UN, DOS, TRES Y… CAMBIO DE PAREJA

No os descubro nada nuevo si os digo que Jane Austen diseñaba cuidadosamente cada uno de sus personajes, es especial sus heroínas y, por lo tanto, también sus respectivos caballeros. Por eso, os planteo un ejercicio de abstracción:

¿Qué pasaría si tomáramos a una de las jóvenes protagonistas de Austen y la emparejáramos con un caballero de otro historia?

Aunque esto no pasa de ser un simple pasatiempo, nos puede ayudar a comprobar cómo los personajes de Jane Austen no son simples marionetas de quita y pon, sino que su personalidad está tan bien definida que nos resultará más o menos sencillo imaginar las consecuencias de estos enlaces imaginarios.

Voy a iniciar este ejercicio y espero que lo continuéis, ya sea en los comentarios del blog o en alguna de nuestras redes sociales.

¿Que pasaría si emparejáramos a Elizabeth Bennet con…?

Resultado de imagen de edmund bertram¿Os imagináis a Lizzy aguantando en silencio mientras Mary Crawford juega con Edmund, lo engatusa y lo lleva de un lado para otro? ¿Creéis que ella habría permitido que las hermanas Bertram la arrinconaran como hicieron? ¿O que Mrs. Norris la maltratara así? Pero, volviendo a la relación de pareja… ¿Cómo creéis que sería la relación entre Lizzy y Edmund? ¿Se conformaría ella con ser el segundo plato y lo aceptaría cuando, después de haber corrido como un perrillo faldero tras Mary, comprendiera que esa puerta estaba cerrada?

Imagen relacionadaElizabeth Bennet es una joven inteligente, decidida y enérgica, y necesita a un caballero que esté a su altura… Y, en mi opinión, Edmund Bertram no lo está. Pero, ¿es el único? ¿Qué pasaría si situáramos a Lizzy en Bath junto a Henry Tilney? ¿Sería él capaz de tratarla con la condescendencia paternalista con la que este joven trata a Catherine Morland? ¿Cuál sería la reacción de Lizzy si esto ocurriera? Pagaría por verlo 😛 . Henry trata a Cathy como si fuera una niña pequeña e inocente, que aún tuviera todo por aprender. Y, aunque es cierto que la señorita Morland ha llevado una vida sencilla y carente de experiencias sociales, no es ninguna simplona. Sin embargo, su carácter dulce y espontáneo facilita su relación con el experto en muselinas 😉 . Con Elizabeth esos aires de superioridad no habrían funcionado igual.

Resultado de imagen de edward ferrars¿Y con Edward Ferrars? ¿Os imagináis a Lizzy descubriendo que el joven del que se ha enamorado y que ha dado muestras de corresponder a sus sentimientos está comprometido? Y además con una chica vulgar de dudosos principios. ¿Pensáis que Elizabeth se hubiera contenido como Elinor en sus conversaciones con Lucy Steele? ¿O que habría mantenido el tipo en un encuentro a tres bandas? El rapapolvo que le cayó encima a Mr. Darcy hubiera sido suave en comparación con la tormenta que tendría que soportar Edward cuando se encontrara a solas con la señorita Bennet.

Muy distinto es el caso de Mr. Knightley y del Capitán Wentworth. Aunque es posible que el carácter de Elizabeth no concordara a la perfección con el de estos caballeros, ambos tienen suficiente personalidad, inteligencia, principios y elegancia como para estar a la altura de la protagonista preferida de Jane Austen. No en vano, estos caballeros terminan uniendo sus caminos a los de unas jóvenes muy particulares. Emma es de armas tomar, con sus errores y sus aires de grandeza, pero también con su inteligencia despierta y su audacia incesante. Y Anne Elliot es una mujer fuerte, capaz de rehacerse tras una experiencia dolorosa, siempre dispuesta a ayudar y a hacer lo correcto. Por eso Austen les busca unos compañeros apropiados.

¿Y vosotros qué opináis? ¿Se podrían intercambiar personajes de una novela a otra?

Las obras de Jane Austen son tapices cuidados al detalle, compuestos por una infinidad de hilos que al entrelazarse dan lugar a unas imágenes de gran belleza y precisión. ¿Sería posible cambiar, poner o quitar alguno de esos hilos sin alterar el resultado final?

Esperamos vuestras opiniones.

Un saludo

Miguel Ángel Jordán

Anuncios

5 comentarios en “UN, DOS, TRES Y… CAMBIO DE PAREJA

  1. Pienso que sería muy divertido cambiar de personajes, pero los finales no serían los mismos, además de que todas nuestras heroínas terminarían siendo unas solteronas jijiji XD. Me imaginé a Emma junto con Mr. Darcy, lo cual sería muy terrible, porque los dos son orgullosos, yo creo que podrían casarse, pero el orgullo de ellos dos crecería mucho más y no habría quien los controlará, seguiría con otros ejemplos de combinaciones de parejas pero nunca terminaría jijiji, al menos lo seguiré haciendo en mi imaginación. En conclucion, me encanta cada novela de Jane Asten y cada pareja está perfectamente pensado para cada historia. Me encantó su artículo. Saludos.

  2. Interesante lo que escribes ,muy bueno tu análisis de las personalidades de los protagonistas de Austen emparejados con Lizzy …….en lo único que no estoy de acuerdo contigo es que Lizzy sea la preferida…Anne Elliot es superior a mi juicio y lo suficientemente inteligente como para “emparejarse” con Knightley y Ferrars ……saludos y nuevamente mi agradecimiento por tu publicación!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s