lo justifican:

Resultado de imagen de triángulos amorosos-Esta relación múltiple aumenta la intriga y la tensión en el lector, que no sabe por cuál de los pretendientes se decantará la persona amada.

-Permite que se creen contrastes y situaciones de gran carga emocional, que enfrentarán a los aspirantes mostrando diversas facetas de ambos.

-Nos ayuda a conocer mejor al objeto del amor de los dos rivales, ya que este personaje se mostrará de un modo u otro dependiendo con quien esté. Además, su elección final también aumentará nuestro conocimiento de él o de ella.

Y más razones, con las que no me voy a extender.

Las novelas de Jane Austen no pueden ser catalogadas como románticas, pero sí que contienen romances y por eso no es raro que en ellas encontremos triángulos amorosos, pero… (Con Jane Austen casi siempre hay un “pero” que la diferencia del resto de autores) no es raro que algunos de esos aparentes triángulos no lo sean en realidad, o, al menos, no del modo tradicional. Austen aumenta el espectro de figuras geométricas y crea formas diversas.

En todas las novelas de Austen encontramos a varios pretendientes interesados en la misma persona:

-S&S:  Marianne-Willoughby-Coronel Brandon / Edward Ferrars-Lucy Steele-Elinor

-P&P: Mr. Darcy-Lizzy-Caroline Bingley… Miss de Bourgh

-MP: Edmund-Mary Crawford-Fanny / Fanny-Henry Crawford-Edmund / Maria Bertram-Mr Rushworth-Henry Crawford

-E: Emma-Frank Churchill-Mr. Knightley / Mr. Knightley-Harriet-Emma

-NA: Catherine-Mr. Thorpe-Mr. Tilney

-P: Anne-Capitán Wentworth-Mr. Elliot / Capitán Wentworth-Anne-Hermanas Musgrove

Como se puede ver en este listado, en ocasiones hay más de un triángulo amoroso en cada novela y, a veces, un personaje forma parte de más de una de estas relaciones. Y, tal y como se dijo más arriba, cada uno de estos grupos tiene su peculiaridad que le diferencia del resto.

En esta entrada nos vamos a fijar solamente en uno de los que nos parecen más significativos e influyentes en la trama. El formado por Edmund Bertram, Mary Crawford y Fanny Price.

Hace unas semanas, se publicó en este blog una entrada en la que uno de nuestros socios salía en defensa de Fanny Price, que es una de las heroínas de Austen peor valoradas por los lectores. No es raro que al leer Mansfield Park se extraiga la conclusión de que la señorita Price es muy correcta, sin duda, pero también apocada, anodina, insegura… De modo que la impresión general que obtenemos sobre ella es poco favorable.

Estos rasgos de su carácter, que son visibles desde el principio, destacan aún más al entrar en escena el personaje de Mary Crawford, que no solo es atractiva, sino también elegante, ingeniosa, divertida, sofisticada… Mary se sitúa en el polo opuesto a Fanny. Cada una tiene aquello de lo que la otra carece. Y, sin embargo, las dos comparten la atracción por el mismo caballero: Edmund Bertram.

Resultado de imagen de mansfield park películaEl segundo hijo de Lord Bertram es un joven recto, sensible, instruido, atento… Aunque también algo ingenuo y voluble. Está decidido a ser clérigo y, a diferencia de otros aspirantes a las órdenes, él lo hace por convicción. Busca hacer lo correcto, tiene una actitud basada en los principios morales, es creyente y observante de la religión. Desde el primer momento, fue el único que se implicó por completo en el bienestar de su prima Fanny. Le dedicó generosamente su tiempo, la ayudó en su educación, fue su apoyo en las dificultades. Todo parecía ir bien… Porque nunca había sido probado. En su entorno vital, todo favorecía el ejercicio de sus virtudes, sin grandes contratiempos. Hasta que apareció Mary Crawford.

Resultado de imagen de mary crawfordLa señorita Crawford deslumbra a todos los habitantes de Mansfield Park. Es un soplo de aire fresco en esa mansión anclada en las tradiciones y regida con autoritarismo, más que con autoridad. Mary y su hermano Henry introducen ideas transgresoras en los jóvenes Bertram y ponen a prueba la solidez de sus normas de conducta. Tom, Julia y Maria ceden sin oposición alguna, ya que de hecho nunca han respetado esos principios y los han acatado tan solo por miedo a su padre. Sin embargo, Edmund parece dispuesto a resistirse, hasta que su corazón y su cabeza entran en combate y su entendimiento empieza a nublarse.

¿Quién es la única persona que no cae bajo en hechizo de los Crawford? Fanny Price. La discípula supera al maestro… Porque a ella no le afectan los cantos de sirena de Mary. Al menos no del mismo modo.

Resultado de imagen de mansfield park película 1999La apacible relación entre Edmund y Fanny, que estaba abocada a un romance que surgiría de forma natural, se ve perturbada por un componente inesperado. Y es la aparición de Mary Crawford la que pone a prueba a los jóvenes.

Fanny sufre al comprobar cómo su amado primo se deja atrapar por las redes de la señorita Crawford. El primer gran desengaño lo sufre cuando Edmund, que siempre había velado por el descanso y comodidad de la señorita Price, le pide a Fanny que ceda su yegua a Mary. La señorita Crawford es una amazona intrépida, enérgica e insaciable. Nada que ver con la prudente, delicada y débil Miss Price. Este episodio marca el inicio de una caída libre en la que Edmund se va hundiendo cada vez más a los ojos de su prima.

