ENTREVISTA A MARTA PONCE (ILUSTRADORA)

En la entrada de hoy os ofrecemos la entrevista que amablemente nos ha concedido Marta Ponce, una joven ilustradora de Barcelona residente en Madrid, que ha trabajado en la reciente edición de Sentido y sensibilidad publicada por Almadraba hace tan solo unos días.

Marta se formó como ilustradora en la Escola Massana de Barcelona, compaginando el mundo del arte con la música. Como ella misma afirma, tiene grandes influencias del arte de siglos pasados y le gusta expresar con sus pinceles el mundo de los sueños y de lo estéticamente poético. Ha trabajado para varias revistas y editoriales infantiles y juveniles y ha realizado varias exposiciones en Barcelona, Madrid, Italia, Japón y Bordeaux. Actualmente tiene una exposición permanente en la galería francesa CARRÉ D’ARTISTES de Bordeaux.

En primer lugar, muchas gracias por concedernos esta entrevista y mostrarnos una parte de tu trabajo, tus proyectos y tu imaginación. ¿Cuándo decidiste que querías ser ilustradora? Supongo que la afición al dibujo vendrá de lejos, pero, ¿tuviste siempre claro que querías que esta fuera tu profesión?

Dibujar siempre fue una necesidad para mí, desde muy pequeña. Dibujaba en las paredes de mi habitación, en los márgenes de los libros,…pero no me atreví a hacer de ello mi profesión hasta hace unos 8 años, porque me sentía amedrentada por la idea de que no se podía vivir del arte. Así que durante muchos años simplemente fue mi hobby favorito, incluso estudié una carrera que nada tiene que ver. Pero ¡la cabra tira al monte! al poco tiempo me armé de valor y fue muy bonito salir de ese cascarón y luchar por mi sueño.

No solo te dedicas a la ilustración, también te has adentrado en el mundo de la música. Dedicarse al arte debe de ser muy bonito… y bastante duro. ¿Has encontrado muchos obstáculos en tu camino? ¿Cómo has logrado superarlos?

Sí, aparte de ilustradora soy violinista. Desde luego es duro pero muy gratificante. También creo que hasta cierto punto uno se pone algunos obstáculos a causa de la inseguridad. Es un mundo en que uno está siempre un poco perdido, sólo tienes tus manos y tus infinitas ganas de crear y expresarte. Mi primer obstáculo fui yo misma, pues me llevó un tiempo llegar a “creerme” que yo podía conseguirlo. La clave está en tener paciencia y creer en lo que haces, no tener miedo a mostrar tu trabajo y que nunca te falte la pasión por lo que haces porque eso va a ser tu motor. Y la gente lo nota y las oportunidades van llegando.

12.jpg¿Qué sentiste la primera vez que una editorial te pidió que te hicieras cargo de las ilustraciones de uno de sus proyectos? ¿Cuáles han sido los retos que te han supuesto estos encargos?

Mi primer encargo llegó de la mano de editorial Planeta en 2013 cuando me encargaron ilustrar una pequeña edición de Peter Pan. Fue todo un reto porque significaba la prueba definitiva de varias cosas: mi capacidad de transmitir todo lo que había aprendido y por supuesto, de saber gestionar  esa inseguridad y a la vez entusiasmo que me invadía ante la idea de que había llegado un encargo real, que alguien me iba a pagar por hacer algo que me encantaba y que mis ilustraciones estarían en las librerías al alcance de todos.

Es cierto también que cuando recibes el encargo de ilustrar un libro, el editor tiene su idea de lo que quiere y aunque él te la explique a veces no siempre se coincide, y supone todo un reto, pero el camino hasta el mutuo reconocimiento y que él aprenda a respetar y apreciar tu manera de ver ese texto o esa historia es algo muy bonito y muy necesario también.

Como lectora, sientes cierta predilección por las obras de Jane Austen, ¿por qué? ¿Qué es lo que te atrae de sus novelas?

Soy una amante del siglo XIX desde que era pequeña. De los vestidos, de los encajes, de los paisajes ingleses y de la sociedad decimonónica en general. Empecé ese romance con la inglaterra victoriana alrededor de los 9 años, a través de la cabeceras de una serie de dibujos animados acerca de Beatrix Potter. Después vinieron las hermanas Brönte y por fin conocí a Jane Austen, previo descubrimiento del personaje de Marianne interpretado por Kate Winslet en Sentido y Sensibilidad (1995).

