La historia no contada de Lydia Bennet

¿Qué sabemos de Lydia Bennet? Al oír ese nombre, pensamos en la indiscreta, impulsiva, naïve hermana pequeña de Lizzy Bennet, nuestra querida heroína de Orgullo y Prejuicio.  Pero mientras que es muy fácil reducir a Lydia a un estereotipo, y pasarla por alto en nuestro análisis de los personajes de la popular novela de Jane Austen, es un personaje al que se le presta menor atención de la debida, y su historia cuenta con varios planos que no se cuentan en la novela. Al fin y al cabo, es la historia de su hermana Lizzy, y no la suya.

La novela de Jane Austen ha sido catalogada como novel of manners, es decir, la “novela de modales”, género que se escribe respetando el decoro y en el cual los personajes no se rebelan contra las normas sociales establecidas, y los que lo hacen son castigados como ejemplo. Es el caso de Lydia Bennet, que se casa con el seductor Wickham tras fugarse y ser alcanzada por sus padres. El final que la autora escoge para ella es el siguiente: “El afecto de él pronto se convirtió en indiferencia; el de ella duró un poco más, y a pesar de su juventud y de su aire, conservó todos los derechos a la reputación que su matrimonio le había granjeado”.

¿Cuál es el pecado de Lydia Bennet? Si bien Jane Austen escribía novelas aptas para las señoritas de aquella época, también las teñía, como bien sabemos, de un sarcasmo afilado que iba más allá de criticar los modales de éste o aquel personaje, y criticaba la propia norma social que le obligaba a actuar de un modo u otro. Orgullo y Prejuicio trata del drama del día a día de las mujeres en la época de Regencia, y entre matrimonios racionales surgidos de la falta de opciones (como el de los Collins) y matrimonios por amor que han de ser protegidos de las influencias de otros, (como el de los Bingley) nos encontramos con la cuestión de los matrimonios que arreglaban una situación embarazosa como es la de la fuga de Lydia con un seductor. Está claro que los seductores lo tenían más difícil en aquella época pero, ¿y ellas?

En su habitual estilo, Austen no juzga abiertamente a la joven Lydia, sino que expone los hechos y deja juzgar al lector. El pecado de Lydia no es ni más ni menos que ser engañada. Su rebeldía contra las normas consiste en tener curiosidad sobre aquello que siempre se le ha prohibido y además nunca se le ha explicado. Lydia no es más que una adolescente definida por su madre como alegre. Como cualquier adolescente alegre, busca amistades y busca tanto amor como el que ella está dispuesta a dar. Durante la narrativa de Orgullo y Prejuicio, Lydia causa rechazo por su indiscreción; pero es una joven con cuatro hermanas sobre las que destacar si quiere atención.

Esta reflexión viene motivada por el retrato del personaje ofrecido en la popular serie web The Lizzie Bennet Diaries, de YouTube, en el cual tanto los guionistas como la encantadora Mary-Kate Wiles colocan un potente foco en la historia de Lydia, incluyendo un vlog (video-blog) independiente que puede seguirse a la vez que la serie, en el que Lydia relata paralelamente a las aventuras de su hermana su día a día.  La Lydia del siglo XXI no se enfrenta a un matrimonio para salvar su reputación, sino a un vídeo comprometido subido a la web y (debido a la falta del tema del matrimonio) a la ruptura de la relación y consecuentemente de su corazón al asumir que Wickham no la ama.

La perspectiva moderna que ofrece Pemberley Digital no está tan lejos de la vergüenza que supone Lydia para sus hermanas y progenitores, ya que es sometida a la presión que aún existe sobre algunos actos de mujeres sexualmente liberadas, aunque la humillación a la que son sometidas (como la subida a Internet de un video no consensuado) no sean culpa de ellas. ‘¿En qué estabas pensando?, le reprocha su hermana antes de darse cuenta de que Lydia desconoce su situación. Las reacciones de su hermana Elizabeth también son importantes. La serie web probablemente exagere los comentarios de Lizzie hacia Lydia, ya que en la novela original el decoro no dejaría espacio a la crítica o a los insultos tan crudos entre hermanas, si bien Elizabeth no refrena lo que piensa de ella (esté en lo cierto o no).

 

Resultado de imagen de lydia slut  the lizzie bennet diaries

“Así parece ––replicó Elizabeth con los ojos llenos de lágrimas––, y es espantoso tener que dudar de la decencia y de la virtud de una hermana.  Pero en realidad no sé qué decir. Tal vez la juzgo mal, pero es muy joven, nunca se le ha acostumbrado a pensar en cosas serias, y durante el último medio año, o más bien durante un año entero, no ha hecho más que correr en pos de las diversiones y de la vanidad. Se le ha dejado que se entregara al ocio y a la frivolidad y que no hiciese más que lo que se le antojaba. Desde que la guarnición del condado se acuarteló en Meryton, no pensó más que en el amor, en el coqueteo y en los oficiales. Hizo todo lo que pudo para excitar, ¿cómo lo diría?, la susceptibilidad de sus sentimientos, que ya son lo bastante vivos por naturaleza.

 

Pero sí enfoca un punto importante de la novela con respecto a la historia de Lydia, que es la aparente indiferencia de su hermana mayor y más sensata hacia ella. La propia Elizabeth en la novela original se reprocha esto: ‘Oh, Jane, ¡si hubiéramos sido menos reservadas y hubiésemos dicho lo que sabíamos de él, no habría ocurrido esto!’ The Lizzie Bennet Diaries es más indulgente con Lydia y le ofrece un perdón y apoyo incondicional de sus hermanas.

Resultado de imagen de lydia the lizzie bennet diaries

No obstante, no se ha de olvidar que Jane Austen no juzga a sus personajes sino que deja a sus lectores que lo hagan. En general, la fama de Lydia entre los lectores tiende a ser mala. Es un personaje usado para el ejemplo; y en todo momento Jane Austen (a través de Elizabeth Bennet) condena a la educación que Lydia ha recibido antes que a la joven en sí.

La serie web plantea la versión de Lydia de una forma que urge a leer el libro de nuevo para descubrir una cosa más en Orgullo y Prejuicio: la crítica a la educación y la presión social que las mujeres sufrían, y cómo las consecuencias podían ser fácilmente eliminadas de las conciencias de sus causantes al culpar a las víctimas.

Y tú, ¿has visto ya The Lizzie Bennet Diaries? ¿Qué opinas del planteamiento de Lydia en la serie?

¿Qué opinas de Lydia como lector/a? ¿Estás de acuerdo? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Por Elena Truan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s