Resultado de imagen de mansfield park película 1999¿Y qué decir de la relación entre Mary y Fanny? La señorita Crawford resulta encantadora para todo el mundo, incluso para Fanny, que siente el influjo de sus encantos… Aunque no sucumbe a ellos. Y, sorprendentemente, aunque los encantos de Fanny pasan inadvertidos para la mayoría de los que la rodean, no ocurre lo mismo con Mary. La señorita Crawford no tarda en descubrir la valía de Fanny, y mientras “desprecia” a las jóvenes Bertram, valora a su tímida prima. Cuando Henry muestra su intención de enamorar a las frívolas hermanas, Mary no le pone ninguna objeción. Sin embargo, Mary advertirá seriamente a su hermano cuando este declara su reciente admiración por Fanny. “A mi Fanny no me la toques”, parece decir con su actitud. Por lo que solo cede cuando percibe un interés serio de Henry, que quiere casarse con Fanny.

Resultado de imagen de fanny price edmund bertramTodos los lectores de esta novela conocen su desenlace, en el que la única persona que sale bien parada es Fanny, que es quien se ha mantenido firme a sus principios en todo momento. La actitud de Mary ante la fuga de su hermano con Maria Bertram logra que, al fin, se caiga la venda que cubría los ojos de Edmund. Y este, desengañado, abatido y confuso, descubre por fin el amor de Fanny por él, al que decide corresponder. No se la merece, pero a él no le importa tener algo mejor de lo que se merece y a Fanny no le importa ser el premio de consolación…

Imagen relacionadaEdmund-Fanny-Mary… Una extraña relación de la que Austen se sirve para mostrarnos las flaquezas y fortalezas del alma humana. No es más fuerte el que golpea, sino el que resiste. Fanny no tiene los encantos de Mary, no posee sus destrezas para desenvolverse en el mundo del lujo y la apariencia. Sin embargo, la solidez de sus principios le permite seguir en pie cuando todos los demás han caído.

Continuará…

Por Miguel Ángel Jordán

 

 

San Valentín en la época de Jane Austen

¡Feliz San Valentín, austenitas! Como sabéis, es el día de los enamorados, y esta tradición se remonta a siglos atrás. En las obras de Jane no hay referencias a la celebración de este festejo. ¿Demasiado romántico, tal vez, para nuestra mordaz escritora? No obstante, San Valentín se celebra en Reino Unido desde el siglo XVII, siendo la tarjeta más antigua conservada la que escribió Charles, duque de Orleans, a su esposa mientras él estaba en prisión.

puzzle purse 8x8 front

Por desgracia para nuestros héroes de regencia, las tarjetas de San Valentín tal y como hoy las conocemos no existían… Así que cualquiera que quisiera declarar su amor en esta señalada fecha tenía que sacar todas sus dotes de artista y ¡pintarla a mano! Sí, sí, pintarla. Porque como demuestra la posterior evolución de las tarjetas de San Valentín, nunca bastaba con escribir unos versos de amor, sino que además había que adornar la tarjeta con dibujos de corazones, flores… toda la iconografía temática que hoy de sobra conocemos; en ocasiones incluso se añadía auténtico encaje o pintura dorada a los bordes.

photos%2F2011%2F02%2F14%2FSafariScreenSnapz062

photos%2F2011%2F02%2F14%2Fvalentien-writer2¿Qué sucede con los versos escritos? Ya nos advirtió Jane Austen a través de Lizzy Bennet de la “eficacia de la poesía para matar al amor (…) un mal soneto es suficiente para hacer que desaparezca”. De modo que lo que un caballero escribiese en su tarjeta era, por supuesto, de suma importancia. Aquellos que carecieran de la labia de pillastres como Wickham o Willoughby podía recurrir a los “Valentine writers”: pequeños libritos baratos de papel impreso con diferentes poemas, incluso adaptados a distintas profesiones. Si la dama en cuestión también era más de bailar y coquetear que de emular a Keats, también podía acudir a estas publicaciones, que incluían una sección de respuestas femeninas apropiadas. ¡Qué romántico!

photos%2F2011%2F02%2F14%2Fvalentien-writer444

4ec58d3a6569c20c70d937f51c8a13c35829240af6c30b911b054f4559d7fa02Anteriormente, las tarjetas que en ocasiones acompañaban pequeños regalos estaban hechas de pequeñas placas de metal y grabados en madera, y más adelante, litografías. No fue hasta mediados del siglo XIX, con la estandarización del sistema de correos, que el progreso industrial victoriano permitió comercializar tarjetas producidas en masa, que incluían dibujos ya impresos, encaje de papel y letras doradas; aún pueden encontrarse algunas en librerías de libros antiguos.

early-valentines7

No quedaría mucho para los animalillos purpurinados  y viñetas verdes de las sentimentales Hallmark que encontramos hoy en el supermercado. ¡Viva el amor!

¿Prefieres recurrir a la tarjeta de Regencia, más personal?

Te enseñamos cómo hacer una en el siguiente vídeo.

-Por Elena Truan