De Jane Austen me atrae en primer lugar su valentía y mérito de ser escritora en un mundo y época gobernado por hombres. Creo que Jane Austen tiene mucho que ver con algunos de sus personajes femeninos, los cuales aunque puedan parecer muy inmersos en el conservadurismo de su época, en el fondo descubrimos su inconformismo y sus ganas de libertad siguiendo los designios de sus corazones.

Recientemente has colaborado en una nueva edición de Sentido y Sensibilidad, elaborando las ilustraciones. ¿Cómo has afrontado esta tarea? ¿Qué ventajas y qué inconvenientes ha tenido el hecho de ser fan de Austen y conocedora de su obra?

Sí, y sin duda ha sido uno de los encargos editoriales de los que más contenta estoy, tanto por la forma en la que surgió como por el hecho de ser fan de Jane Austen. Conocí a la editorial Almadraba en la Bologna Book Fair, una gran feria de editores e ilustradores, en Italia el año pasado y desde el primer momento se mostraron encantados con mi trabajo. Después de conversar y viendo mi estilo y gusto estético, me propusieron el encargo de ilustrar a mi queridísima Jane Austen en una edición juvenil.

La tarea fue maravillosa, cierto es que como ya llevaba muchísimos años empapada de cultura decimonónica y periodo de Regencia, no me supuso demasiado trabajo de documentación histórica o de indumentaria. Aun así al comienzo siempre estaban presentes en mi mente los personajes de las adaptaciones cinematográficas y tuve que distanciarme un poco de ello para yo crear mis propios personajes en esta nueva edición ilustrada.

¿Estás satisfecha con tu trabajo? ¿Qué crees que diría Jane Austen si pudiera contemplar estas ilustraciones?

Personalmente estoy muy satisfecha. Qué diría Jane Austen…yo también me lo he preguntado tantas veces a lo largo del proceso…incluso como curiosidad curiosa contaré que una noche, hacia el final de la entrega de las ilustraciones, soñé con ella, pero ¡lo recuerdo muy vagamente! ¿sería una especie de visita? Yo espero que el resultado le guste mucho, y adivine en mí a una chica que ha nacido en el siglo equivocado 😉

Si pudieras escoger, ¿qué obra de Jane Austen te gustaría ilustrar? ¿Por qué?

Tengo especial predilección por La abadía de Northanger y Orgullo y prejuicio. Me identifico con Catherine Morland, con su desbordante imaginación y su fascinación por la novela gótica. Y Lizzy es maravillosa. A decir verdad me encantaría ilustrar cualquiera de las novelas de Jane Austen pero me pierde imaginar cómo sería dibujar la abadía en la imaginación de Catherine, y esos paseos con los hermanos Tilney…

En La abadía de Northanger, hay una escena en la que los hermanos Tilney enseñan a la joven Catherine Morland a observar el paisaje con ojos de dibujante. ¿Piensas que tu trabajo de ilustradora te aporta una perspectiva distinta de la realidad?

Desde fijarme de un modo especial en lo que nos rodea hasta descubrir diferentes modos de interpretación, por supuesto. También diría que ello  me ha ayudado a dar forma a ciertas facetas de mí misma que conocía pero no sabía cómo expresar. Para mí fue muy importante llegar a sentirme valiente y orgullosa de mostrar mi visión del mundo y de la belleza a través del arte. Creo firmemente que no existe una sola realidad sino que cada uno es poseedor de la suya y a mí la ilustración y el arte me aporta muchas perspectivas de cada texto, de cada historia. Solo tengo que decidir cuál es la que siento en ese momento.

Como dicen los hermanos Tilney, “…las mejores vistas no se obtienen desde lo alto de una montaña y un cielo despejado no es prueba de un día hermoso…”

 Jane Austen valoraba muy positivamente las dotes artísticas de su hermana Cassandra, pero no parece que ella se sintiera muy inclinada hacia el dibujo. Sin embargo, no hay duda de que tenía grandes dotes para caricaturizar a los personajes con su pluma. ¿Qué opinas de la perspectiva de Austen, de su modo de observar la realidad, de mostrar a los personajes, etc.?

Creo que conocer la obra de Jane Austen es indispensable para quien quiera adentrarse en una visión diferente de los cánones de la época de Regencia.  Austen era muy consciente de la época que le tocó vivir y del papel que tenía la mujer (aspirar a casarse con un buen pretendiente que le asegure un  futuro). Y Austen nos ofrece una visión de las diferencias entre clases sociales, de mujeres que prefieren casarse por amor antes que por interés (Jane Austen ni siquiera llegó a casarse) y ello supone una excelente crítica a la sociedad en la que vivía. Así que creo que de algún modo, Austen fue una mujer liberal y transgresora que regalaba un mensaje de libertad. Y ese es un secreto para la atemporalidad y éxito de su obra, sin duda.

Jane Austen fue mujer y escritora cuando ninguna de estas dos facetas suponían una ventaja –más bien al contrario-. ¿Crees que la sociedad actual valora más el trabajo de las mujeres y, en especial, de las mujeres artistas? ¿Qué echas en falta?

Si bien hemos avanzado mucho en la actualidad en temas de igualdad, todavía falta bastante trabajo.

Haciendo un pequeño recorrido por la historia del arte, recordaremos que el papel de la mujer artista (pintora, escritora,…) era completamente invisibilizado (¿cuántos nombres de mujeres hay en los libros de arte?) o bien debía recurrir a un pseudónimo masculino para que su obra fuera tomada en serio.

Todo ello ha quedado muy atrás, pero siguen llamándome mucho la atención algunos datos que conocí no hace mucho: los porcentajes de mujeres que exponen sus obras en ferias, museos y galerías son muy inferiores a los porcentajes de hombres, cuyas obras son también más cotizadas y siguen teniendo más y mejor representación. Aun así, las estadísticas dicen que hay mayor número de mujeres en estudios de Bellas Artes que hombres. Así que, sí, sigo echando en falta esa total igualdad que a veces parece que está ahí pero que en realidad las estadísticas muestran lo contrario.

Aunque doscientos años después de su muerte, las novelas de Austen siguen siendo un éxito editorial, lo cierto es que ella tuvo que asumir varios fracasos en sus primeras etapas como escritora. ¿Qué les recomendarías a aquellas personas que quieran dedicarse profesionalmente a alguna de las manifestaciones artísticas? ¿Cómo deben afrontar esa tarea para no desanimarse antes de tiempo?

Quisiera expresar lo que a mí me hubiera gustado que me dijeran en su momento. Que si han sido tocados con la varita mágica de la pasión por el arte, es por algo. Que no ignoren esa llamada, y que aunque sí que es cierto que se sentirán perdidos y hasta desanimados al principio (¿a quién no le ha pasado?), no es algo imposible de conseguir. Que no tengan miedo de mostrar su trabajo, que sean pacientes, constantes y perseverantes. Yo no me arrepiento de haber tomado este camino en absoluto.

¿Qué te aporta tu labor de ilustradora y músico a tu faceta de lectora de Austen?

Inspiración absoluta. Me encanta perderme mirando las ilustraciones de grabados antiguos de la época en una de las ediciones que tengo de Jane Austen (Persuasión, dÉpoca editorial). Además mi gusto por esta época y haber tocado muchísimas obras musicales de finales de siglo XVIII y principios del XIX ha sido un plus para meterme en escena siempre. Y me ayuda a ver lo conectado que está todo.

PORTADA sin título.jpgEn la época de la Regencia, la educación de las jóvenes se centraba especialmente en las buenas maneras, en la música y el dibujo, sin pretender que adquirieran grandes conocimientos que –según la mentalidad de entonces- poco les iban a aportar. Ahora se imparten muchos conocimientos, pero quizá se está descuidando la educación artística. ¿Crees que es así? ¿Cuál sería tu propuesta al respecto? ¿Qué puede aportar una educación artística a los jóvenes?

Definitivamente sí, y es muy triste. Poco a poco la educación artística ha ido quedando muy relegada a último plano en las aulas. Y se olvida que el arte es fundamental para el desarrollo de los niños/as, pues ayuda a la imaginación, la percepción del entorno o a investigar nuevas formas de expresarse.

La educación artística creo que no debería solo estar muy presente durante preescolar o primaria, sino continuar activamente durante todos los años de enseñanza, pues el arte es algo innato con lo que nacemos y que nos puede acompañar beneficiosamente durante toda nuestra vida.

Si lo mantenemos activo en nuestras aulas no haremos que parezca algo tan lejano para quien se quiera dedicar al arte el día de mañana y creo que podemos encontrarnos con resultados sorprendentes.

Muchas gracias por tu tiempo y mucha suerte con tu trabajo.

Muchas gracias a vosotros por darme la oportunidad de dar mi voz y apreciar mi trabajo

A continuación os ofrecemos las ilustraciones de la edición de S&S de Almadraba, y os animamos a visitar la página de esta gran artista pinchando AQUÍ.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por Miguel Ángel Jordán

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.